E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

LAS SOMBRAS POETIZAN, LAS SOMBRAS NARRAN

La Sombra, emblema de la pintura y de la escultura, metáfora sempiterna del cine y de la danza, entró en escena en el Renacimiento; la sombra se elevó con la representación de la perspectiva científica italiana, con precedentes valiosos en los muros de la Antigüedad.

 

 

La fábula de las Sombras viaja por los relatos infantiles, por las experiencias de Oriente, por la historia del arte occidental, para definir la iconografía de la mancha poetizada, desde el tenebrismo Barroco, con su carga simbólica, al Cine Expresionista alemán; al ser motivo narrativo, se convirtió en una herramienta poética, destacaría las Sombras de las Escaleras, la densidad semántica de la imagen espacial permite unir lo bello y lo siniestro, la luz y la oscuridad.

 

 

La Sombra será hermana de la Alegoría, de los jeroglíficos; como camino al Eclipse, la Sombra une el Día y la Noche, la Aurora mira al Crepúsculo. La imagen con sombra, unifica lo diurno y lo nocturno, se convierte en puente-muro. La Sombra define las comunicaciones del Más Acá con el Más Allá, la Sombra es pieza esencial de los Viajes Al Otro Mundo, desde la literatura clásica al cine de Tim Burton.

 

 

La Sombra, protagonista del Mapa Ultramundano, fue un paisaje esencial en el Romanticismo y en el Expresionismo, en el Ballet(Giselle) y en el Cine(Nosferatu), irá definiendo el amplio reino de las sombras en contraste con el recodo pastoral, la sombra breve y diminuta bajo un árbol, un elemento del locus amoenus, construye una vivificante oposición capaz de nutrir el jardín cartesiano y el ruinismo saturniano.
Irrealidad y Mutación.Tránsito y Metamorfosis.

 

 

Las Sombras propias o reales se enfrentan a las sombras proyectadas o de fantasía, en blanco y negro (La Mujer Pantera) o en color (La pantera Rosa), las sombras se pueden emancipar de su génesis e, independientes, las sombras se aproximan a la ironía para distanciarse de las sombras del mito alegórico de la Caverna de Platón.

 

Lo visible y lo invisible, como el tenebrismo de Caravaggio, plantean la ambivalente de la sombra, se eleva la fantasmagoría.

 

 

La Sombra de la Melancolía remite a la Luz de la Luna de Munch y a los enigmas de las Sombras del Expresionismo y del Surrealismo. Giorgio de Chirico pintará las sombras en tensión muda, como conflicto de imágenes, plasman las visiones dramáticas de un reflejo del interior.

 

La Melancolía, Musa del reino de las Sombras, define la cueva de la desolación activa para alimentar el Humo, relevo de la sombra, sombra hiperbólica del muro-pantalla de la caverna de Platón.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: