Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

La brecha de la pobreza y la desigualdad

El pasado miércoles Cáritas presentó el informe titulado “Desigualdad y Derechos Sociales. Análisis y Perspectivas 2013”, elaborado por la Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada, http://www.foessa.es).

Llama la atención el informe, entre otros aspectos muy preocupantes, sobre dos realidades especialmente graves: las rentas familiares han caído a los niveles de hace diez años y el incremento de la desigualdad se ha desbocado. Y es que la renta media ha bajado el 4%, los precios han subido el 10%, se halla en situación de pobreza el 26,8% de la población y no deja de crecer el grupo de personas condenado a la exclusión social. En definitiva, se habla sin ambages en el estudio del decenio perdido, sin duda por el duro retroceso en igualdad y bienestar social sufrido, reflejado en los datos oficiales sobre la pobreza de 2012.

 

Así las cosas, Sebastián Mora, secretario general de Cáritas, afirmó en la presentación que “la sociedad española es ya una sociedad fracturada como consecuencia del severo incremento de la desigualdad”. Indicó también, en relación con las familias, que “si hace un año, el anterior informe revelaba que la pobreza en España era más intensa, más extensa y más crónica, hoy se puede decir que ese proceso de empobrecimiento se ha profundizado en extensión”. Arguyó al respecto que “esto se demuestra con el dato que señala que el 41,6 por ciento de familias con tres hijos están ya bajo el umbral de la pobreza y casi un 16 por ciento de estas familias están sufriendo pobreza severa”. El informe destaca, en este sentido, que la disminución de “las rentas de los hogares desde el año 2007 se ha traducido también en una bajada del umbral de pobreza desde los 8.000 euros (ingresos de una persona sola) a poco más de 7.300 euros en 2012, lo que apunta a un empobrecimiento medio de la población. Un 44% de los hogares no tiene capacidad para hacer frente a gastos imprevistos (era el 30% en 2007)”.

 

Otro dato extraordinariamente preocupante, que refleja una de las consecuencias más perniciosas de las políticas económicas inútiles y antisociales adoptadas con motivo de la crisis, es, como remarca Mora, que “la brecha que se ha abierto entre las personas empobrecidas y los que tienen acceso a bienes y servicios es cada vez mayor, es alarmante porque en estos momentos la desigualdad y la fractura social en España son de una importante proporción. La desigualdad es un escándalo ético y político”. La prueba está en que desde 2007 la distancia entre los más ricos (el 20% con más renta) y los más pobres (el 20% con menos renta) ha aumentado un 30%.

 

Coincido con Francisco Lorenzo, coordinador del Equipo de Estudios de Cáritas, en que “los recortes en los servicios públicos del bienestar están dando paso a una ruptura definitiva que está abandonando a los más pobres a su suerte y está dejando descolgados a los hogares más pobres de la sociedad. Hay que tener en cuenta que las decisiones que tomemos en estos momentos marcarán una tendencia concreta que se fijará en nuestra estructura social, seremos una sociedad u otra diferente dependiendo de la apuesta que hagamos por los derechos sociales”. En todo caso, pienso que, como se explicó en la presentación del informe, “para lograr que esta situación cambie habría que garantizar un sistema de ingresos mínimos para todas las personas, tomar conciencia de que se adoptan muchas medidas de ajuste, tener en cuenta a los más pobres en la elaboración de las políticas de ajuste y las iniciativas legislativas que ayudarían a la vida familiar, en materia hipotecaria o de acceso igualitario a la educación o la sanidad”.

 

Los recortes poco o nada tienen que ver con la situación económica, aunque se intente insistir en ella como explicación, y mucho con la desarticulación del Estado social. Recuerdo ahora, en esta línea, el informe de Intermón Oxfam titulado “Crisis, desigualdad y pobreza”, publicado en diciembre de 2012, y su advertencia de que  “De seguir por la senda de la austeridad y los recortes, España llegará a los 18 millones de personas en situación de pobreza en 2022. Nos situaríamos en un 40% de pobreza en diez años, es decir, 2 de cada 5 españoles serían pobres, y el 20% de personas más ricas en España ingresarían 15 veces más que el 20% más pobre”.

Comentarios

Pedro 22/03/2013 00:23 #1
Leer a estos pseudosanturrones de la política hablando de "pobreza" provoca hilaridad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: