Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

La estación de Boada, la parada de autobús de Morille y el €œremojo€ de las barbas propias

Cada vez que voy a Retortillo, mi pueblo de nacimiento, y paso por Boada, no puedo por menos de volverme hacia atrás y a la derecha a mirar, una vez pasado el antiguo paso a nivel sobre la línea ferroviaria de Barca D€™Alva, la estación abandonada a su suerte, a pesar de que los vecinos del pueblo recreen una y mil veces la puesta en escena de hacer creer que el tren está próximo en una suerte de €œperformance€ casi surrealista.

En la escena recreada, la gente está en actitud de espera al tren que viene de Portugal ataviada con la ropa de hace años, los hombres con pantalones de pana, camisa amplia y tocados con boina, sombrero o gorra de época. Las mujeres, algunas vestidas de negro, con pañuelos a la cabeza y delantal, maleta o cesta en ristre, y alguna bicicleta antigua. Parece que no haya pasado el tiempo, excepto que la estación está que se cae y las vías llenas de hierba seca, todo denota que es un decorado, es decir, es mentira.

Desde que en el año 2000 hice, con ayuda de la Biblioteca Torrente Ballester del Ayuntamiento de Salamanca, la propuesta fotográfica titulada €œLA RAYA ROTA€ es, para mi, casi una obligación volver a fotografiar una y otra vez esta maravilla visual que es la línea de horizonte perfecta rota por el eje que configura la estación flanqueada a ambos lados por un par de árboles colocados casi simétricamente respecto a la edificación. Se ha convertido en mi estación favorita, la tengo fotografiada en todas las épocas del año, con nubes y sin nubes, con niebla y con sol, siempre utilizo el mismo encuadre simétrico, las ventanas enfrentadas de ambas fachadas le dan una sensación de trasparencia casi irreal, y lejos de cansarme, cada vez se vuelve más interesante, como si de un buen libro, canción o película se tratara.

El atractivo que emana está en que es la llave para entender lo que está pasando con nuestra sociedad: todo se está convirtiendo en moneda de cambio: te uso y te tiro si NO ERES RENTABLE. El capitalismo despiadado que nos ataca hace lo mismo pero con nosotros: nos usa y nos tira, si NO SOMOS RENTABLES, no sólo nos tira sino que nos machaca. La estación de Boada es algo más que un edificio, su forma es como una urna una urna ajada, inservible, y cada año más rota y menos útil y lo peor es que sus hermanas las paradas de autobuses de los pueblos siguen el mismo camino, incluida la parada-escultura de Morille que se convertirá en otro símbolo a fotografiar en su segura degradación, si no lo remediamos.

De momento se va convirtiendo en un palomar lleno de excrementos que se usa tan solo dos veces por semana, a pesar de que el €œpoder democrático€ se haya gastado docenas de miles de euros de todos los contribuyentes y que lo que le sigue preocupando es reducir los servicios públicos para que los particulares €œahorren€ llevando su propio vehículo. Supongo que esa es la manera que tiene el €œputo capital€ de huir hacia delante, de hacer que los pueblos se despueblen aunque a la consejera Silvia Clemente se llene la boca inaugurando ferias ganaderas en las que dice que su partido es el único que sacará al campo del abandono en el que lo han sumido ellos mismos. Bueno, esto último no lo dice ella, lo digo yo.

!!!MENTIROSA!!! Los que nos hemos ido a vivir a los pueblos invirtiendo toda nuestra vida, estamos hasta las cejas, por no decir otro sitio más propio, de mentiras de tamaña magnitud, lo vemos a diario. El próximo invierno en Morille, €œpueblo de la cultura€, nos quedaremos cuatro gatos, nunca mejor dicho porque es literal, y porque es lo que queda, aunque los gatos y yo haremos toda la €œcultura€ posible, incluida la política, si se pone a tiro.

La venidera reducción del nº de municipios mancomunados, o como los quieran llamar, no será nada si los pocos vecinos que quedamos no tomamos la iniciativa de una rebeldía verdaderamente democrática y participativa. Desde aquí hago un llamamiento a que no nos quedemos sentados viendo cómo nos reducen los servicios médicos, educativos, de transporte etc. mientras las Diputaciones distribuyen como les da la gana el dinero de todos y, sobre todo, nos utilizan cada cuatro años para el voto y después hacen lo que les da la gana sin contar con nadie.

ÂżPor qué los alcaldes de cada zona no se reúnen con los vecinos para llegar a una propuesta común de utilización racional de todos los servicios? ÂżTemen que los vecinos no sepamos dar respuestas a la degradación de la calidad de vida que se avecina a pesar de los informes técnicos sobre despoblación?

Nada de ello se dijo en las anteriores elecciones, ahora hay que recortar para cumplir el déficit como mandan los que no se presentan a las urnas, España no va bien, los votos no sirven para elegir a los que mandan de verdad, el PP se desmorona en su ineptitud y aprisionado en sus promesas incumplidas, el PSOE está con las manos atadas en una oposición cuasi-deseada y después de que fuera el partido que empezara con los recortes, ahora, sin un líder carismático, no se lo van a recriminar al partido en el poder.

Aun hay muchos conciudadanos que todavía tienen cinco duros en el bolsillo a tenor de cómo estaban las nauseabundas y grasientas casetas en el botellón municipal de ferias en Salamanca capital, mientras unos cientos de idealistas salamantinos nos gastábamos nuestro poco dinero para ir a Madrid el sábado pasado. Fuimos a €œdar una vuelta€ y ver que los sindicatos €œmayoritarios€ habían convertido la manifestación contra los recortes -es verdad que multitudinaria, tanto como las del Papa o más-, en UNA BURDA PROCESIÓN y todo ello mientras la €œarpía€ madrileña dimitía, el Rey se metía en camisas de once varas nacionalistas por mandato del PP y se es(fuma)ba el último reducto del los padres de la patria-transición-y-democracia: Santiago Carrillo.

Desde luego no me alegro de su muerte y reconozco su valía y su mente, pero no estoy triste, porque la tan cacareada Transición fue a la nada, que es donde estamos ahora, y fue posible €œgracias€ a él y a otros como él. De aquellos polvos vienen estos lodos, desde entonces la izquierda ha estado, y cada día lo está más, atada de pies y manos, hasta el punto de casi desaparecer. Discutir qué hubiera pasado si hubiera habido ruptura en vez de transición no tiene sentido, puesto que exactamente nadie lo sabe, aunque es casi probable que no hubiera sido muy distinto de lo que está pasando.

Ahora estamos casi igual que entonces, solo que la dictadura ha pasado de ser militar a financiera que es más intangible, el pueblo sigue adormecido y/o anestesiado mucho más que entonces, los ricos son más ricos y ,los pobres siguen votando el mal menor, mientras las clases medias están en trance de desaparecer. Entonces, aquellos €œpadres€ de la Constitución, de la transición y de no sé cuántas cosas más, aceptaron la bandera fascista y la monarquía que se ha revelado inepta, costosa y hasta corrupta, las clases dirigentes viven a costa de los contribuyentes y las grandes fortunas se hunden metros bajo tierra en los paraísos fiscales, mientras nos dedicamos a votar cada cuatro años y a esperar que nos resuelvan la papeleta. Entonces había capitalismo y ahora también, entonces era despiadado y ahora más.

Las migajas que nos han €œprestado€ se nos están acabando y no me refiero sólo a las económicas, hablo de la falta de justicia, libertad, y cultura, las cuales debieran estar encaminadas a mitigar las diferencias sociales y van, pero en sentido contrario. La falta de participación democrática en la vida política cotidiana, educativa, sanitaria, social, de transporte colectivo etc. ha quedado relegada a la conmemoración del día conmemorativo de esto o lo otro y, sobre todo, dirigida a que nadie piense por sí mismo. Ni los Ayuntamientos, ni las Diputaciones, ni las mal llamadas Comunidades Autónomas, que de tal sólo tienen el nombre, ni, desde luego, el Estado, son VERDADERAMENTE DEMOCRÁTICOS, sólo nos han enseñado en treinta y tantos años a obedecer, en vez de a participar en todos los estamentos ciudadanos.

Por eso, mientras tenga una cámara en la mano y este blog, seguiré denunciando, hasta donde me dejen, el abandono, la especulación, el derroche de dinero público a manos llenas, y lo haré con todo el ARTE del que soy capaz, y cada año volveré a fotografiar la estación de Boada y la parada de autobús de Morille, como testigos solitarios rodeados de la nada, (aquí tendría que poner un cita, pero no me da la gana) esperando que algo cambie entre nosotros, por ejemplo que el tren portugués que esperan los vecinos de Boada se haga realidad en forma de lección de protesta y rebeldía: la que dieron los portugueses el pasado fin de semana saliendo de forma masiva sin mediar ni sindicatos ni partidos.

Ya saben aquello de€Ś €œlas barbas del vecino y el remojo de la propias€, por ello, de momento, el 25 me voy a Madrid otra vez, y el que quiera que se venga conmigo, me voy a eso de las 13€™30 desde la estación de autobuses, a ver si ponemos algo de remedio al €œremojo de las barbas€ antes de que sea demasiado tarde y, por supuesto, a hacer alguna foto que otra.

Victorino García Calderón

Maestro del mirar

Tanto si lo compartes, como si no, puedes escribirme aquí mismo o en:

victorino53@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: