E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Óscar Tapias

Óscar Tapias está situado en un plano de libertad, un rasgo esencial para la política que él incorpora en el Ayuntamiento de Arenas; socialista militante que logró ensalzar al creador Manuel Aznar; como Alcalde, impulsó la cámara de maravillas del castillo-torre del Homenaje de Álvaro de Luna, conformada por espacios definidos desde un ciclo de visiones femeninas de Arenas, un cosmos alegórico que representa conceptos de belleza elevada, sublime y siniestra, el gran espejo de la ciudad desde la mirada del gran Manuel Aznar

Entre el Furor - Carlos V – y el éxtasis de Teresa de Jesús, encontramos a un ser humano definido por las diagonales de van del Weyden que, con las ultramundanas flores, unidas al mantón azul Klein, marcan uno de los mapas de Arenas, un paisaje-retrato de un político visionario, esencial para Ávila, motor de cambios y de utopías.

 

1 -¿Qué visión tiene de El Valle del Tiétar, de sus paisajes, de su luz?

 

La visión simplemente es que es mi hogar. Utilizo el término hogar a propósito. He vivido en varias ciudades, algunas especiales para mi vida, pero hacía tiempo que no sentía el hogar. Hogar no heredado, creado por mí, mi mujer y mis hijos. Recuerdo el día que yendo a trabajar a Arenas, cuando comencé a instalarme en el Valle del Tietar, al encontrarme con la Sierra de Gredos, viniendo de Talavera, sentí la plenitud de regresar a casa, entendí que ya no había vuelta de hoja, encontré mi sitio. Sinceramente, decir que la luz del Valle del Tietar es especial, es algo tan evidente que casi es preferible no recalcarlo, no sea que su repetición vulgarice algo tan bello. Tengo la enorme suerte que mi hogar tenga un marco tan incomparable, en paisajes y paisanajes.

 

2. Al entrar en un museo, ¿busca un cuadro, una escultura, un itinerario?

 

Siempre que voy al Museo del Prado busco cuadros o esculturas específicos. El Descendimiento de Cruz de Roger Van der Weyden; los enanos de Velázquez; los fusilamientos de Goya; Carlos V y el Furor.

 

En otros museos, es imposible no verse influenciado por las guías turísticas, pero aunque me dirija a admirar las obras más conocidas, no las busco desesperadamente, me dejo llevar y no paro en cada obra, sino en aquellas que me llaman la atención y ni me cuelgo auriculares explicativos de las obras ni sigo una guía informativa. Eso sí, debo reconocer, que cuando hay un guía de museo dando explicaciones, si acerco el oído. Por cierto, es una profesión que debería ser más valorada.

 

No puedo olvidarme de una de mis esculturas preferidas, el éxtasis de Santa Teresa de Bernini. ¡Qué difícil es esculpir el aire!

 

3- ¿Cómo explicaría a los lectores qué es la política?

 

Como la entendían los griegos, la ciencia y a veces el arte de gestionar los intereses de la polis. La política no puede ser más que eso, y la Democracia gestionar esos intereses, conforme a una ideología; refrendados los dirigentes por las urnas y con absoluto respeto a las demás ideologías. Ideología que no es ni más ni menos que una específica forma de ver el mundo.

 

Si no hablo de la honradez es porque no debe ser una cualidad a destacar en un político, simplemente debe ser consustancial al mismo. El hecho de que haya corrupción y de que esta sea más común de lo mínimamente soportable, no nos puede llevar, en ningún caso, a calificarla como normal. Lo normal es o debería ser la honradez. Si en algún momento consideremos que la honradez es una virtud y algo poco común en Política, estamos perdidos, significaría que nos hemos acostumbrado a lo contrario y el hombre es un animal de costumbres, y contra estas se lucha muy mal.

 

4- ¿Ha encontrado su lugar en el mundo, el paraíso ideal? ¿Cuál es su isla favorita?

 

He vivido en sitios que me han influenciado poderosamente en mi vida, Roma, Santo Domingo, Madrid, Cantalejo. Por muchos motivos, por pertenecer a mi infancia; por ser el lugar de mi despertar a la Juventud; por ser origen y terminación de grandes amores; por hacerme ver otra visión del mundo. Todos con sus luces y sus sombras y con alguna historia vital. Pero mi paraíso es mi Hogar. Sin duda, donde esté mi hogar, estará mi paraíso.

 

5- ¿Dónde están los colores y las texturas que quisiera destacar?

 

Más que destacar yo lo busco en la mirada de la gente y en la piel humana… y en Juan Ramón Jiménez. Uno de los libros que desde mi infancia más me influyó fue Platero y Yo. Después en la adolescencia descubrí la pureza de su poesía. Para mí la poesía es otro modo de comunicarse, un lenguaje en sí misma. Ahí se pueden encontrar texturas y colores y si uno se concentra, hasta olores. También ayuda poderosamente San Juan de la Cruz.

 

6- Las flores, los jardines y las aguas, ¿tienen protagonismo en su vida?

 

Conociendo a Eduardo no podía obviar esta pregunta. El agua, no como necesidad, siempre como creo que a todos y como me pasa con el fuego, me es hipnotizador. Su rumor y su visión me producen paz y admiración, cuando demuestra su fuerza.

 

Nadie es ajeno a la belleza, pero yo he ido aprendiendo a degustar más tranquilamente las flores y los jardines. A entender que son un perfecto marco para casi todo. Esa escenografía que es vital para tí Eduardo, y que logras hacer entender que tiene vida propia. A veces soy demasiado básico, retiro de mi percepción aquello que creo es paja, cuando esa paja vale más que el grano en no pocas ocasiones. Voy aprendiendo a saborear el continente.

 

7- ¿El universo femenino tiene un papel esencial en su vida?

 

Sí. Mi infancia transcurrió junto a mi abuela materna. Mi madre fue esencial en la constitución de mi carácter y mis principios éticos. Mi mujer es mi otro yo. Mi hija me enseña algo nuevo todos los días. La sensibilidad –cualidad mal situada, en mi opinión, al lado de lo masculino- de mi hijo no para de mostrarme un camino a seguir. Mis amigas no han hecho otra cosa que instruirme. No sería quien soy sin mis mujeres ni mi universo femenino.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: