E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Solsticio y Melancholía.

Solsticio detail

A Federico Martín (Cuentacuentos)

El espejo, soporte y aliado, ayuda a soportar vacíos, permite ver el eclipse de Eros.
Cada espejo encantado, adivinatorio ocasional, descubre mundos insondables relacionados con la poética de las aguas. Entre bañeras y piscinas, apertura y cierre, se configuran relatos e historias como la película Solsticio, bello cortometraje dirigido por Juan Francisco Viruega. Juan Fran, colaborador en este blog-espejo, ha creado una obra repleta de enigmas; en parte, la obra se puede explicar en el territorio de las fábulas alegóricas, en el universo simbólico de Morris, entre mitos y sortilegios.

 

     


En Solsticio, los objetos y los escenarios se van mostrando con misterio medido entre símbolos y alegorías, para aparecer ante el espectador el mapa de la alquimia y del esoterismo regulado por Saturno, un escenario inquietante para artistas, cineastas y arquitectos, para reconstruir la imagen del Tiempo que, desde un carácter oscuro, lleva ante Kairos. Un marco primitivo y salvaje ensamblado al paisaje de Viruega, a sus rincones originarios en el Mediterráneo.

 

    


Ante la bella síntesis visual de la película SOLSTICIO, podemos reflexionar sobre las relaciones entre materia y espejo, sobre los vínculos entre la Venus Celestial – que no tiene Madre- y las Aguas como morada. La percepción de los planos permite penetrar en Eros y en el intensificado valor de la Contemplación, esencial mensaje en la obra de Juan Francisco Viruega.

 

 


Emociones contenidas e interiorizadas, solemnes alegorías clasicistas que condicionan la piel y la textura de la historia; las atmósferas y las analogías tienen un punto de partida en el Nacimiento de Venus de Botticelli, escenografía esencial para abordar la obra de Viruega.
Ante la Naturaleza, ensalzada por las rocas y el mar, emanan los enigmas revelados en los ojos-espejo de la protagonista, Ingrid Rubio representa los Misterios; la actriz es personaje y paisaje, simboliza La Melancolía, revela imágenes inciertas para difuminar las capas de cada viaje tangible e intangible. Entre el claroscuro y el velo, se desarrolla la bruma en la imagen del cartel de la película: una mujer-ventana convertida en espejo.

 

   


El ojo-espejo de la protagonista - ambigua e inmensa, desamparada y fuerte, como Ariadna en el laberinto - nutre la bruma y las lágrimas de Venus. Renace Plutarco.

 

   


Vapor y Bruma: Espejo de luz velada. Abstracción.


El rostro de Ingrid Rubio, la nueva Gioconda, une la melancolía con la geometría, como los humanistas del Renacimiento –Leonardo y Durero -, para traducir los símbolos de Viruega. La dama, ensimismada, penetra en el paisaje con las alas renovadas para traducir la dualidad del Tiempo; dentro las aguas, cambia el cuerpo y el alma. El culto al agua, como espejo ardiente, como rueda de cristal, lleva Mar-espejo, un caminar nocturno ante un sempiterno eclipse. Ante el entrecruzamiento del velo rasgado y la sombra amenazadora, se descubre el mensaje divinizado del Juicio, pero los ojos convertidos en espejos, en cristal femenino, introducen la visión directa del espejo solar del extenso sueño, de la gran mirada de estrellas. La luna se convierte en sol en cada plano de espejos, en los rostros femeninos, rostros de diosas.

 


¿El espejo con sus reflejos completan los signos de los enigmas?

Comentarios

Sixto Díaz 16/12/2013 12:19 #6
Eduardo, tus palabras llegan a lo más profundo de quien te lee , a la vez que hacen pensar, ¿de qué otra forma mejor se puede escribir sobre una obra como Solticio ? Creo que no la hay, pues con tus escritos creas en el lector esas ansias de descubrir, de indagar , de buscar .Esto me recuerda a aquellos mundos que Melquíades,cada primavera arrastraba hasta Macondo , y cada primavera eran esperados por José Arcadio Buendía , mundos que habían sido recorridos por el gitano y que a Aureliano ,le llevaron a convertirse en alquimista de su propia vida. Al igual que el Gitano , tú ,Eduardo , nos descubres otros mundos que hacen de nosotros verdaderos alquimistas de nuestra existencia ,ya que intentamos descifrar las señales y símbolos que día a día nos llegan ¿ pero sabemos interpretar tales signos ?.
Mariquina 09/12/2013 14:12 #5
Partir del simbolismo en el arte para realizar esta crítica del Solsticio es entrar en la complejidad del mundo tan interesante de Juan Francisco Viruega. El espectador entra en ese mundo de forma sigilosa, con cuidado, con el mismo cuidado que Juan Francisco le ha puesto en su corto, y le pone en cada uno de ellos y el mismo que Eduardo le ha puesto en esta crítica.El interrogantes queda en una constante curva abierta y hasta el espectador más somnoliento despierta envuelto en curiosida. Felicidades a los dos. Un abrazo muy especial para mi gran amigo Juan Francisco.
Laura Murias Bermejo 08/12/2013 15:30 #4
Primero fue “Estocolmo”, (http://www.ecamtv.es/cortos/estocolmo.html), un exquisito cortometraje en el que la belleza de la Música te envuelve silenciosamente, para levantar los acordes de un misterioso universo repleto de reminiscencias del mejor cine europeo. Y no es para menos, dado que desde 2010 ha recorrido por más de 80 festivales internacionales, incluida la merecidísima preselección para los Premios Goya de 2010. Poco después y casi sin que apenas tuviéramos tiempo para asimilar aquella genuina estética de impactantes aristas, Juan Francisco Viruega nos volvió dejar a todos sin palabras con su segundo cortometraje: “Postales desde la Luna”. Sin embargo, el prodigio de aquella historia de amor supo mantener nuestros pies bien anclados a su tierra natal y, por paradójico que resulte, también a ese paisaje lunar único que recorre el almeriense Cabo de Gata. En él, la sucesión de bellísimos amaneceres e irrepetibles ocasos sobre el infinito Mediterráneo, nos recuerda cómo después de la tormenta, regresa siempre la calma a nuestras vidas. Su palmarés de premios y reconocimientos, lamentablemente, la gran mayoría de las ocasiones en el extranjero, no es menos envidiable que el que ya ostenta “Estocolmo”. …Pero como decía el gran Picasso, “¡ojalá que la inspiración me pille siempre trabajando!”. Así ha debido de ser para haber logrado romper su propio molde compositivo también en esta tercera ocasión. En su última obra, “Solsticio”, entreteje una obra cargada de enigmas, aprovechando simultáneamente el momento en el que la luz solar nos brinda su mayor amplitud. En esta clave alegórica brota el misterio de la propia vida para que florezca ante el espectador un antiguo mapa de alquimia y esoterismo que sigue el riguroso compás de Saturno. Con mucha certeza, este joven director haya querido apelar a nuestra conciencia más espiritual sobre el inexorable paso del tiempo, sobre las huellas de su peso en las almas de un lorquiano elenco de mujeres, como si se tratara también de cada una de las nuestras. Pues al fin y al cabo, reconstruir el tiempo, especialmente el ya vivido, configura el espejo más exacto de la existencia. Y es de hecho esta sempiterna actividad la que sirve de vínculo entre una generación y la siguiente. Las analogías con Botticelli y Miguel Ángel no representan una atmósfera casual, sino más bien la regeneración de la vida a través del nacimiento y del amor, aunque ambos sean dolorosos. Este es, sin duda, el mensaje último de nuestra existencia. Aquella que cual ave Fénix, se regenera en el viaje que ha de emprender toda nueva vida tanto al comienzo como al final de sus días. Todavía no he podido intercambiar impresiones con un buen amigo, para mí ante todo es eso, un gran amigo y una gran persona, antes que el genio que lleva dentro. Confío en que el inexorable paso del tiempo nos conceda a ambos un período de tregua y logremos charlar ante una taza de café caliente como lo que la vida ha decidido que seamos, dos buenos amigos. Una vez más, Juanfran, mi más sincera ENHORABUENA, con mayúsculas. Laura Murias Bermejo. http://viruega.blogspot.com.es/2007/07/juanfran-biografa.html
Celia Fernández 08/12/2013 13:00 #3
En este fascinante ensayo, nos dejas una visión absolutamente reveladora sobre el cortometraje Solsticio. Con la sorprendente agudeza que te caracteriza penetras en los abismos, en los enigmas del universo simbólico, las alegorías, los mitos y el embrujo del mundo que refleja el cortometraje y que es espejo del mundo que habitas. Le arrebatas a la sombra el secreto de la melancolía del ‘yo’ en el espejo, demostrando una vez más que eres el Gran Teórico del Arte, el Alquimista de la belleza. Gracias por enseñarnos a apreciar el arte en toda su magnitud.
Rafa F.Chinarro 08/12/2013 12:53 #2
Desde luego, el objetivo de crear en el lector curiosidad y deseo de ponerse frente a una pantalla para ver Solsticio está claramente conseguido; enhorabuena. Es un placer leerte y sentirte cerca a través de tu magnífico blog. Un abrazo.
Jfviruega 08/12/2013 09:52 #1
Muchísimas gracias por este maravilloso escrito, Eduardo. Ya sabes cómo admiro tu criterio y capacidad de análisis; que lo hagas sobre una obra mía, y de esta manera, es todo un honor :) Anoche Ingrid Rubio hizo doblete ganando el Premio a la Mejor Interpretación -actor o actriz- de la Asociación de Periodistas y de la Asociación de escritores cinematográficos ASECAN en el XII Festival Internacional de Almería. Así que hoy celebramos sus premios con tu artículo! Y el corto va como un tiro: Sevilla, Gijón, Alcalá, Almería, Roma, Boston, Bangladesh...!!!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: