E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

MARC MONTIJANO CAÑELLAS, ANTE LA METAMORFOSIS DE LA MELANCOLÍA

Ante las imágenes y la puesta en escena del artista Marc Montijano, el espectador se sumerge en el recuerdo de las formas dormidas, cada viaje aéreo se cierra ante el sueño de Ariadna que, en gran medida, se explica desde la iconografía de la Melancolía.

 

El soñador-creador, Marc, elabora sus obras desde la imaginación material y espiritual, desde los clásicos y desde la vanguardia para, al tiempo, recuperar las ensoñaciones oscuras y saturnianas de Goya, imágenes atávicas, de sogas y cuerdas que atan y explican los senderos del nuevo laberinto.

 

 

La metapoética de las acciones, entre la ingravidez y el vuelo onírico, marcan el rostro (la máscara) y la piel, enfatizando lo carnal al enfrentarse a lo espiritual, conflictos saboreados ante la presencia del autor-pintor-antropólogo, creador de acciones simbólicas y de rituales místicos que, al perder en ocasiones su simbolismo, trazan y argumentan un silencioso viaje desde la Soledad, morada esencial ensamblada con la Melancolía para construir el Enigma.

 

 

Las piezas(los fragmentos) de la tesis doctoral de Marc, dirigida por mi Maestro Juan Antonio Sánchez, se centran en series/ciclos de Metamorfosis (2010-2014), constituidos por los itinerarios del Arte de Acción que, retomando los procesos de los actos mágicos, amplían la dialéctica entre el Cuerpo y el Alma; vida y muerte, visión y ritual, marcan el espíritu del performance para traducir el Sueño de la Melancolía que, partiendo del laberinto de Ariadna, genera la metamorfosis del espíritu en Alegoría.

 

 

La Esfinge intensifica el recorrido de la mirada por cada espacio arquitectónico-paisajístico; espacio sagrado y profano capaz de marcar el reconocimiento del doble camino, dual narración para las yuxtapuestas imágenes unidas por objetos poetizados que definen un/una performance.

 

El Jardín de las Delicias de El Bosco se impone, valorando los cuerpos y la ironía, marcando la seriación de solemnes imágenes ceremoniosas e intencionadamente pausadas; predomina lo femenino y la imagen de cuerpos solares e idílicos, bellos desnudos apolíneos que contienen en su interior lo siniestro, lo dionisíaco.

 

 

Ante la Feminización del Arte de Acción, Marc Montijano nos lleva, además, ante el Performance Documental, capaz de generar renovación y criterio ensayístico. Cada armadura/desnudo en las acciones políticas se alimenta de la fábula y del ensayo, los cuerpos muestran los rostros de la Libertad, imagen desnuda de Verdad evolucionada desde el Neoplatonismo, que se presenta como Verdad giratoria.

 

 

En tres actos, tumbado-levantado-elevado, el artista canta a la Naturaleza y agita las imágenes; los movimientos internos y la solemnidad, presentan la rueda giratoria y el saco-aspa para transportar las almas silenciosas que, en el marco del arte efímero y en un teatro sin teatro, representan la salida de la crisálida; al emerger desde el caparazón, la Acción se dinamiza desde los elementos para nutrir la fantasía de los cambios, de la metamorfosis.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: