Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

Avanzando en el retroceso o... así lo quiere Dios

Lo comenté en mi anterior artículo y no me he equivocado, desgraciadamente para mi y para los muchos que pensamos así, el aniversario del 15M ha sido solo eso: un aniversario y no se ha repetido la ilusión de hace un año.

Esto es, €œesperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo€, según reza en la segunda acepción del diccionario de la RAE y aunque de ilusión también se viva, aquí hay algo que no cuadra. Si hace un año salimos a la calle y fuimos el ojo del huracán en el mundo entero fue por varias causas que fueran las que fueran entonces, ahora son las mismas multiplicadas varias veces. Parece, por tanto, que el silogismo era claro: €œahora saldremos muchos más€, hay más paro que entonces, más deuda, se sabe de muchos más ladrones, de políticos defraudadores, incumplidores de su propio programa electoral, la propia ley electoral ni se ha tocado, el dinero se lo siguen llevando los mismos que hace una año y un larguísimo etcétera que no voy a reproducir y que todos sabemos a estas alturas de peli.

Decía que las cuentas no salen y todos buscamos una respuesta que nos haga entender lo que pasa, yo la sigo buscando a día de hoy y aunque tengo algunas pistas si tú, lector, tienes otras, en este mismo foro puedes añadirlas, a ver si entre todos damos con la clave:

  • Las pasadas elecciones. Ya votamos (o nos abstuvimos) y hay que darle tiempo al nuevo gobierno para que los planes salgan para adelante. Esto no me lo creo, el PP está haciendo lo contrario de lo que dijo y más bien se dedica a obedecer las órdenes foráneas que son insaciablemente devoradoras: €œMERKOZY€ y €œMERKOLLANDE€ obedecen a su vez a los especuladores que saben que aquí hay carnaza y como buenos perros de presa no van a soltar la €œpieza€ hasta que no acaben con ella ayudados por sus lacayos los banqueros responsables (léase Rato y semejantes) dejando en el camino el €œya que€: ya que estamos tan mal que pague el sector público (sanidad y educación), los servicios sociales, los funcionarios que cumplen con su obligación (que somos la mayoría) y todo lo que represente un avance en la igualdad de derechos, y así vamos avanzando en el retroceso.
  • El miedo a protestar por todo lo anterior. No siendo que me echen a la calle o me quede sin jubilación. Esto sí funciona, el miedo es muy poderoso cuando va acompañado de presiones, pero no creo que esta sea la clave, aunque seguro que contribuye en parte a poder crear un estado de opinión.
  • La Âżautocomplacencia? del 15 M. Tenemos la razón, luego cambiaremos el mundo de una vez y para siempre. Si la ha habido, es un grandísimo error. No haber calibrado la auténtica fuerza de los €œenemigos€ que se han aliado para dar al traste con todo lo que oliera a avance europeo en los derechos ciudadanos, laborales y sociales: €œcuestan demasiado dinero y, por tanto al repartir tocamos a menos y si tenemos que hacer una tercera guerra mundial encubierta, la hacemos y punto y si es necesario utilizar la fuerza bruta, la utilizaremos€. No basta con tener razón hay que tener capacidad de contrarrestar los medios oficiales de desinformación de masas y saberlo hacer y en esto último tengo mis dudas.
  • La resignación judeo-cristiana. De esto los españoles sabemos bastante, frases como €œdios lo quiere as퀝, €œno se puede ir contra los acontecimientos€, €œadorar al becerro de oro os ha traído todos los males€, €œla igualdad es una utopía€, €œla libertad es para quien tiene dinero€Â  y todas las que el lector pueda añadir, hacen que el inmovilismo sea un hecho lamentable y de muy difícil desarraigo.

Qué Âżpor qué no salen a la calle los más de cinco millones de parados que dicen que hay? Pues porque quizás no sean tantos, porque no están suficientemente organizados, porque utilizan la economía sumergida y, sobre todo, como dice Elvira Lindo en la última del El País del día 16 de los corrientes, porque a muchos los mantienen sus respectivas familias, haciendo bueno todo lo que Rouco dice de esta maravillosa y represora institución, es decir, MÁS RESIGNACIÓN.

Por otro lado el martes (22 M) estamos convocados a un nueva huelga general en todos los sectores de la enseñanza: Âżmás de lo mismo?, Âżiremos los mismos de siempre? o, por el contrario, Âżserá un punto de inflexión y reconduciremos nuestro futuro educativo?

La semana que viene lo veremos. S.D.Q.(*) que decía mi abuela que siempre fue muy católica y cristiana.

(*) SI DIOS QUIERE.

 

Victorino García Calderón

Maestro del mirar

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: