E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

LAS FLORES DE HERA y LAS CABELLERAS NARANJAS

Aaaaaaaaaacabellera3 detail

El color naranja, color ordenado del manto veneciano de Jacinto, es un color apolíneo convertido en dionisíaco al unirse al más allá. Naranja veneciano en Lope de Vega y en Tiépolo en La muerte de Jacinto que, ante el dolor de Apolo, lleva el Color ante lo telúrico, como el tono de las cabelleras de las damas viajeras, para Susan Surandon y su cortejo.

 


Los naranjos y las naranjas llevan al Edén, a los jardines islámicos, al bello patio de naranjos de la Mezquita de Córdoba, a La Alhambra.


La planta, originaria de Extremo Oriente, se relaciona en distintas culturas con el paraíso, con el Edén, se une al jardín ideal, será siempre un símbolo positivo. La planta perenne, se unió a la imagen del árbol de la Vida, del Bien y del Mal, para identificarse con la manzana y construir imágenes de Bien y de Redención; sus flores se identifican con la pureza y aluden a las Nupcias, Zeus donó a Hera las flores de azahar para su Boda.


Naranjas-manzanas de Atalanta y de Venus, ofrendas de competición y de amor contadas por Higinio, Ovidio y por Alciato, que incorporaron significados misteriosos a las naranjas que, identificadas con las manzanas doradas, redundan en las fábulas del pasado y del presente para inmortalizar las hazañas de Atalanta, de Sebastián y de Hércules.

 


Los Naranjos inundan las cabelleras, los naranjos son la escenografía del Bien, del Amor Sagrado. Frente al placer, la brutalidad del Naranja cruel y radicalmente dionisíaco. El naranja de Francis Bacon y el de La Naranja Mecánica, unión de naranja y blanco lechal, uterino y brutal en las damas profanas vestidas con la túnica y cabellera de Klimt. Naranjas salvajes del Fauvismo y del Expresionismo, radicales manchas naranjas identificadas con la sangre, como en El Grito, con dolor remoto que se impone en el presente.


El crepúsculo se baña del naranja abismal del sufrimiento.

 


Los Trastornos se llevan al universo del color abstracto y plano, el naranja proyecta la visión de Atalanta, de la sabiduría.


El paisaje naranja boreal de Nolde, visualiza el camino de Atalanta, la cazadora andante que viaja con el color del cambio, los tonos del viaje transformador revelado en las cabelleras convertidas en flotantes paraísos.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: