E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Sergio Sánchez–Fuentes García

3asergio1 detail

Sergio Sánchez–Fuentes García está formándose en el Laboratorio Teatral de William Layton, con los grandes maestros va definiendo su proceso creativo, de la mano de Begoña Valle y Arnold Taraborrelli, mirando con detenimiento a Helio Pedregal, como actor y como artesano, en el teatro y en Guisando-Arenas; el aprendizaje es esencial para un joven tan curioso y activo.

Sergio disfruta de las visiones abismales del señor de los anillos y de los paisajes de Gredos, vive los contrastes del orden y del caos, para admirar a los seres imperfectos de la escena, se deleita con Garfio, con los Cíclopes y los Sátiros, admira a Eduardo Manostijeras y a Cesare del gabinete del Doctor Caligari; esta pasión por las artes escénicas y por lo irracional, define parte de su carácter, que se va transformando desde sus inicios en la Coral de la FMGM y en el grupo de Teatro Cirata, se podía sentir su interés por la Comedia.

 

Sergio quiere descubrir, culminar con serenidad, la Representación de la Representación. Iremos observando sus cambios con detenimiento, veremos su ascenso al Parnaso.

1-¿Qué destacaría de la cultura y del arte en Arenas? ¿Cómo le afectan la luz y los colores de la sierra de Gredos?

 

Arenas, por el marco natural que posee, siempre ha resultado muy atractivo para grandes artistas, no sólo del ámbito de las artes plásticas, sino también de las artes escénicas y musicales; ya desde tiempos de los primeros borbones.

 

Tanto el pueblo como todos sus alrededores, poseen rincones verdaderamente mágicos.

Absorbentes. Perfectos para mentes creadoras en busca de nuevos horizontes a los que asomarse, y rincones cavernosos que explorar. El barrio de “El Canchal”, el Palacio De La Mosquera, diseñado por Ventura Rodríguez, el Castillo de El Condestable, el Santuario de San Pedro… son sitios atemporales. Anclados en la inmensidad y profundidad del arte. Un arte férreo, que ha permanecido indemne a lo largo de los años, pese al constante cambio que ha experimentado nuestro pueblo de cien años a esta parte.

 

El enclave de Arenas tiene ente propio. Genera una atmósfera que invita a pensar, a innovar, a desarrollar nuestras ideas. De ahí que personajes tan ilustres como Francisco De Goya, Boccherini, Camilo José Cela, e innumerables más, se enamoraran no solo del pueblo en sí, sino de todo el valle.

Basta con buscar una sombra fresca, sentarte en la explanada, y lanzar tu vista a la imponente sierra, para quedar absorto en tus pensamientos.

 

Es una sierra cambiante. Me explico, cada vez que la miras, cada vez que la observas con detenimiento, encuentras nuevos desfiladeros, nuevas lanchas, nuevos grupos diseminados de piornos en flor, nuevos resquicios de un invierno tal vez pasado que deja como huella, débiles arroyos de agua, que desde la distancia, parecen finos hilos de plata; como si trascurriesen hasta el Hades, donde las Parcas aguardan con sus afiladas tijeras para poner fin al “arroyo” de la vida.

 

Arenas, sin su sierra, no es nada.

2-¿Considera valioso el legado artístico de Arenas? ¿Cómo se tienen que configurar y definir los programas culturales de su tierra?

 

Arenas tiene una importancia cultural a nivel nacional muy infravalorada. No es posible que tengamos uno de los palacios neoclásicos mejor conservados del país, y que no lo saquemos partido.

 

Con respecto a esto, me gustaría recalcar la importante labor llevada a cabo por la Asociación De Amigos Del Palacio De La Mosquera y a Rubén Jiménez Jara, por realizar eventos, conciertos, sesiones de fotos y exposiciones, que devuelven a la obra de Ventura Rodríguez, el espíritu artístico que un día llenó sus estancias.

Arenas es un enclave turístico por definición. Y aunque se realizan esfuerzos (mínimos la mayoría de las veces) por darlo a conocer más allá de nuestras lindes, no es suficiente. Tenemos que hacer más. Ofrecer más.

 

Lo complicado del asunto es lo siguiente: Para atraer, hay que entusiasmar. Y para entusiasmar a la gente, primero tienes que entusiasmarte tú. Cosa difícil en Arenas. Ya que por norma general, no apreciamos la inmensa suerte que tenemos de vivir en un enclave con tanta cultura, tanto espíritu, tanto arte… Aunque a veces lo pisoteemos inundados por la inconsciencia.

 

3- ¿Qué luces y sombras definen Arenas?

 

Arenas en un pueblo que brilla por sí solo, refulgente como un diamante esperando en una vitrina a acariciar la piel de un dedo.

 

Pero el brillo se apaga cuando un puñado de ideales políticos y de ambiciones monetarias se unen para crear un titán que podría acabar con todo y todos.

 

La envidia devora. La ambición destruye. Los ideales y acciones políticas pasadas y presentes ponen la soga en el cuello, y nosotros, inconscientes como somos, saltamos de la silla y tensamos la cuerda.

 

Si no queremos ahogarnos, tenemos que cortar la soga, y empezar a unir esfuerzos para que el pueblo emerja de las profundidades y vuelva a tener el ángel que antaño tuvo.

 

Tenemos que luchar por nuestro pueblo. Y esa lucha comienza ahora. En un momento de gran inestabilidad.

 

4-¿Qué paisajes reales y de ficción le emocionan?

 

Sin ningún tipo de duda, el rincón que más amo de todo el entorno que rodea a mi pueblo, es un charco anclado en la falda de la sierra, entre Guisando y Arenas, un charco de aguas totalmente cristalinas, piedras lisas y suaves, rodeado de árboles, donde el único intruso que se atreve a asomarse de vez en cuando es el viento. Ese charco es “La Teja”.

 

Con respecto al ámbito de ficción, no tengo un paisaje claro… hay tantos escenarios mágicos como películas de gran presupuesto. Pero si tuviese que elegir, elegiría los paisajes neozelandeses donde Peter Jackson rodó todas las cintas de “El Señor De Los Anillos”, y el planeta “Pandora” creado por el equipo de James Cameron para la película “Avatar”.

 

5-¿Ha encontrado su paraíso?

 

No lo he encontrado, porque no lo he buscado. Arenas es, de momento, mi paraíso.

 

6- ¿Dónde está el inicio de su pasión por la escena, por ser actor?

 

La respuesta a esta pregunta es un tanto abstracta. Podría decir aquello de “desde pequeño”, pero no sería nada exacto.

 

Es cierto que desde una edad muy temprana mostraba mucho interés por las capas, las espadas, las pelucas, las pistolas de juguete, y todos esos artilugios que hacen que un niño se sienta el rey de la montaña.

 

Pero para ser exactos, la culpable de mi “vocación” es una película que pasó sin pena ni gloria por críticos, carteleras y premios, a pesar de que yo la tengo en uno de los primeros puestos en mi amplia biblia de largometrajes preferidos (quizá por tradición).

 

Esa película es “Hook: El Capitán Garfio”, dirigida por Steven Spielberg, y protagonizada por un brillante Dustin Hoffman en el papel del manco capitán.

Comencé a obsesionarme tanto con esa película que me sabía cada segundo de metraje de memoria, desde los diálogos hasta la –brillantísima- música de John Williams.

 

Al principio me lo tomaba como un juego. Incluso tiraba de imaginación creando “improvisaciones” como si yo fuese Garfio, luchando contra un invisible y volátil Peter Pan, espada en la derecha, garfio de percha en la izquierda.

 

A los nueve años, gracias a mi padre, conocí a una pareja que me hipnotizó, y que sin duda ninguna, y de manera inconsciente para mí en ese momento, me destinó a emprender el camino en el que hoy me encuentro… Helio Pedregal y su mujer, Begoña Valle.

 

El juego fue evolucionando. Y sin apenas percatarme, estaba con 15 años tomando la decisión que marcaría mi futuro. “Mamá, quiero ser actor”.

 

Tan convencido me vieron mis progenitores, que no lo dudaron. Me apoyaron, me alentaron, y organizaron LA CENA. En aquella velada, una noche de agosto, me encontraba cenando con Helio, Begoña, y Eduardo.

 

Quizá por lo niño, no me di cuenta de que esa velada definiría mi futuro. Durante un par de horas, Eduardo me estuvo comentando las ofertas de estudios que tendría y Begoña me abrió el camino rumbo al Laboratorio Teatral William Layton (totalmente desconocido para mí en ese momento, y donde estudio hoy en día) y me habló de la posibilidad de ser su alumno en el mismo.

Tras una larga conversación que cada vez me entusiasmaba más, la velada terminó. Los tres se marcharon, yo me fui a la cama, y mi mente empezó a acelerarse, maquinando e intentando ilustrar mi futuro en el Laboratorio.

 

El camino se abría ante mí más luminoso y despejado que nunca.

 

Pasé del “Mamá, quiero ser actor”, al “Mamá, voy a ser actor”.

 

7-¿Cómo interpreta los cambios en su formación como actor? ¿Qué maestros destacaría en este proceso?

 

Cuando entré en Layton, tenía diecisiete años. Comencé tembloroso mis primeros pasos en este mundo de la mano de Begoña como maestra de técnica, y de Mar Díez como maestra de interpretación en un curso intensivo el mes de Julio. Me aceptaron, y pude entrar en Octubre al curso regular de tres años.

 

Llevo dos años en Layton, a las puertas de comenzar el tercero, y aún no soy plenamente consciente de cómo me he transformado gracias a profesores, textos, y compañeros.

 

Sin duda ninguna, los cuatro pilares fundamentales sobre los que me he apoyado e intentado poner erguido en estos años, han sido: Begoña Valle, quien me ha hecho madurar a base de lecciones muy importantes, de las cuales quiero destacar una que Begoña suele decir mucho en sus clases: HUMILDAD Y PACIENCIA. El segundo pilar es Arnold Taraborrelli. Un maestro del cuerpo. Un hechicero. Una luz en sí misma, que alimenta la imaginación hasta límites insospechados. Chelo García Largo, profesora y maestra de voz, que con su permanente buen humor y maestría en la ejecución de sus clases, me ha enseñado a hablar. Y por último, Mariano Gracia, profesor de interpretación en primero. Me enseñó a eliminar mis barreras. Me enseñó a disfrutar.

8-En este momento ¿tiene un sueño, una utopía?

 

Siempre intento no ponerme metas imposibles, inalcanzables.

 

Mi sueño es poder vivir de forma profesional de este trabajo. La fama es innecesaria, accesoria, y si te embriaga, puede llegar a corromper.

 

Estaría muy satisfecho si la comida que me llevo a la boca es fruto de un trabajo honesto y brillante, independientemente del reconocimiento público, que se puede tener o no, me conformo con poder vivir el día de mañana trabajando en lo que deseo. Es decir, encima de un escenario.

Pero como diría una gran maestra…

 

Humildad y Paciencia.

Comentarios

Rubén Jiménez 11/07/2013 20:14 #10
Bueno bueno Sergio!!! si no la había leido! me acaba de remitir tu padre la entrevista y como siempre genial! sigue así con paso firme, lo importante no es la meta, si no el camino y me consta que estás disfrutando de el. Enhorabuena figura!
charo fuentes 09/07/2013 18:03 #9
Si es que desde pequeño ya apuntaba maneras....le encantaban las obras de teatro que hacian en prescolar....Espero Sergio que llegues muy lejos y sobre todo seas feliz con lo que haces.....!!!! Si por el camino te encuentras con tu prima ayudarosssss. Suerte!!!!!!
Helio Sanchez-Fuentes 03/07/2013 22:28 #8
Sigue asi hijo , siempre estaré a tu lado y daré hasta la última gota de aliento por ti, , estoy muy orgulloso de como eres , pero nunca olvides de quien eres y de donde vienes , las raices de cada uno es lo más importante de nuestras vidas ,tanto en el fracaso , como en la fama , pero eso el tiempo te lo enseñara, se tu y lucha por lo que quieres , se que lo conseguirás , un beso.
fely alonso 23/06/2013 23:41 #7
Muy buena entrevista.Te deseo de corazon que todo de vaya muy bien.
M. Carmen 23/06/2013 20:55 #6
¡ Enhorabuena! Muy buena entrevista.Espero que se cumplan tus deseos, más que nada para poder presumir de que un día compartí escenario con un actor.
Julia Bajo 23/06/2013 18:35 #3
Sergio,me encanta la entrevista, bueno, tus respuestas, siempre he pensado que tenias que dedicarte a esto, pero como dice tu profe,nunca lo olvides,Humildad y paciencia y de eso creo que tienes. Adelante que no hay nada mas bonito que hacer lo que a uno le gusta y encima te paguen. Un abrazo
Julia Bajo 23/06/2013 18:26 #2
Sergio, me dejas con la boca abierta, jamas he dudado de tu saber estar,sigue en esta linea y haciendo lo que dice tu profesora, Humildad y paciencia. No hay nada mas bonito que hacer li que a uno le guste y encima te paguen. Adelante y un abrazo, yo estoy orgullosa de ser tu amiga.
Isabel Garcia 23/06/2013 10:03 #1
Una entrevista muy bonita..estoy muy orgullosa de mi hijo

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: