Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

La edición del formato fotográfico

La proporción áurea es algo más que geometría a secas, es la relación perfecta que existe entre la naturaleza y nuestro tamiz intelectual, que no es otro que nuestro cerebro, en el que se alojan, no solo, los fríos números tan denostados por nuestros alumnos en esa asignatura-coco que es la geometría en su relación con la matemática, sino también, el sentimiento de que estamos ante algo que se podría llamar perfección, belleza.

Es curioso observar como cualquier persona tiene un sentido, más o menos cultivado, de este último concepto. Cualquier cuerpo, rostro, o forma geométrica que se ponga ante nuestros ojos, será sometida a un examen de perfección y le daremos un suspenso, aprobado o sobresaliente, en la medida que se acerquen sus proporciones a la €œregla de oro€ que decían los antiguos, que consiste en tomar dos medidas y dividirlas entre sí (*) si el cociente es φ (fi) estaremos ante la proporción perfecta.

Así el rectángulo áureo es la forma utilizada para encuadrar multitud de fachadas de edificios, tan nobles como maravillosos, el Partenón en Atenas o la Universidad de Salamanca, son dos ejemplos claros de belleza hasta para los neófitos en esto del estudio de las formas y sobre todo de por qué nos atraen tanto algunos de los monumentos arquitectónicos de nuestro alrededor.

Ignoro cuál ha sido el motivo por el que los fabricantes de cámaras no han utilizado esta proporción en su formato de ventana rectangular por la que seccionar la realidad que nos circunda. A veces han utilizado un formato más parecido al cuadrado y, estoy seguro, que nunca han utilizado un rectángulo en el que la dimensión mayor sea el doble de la menor, pues bien, en la actualidad el formato de las pantallas de cámaras, televisores, tabletas informáticas y hasta los teléfonos móviles de última generación, si no son un rectángulo áureo, se le parece mucho.

Dicho esto, surge una batería de preguntas directamente relacionadas con el fotoperiodismo actual y pasado: Âżpor qué se cortan las fotografías en la prensa escrita?. Una posible contestación es: obligación de la maqueta, entonces... Âżquién la diseña? -aquí el lector debe saber que muchas páginas están ya maquetadas de antemano y que los rectángulos son ventanas detrás de las cuales se colocan las fotografías y si se cortan, que se corten.

Grave error el de no respetar el ojo de quien compuso la imagen €œencuadrando€ la realidad que tenía delante, de quien organizó visualmente en un rectángulo y de la manera más bella posible, los elementos de esa realidad, es decir, el fotógrafo (hombre o mujer) ya había seleccionado el corte, pues respétese, porque si no es así, estaremos ante lo más parecido a la censura visual que se pueda dar, exactamente igual que si al presente artículo se le podan varios párrafos, o que a la fachada de nuestra Universidad la cortaran por el medallón de los Reyes Católicos y lo mismo si al Partenón le amputaran varias columnas.

Si una imagen se corta sin el permiso del fotógrafo, además del menosprecio al autor, estamos ante una manera de impedir que el espectador pueda contemplarla posible belleza que encierre la imagen, en su lectura más profunda.
(*) http://es.wikipedia.org/wiki/Número_áureo

Victorino García Calderón
Profesor del mirar y fotógrafo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: