Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

La pellejera

Nombre de la virgen “purísima” que se festeja el próximo día 8 de diciembre y que fue utilizado por los pastores de ovejas- los cuales, antaño, tenían mucho cuidado de que los corderos recién nacidos no pasaran a mejor vida, ya que, si se morían de frío, sólo tenía valor su piel, la cual se curtía después de que, por estas fechas, colgara de los varales tendida al tímido sol del incipiente invierno como mal menor ya que su apetitosa carne no iba a llegar a pájaros nuevos, es decir, ni a año nuevo, ni a navidades mismamente.

Sin embargo, con el paso de los años, “la pellejera” ha pasado a mejor vida debido a los adelantos en los sistemas frigoríficos, con lo que los corderos que no aguantan el frío pueden ser matados y congelados para venderlos en esas fechas tan “señaladas y entrañables”.

 

Hemos aprendido a “rentabilizar” los fracasos, sacamos dineros de debajo de las piedras. Mejor dicho, lo sacábamos, ya que este año no tenemos ni piedras de donde sacarlo. La “extra” de los funcionarios –colectivo al que pertenezco- ha volado, “elle est disparu”, que dicen los franceses, pero no sus efectos cotizantes, gracias a los milagros de la puta política que nos aplasta y, por tanto, no juagaremos ni a la lotería, más que nada por no gastar lo que no tenemos, ni iremos a “comidas o cenas de empresa”, ni compraremos “reyes” ni “papás noeles” y, por supuesto, no felicitaremos nada, ¿qué vamos a felicitar? estamos de “felicidad” hasta las narices.

 

A pesar de los negros nubarrones del paro que nos acechan, el “bobierno” sigue “en sus trece” de distraer con cualquier cosa que sea catalana y el mismo día que salen los números más insultantes del paro desde que estamos en “democracia”, Wert, mi jefe, se pone de uñas contra la lengua catalana y los que viven de ella, sacando una propuesta de ley que dice que va a “mejorar” la enseñanza pública hasta límites tan calculables como los de los años 70 –qué inteligencia tiene este señor- mientras la enseñanza privada y todo lo privado campan a  sus anchas. El próximo año tendremos en la enseñanza pública, si nadie lo remedia, una ratio de 35 alumnos por aula, ¿alguien cree que con semejante número se puede hacer una enseñanza personalizada y de calidad? ¿a qué esperamos profesores, padres y alumnos para echarnos a la calle?

 

Quizás alguien piense, a estas alturas, que las ranas de diciembre tienen pelo y que el frío no le va a afectar, pero aún recuerdo los insultos que algunos viandantes nos proferían a los que nos manifestábamos allá por el 15-M del año 2011, cuando se decidió hacer una acampada en la Plaza Mayor. Lo menos insultante que se dijo de los que allí estaban es que eran unos “perro-flautas”. Hoy, cuando ha pasado año y medio, aquellos “don-nadies” se han cargado de razones con el asunto de los DESAHUCIOS, y nadie insulta a los desahuciados, es más, “YO, DEMÓCRATA DE TODA LA VIDA, ESTOY EN CONTRA DE QUE LOS BANCOS SEAN TAN INHUMANOS”, hoy, digo, algunos se están cayendo del guindo en este tema y en otros por el estilo, pero cuando sólo eran unas docenas de personas las que protestaban en la Plaza de la Constitución o en la Plaza Mayor, hubo docenas, pero de miles, de salmantinos acogidos por una “prensa canallesca” que hicieron todo lo posible para se fueran de allí. Esos mismos medios de desinformación son los que rápidamente ignorarán el caso Díaz Ferrán y que sólo es la punta del iceberg de la calaña que nos “bobierna” y que no va dudar en utilizarlo de “chivo expiatorio” si hiciera falta.

 

Los mismos medios que al cabo de 125 años de la inauguración de línea férrea de Barca d’Alva, sólo se han dignado aparecer, de cuando en vez, para vender periódicos, programas o lo que sea, como si de un acontecimiento folklórico se tratara. El tratamiento que tiene el tema delata que están ciegos, no se dan cuenta, o no quieren dársela, de que lo que un “bobierno” socialista cerró, no ha sido otra cosa que el principio del CIERRE DE UNA COMARCA, que ahora quiere “rematar” otro “bobierno” fascista con los recortes en los servicios públicos, mientras la comarca del noroeste salmantino, al igual que las otras, languidece poco a poco casi sin protestar. Desde aquí mi ánimo, si sirve de algo, para todos aquellos que siguen luchando por una provincia viva, como la Plataforma Arribes Quiere Vida que defiende el mantenimiento de la urgencia médicas en la comarca.

 

Este año en “la pellejera”, es decir, el día 8 de diciembre,  se celebran, como decía, los 125 años de la puesta en funcionamiento de lo que entonces fue un hito en la permeabilidad humana y comercial entre dos países que, queramos o no, estamos “obrigados” a entendernos: EL FERROCARRIL QUE UNÍA OPORTO CON PARIS, cuyo trazado sigue siendo un obra de primer orden en el que murieron muchísimas personas durante su construcción y que desde que se declarara Bien de Interés Cultural (B.I.C) allá por el año 2000, a ningún “bobierno” de derechas o de “derechas” se le ha caído la cara de vergüenza al ver la paulatina, y si me apuran, inexorable degradación de la línea en sí,  de su entorno y  de su comarca.

 

A pesar de todo, el próximo sábado, día 8 de diciembre, nadie me va a quitar las ganas de compartir un rato de mi VIDA con las gentes de TOD@VÍA, gentes de un lado y otro de la frontera, gentes de LA RAYA, sin los cuales, y gracias al inconmensurable, denodado y altruista esfuerzo demostrado en el mantenimiento de la línea, a estas horas no quedaría ni el recuerdo de la obra de ingeniería más importante del siglo XIX en el noroeste peninsular. Túneles y puentes, trincheras y traviesas, todo se lo hubiera comido la madre naturaleza, igual que el lobo a los corderos “la pellejera”.

 

Desde luego, reconozco la inutilidad del artículo que se publicó en estas mismas páginas hace  ahora, más o menos, un año. Ha pasado el tiempo y cada vez se me antoja más quimérico el empeño de que se vuelva a abrir la línea, ni siquiera para el disfrute turístico. Perderemos, por tanto, la posibilidad de contemplar unos paisajes únicos, ya que sólo desde la línea ferroviaria se pueden observar, una cosa más que añadir al desastre que padecemos.

 

Victorino García Calderón

Maestro del mirar

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: