E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Javier Aparicio, entre las transformaciones espaciales

Aaaaparicio detail

Javier Aparicio tiene alma de genio, su talento se refleja en sus creaciones y en la docencia. Su genialidad se muestra desde las labores artesanales al complejo entramado de las nuevas tecnologías; similar a los orfebres y a los pintores flamencos, se adentra en el género de la Ciencia Ficción con renovación, siempre lleva a lo experimental desde una dimensión científica; un universo de laberintos y de creaciones, mundos invertidos e ilusionismos revelados en sus maquetas y obras. Su concepto del espacio escénico se define en lo giratorio y lo cambiante; la imagen del cuerpo y la poética del espacio van desde lo cotidiano al ciberespacio.

 

Javier es uno de los grandes y enigmáticos creadores del momento.

 

1-¿Qué papel tiene la música en tu trayectoria?

Sobre todo la de acompañar a la escena colaborando con compañías de teatro y de danza. No entiendo la música como algo autónomo, sino como parte de algo que se integra con otras artes como: la pintura, la danza, el teatro o la imagen en movimiento.

 

 

2-Describa sus procesos creativos. ¿Intercala las artes?

Por ejemplo, en mi proyecto Estudio Portátil (2012-2015) , tiene como idea cuestionar el concepto de estudio como lugar exclusivo para la producción artística, en un sentido tradicional. De qué manera o maneras puede condicionar la realización de una obra en un lugar diferente al habitual: en otro país, al entrar en otro contexto geográfico, o por el desplazamiento en un medio de transporte.

 

También me interesa reflejar qué circunstancias se pueden dar durante el transcurso de un viaje que modifiquen una idea inicial, como es el hecho de contactar con artistas de diferentes disciplinas, trabajando en sus estudios o realizando intervenciones en el espacio público para colaborar o producir obra conjunta, donde el resultado final está abierto y sólo hay un nexo común que es lo que corresponde con el momento y el espacio en que se genera.

 

Parto siempre del dibujo, (de lo visual) para todo, hasta para hacer música. En ese sentido me interesa investigar y componer en relación y comunicación con la escena. De qué manera la música puede ser un vehículo de canalización de emociones que pueden llevar al actor a configurar un personaje o sumergirse más fácilmente en una situación.

 

En el caso de la danza, mi intención es -más que adaptar una serie de ritmos y compases a una coreografía, descubrir que existe un lugar común entre el movimiento del bailarín (que es pura emoción y que a veces no es representable por el lenguaje verbal) y las ondas sonoras que salen de un instrumento musical o que pueden ser –por qué no, generadas electrónicamente.

 

 

3-¿Qué aportará su tesis doctoral? Explique sus investigaciones.

Mi investigación se inició tras una temporada participando como músico en sesiones de contact-improvisación, en la que me hacía la siguiente pregunta: “Bailamos cuando escuchamos sonidos que nos son afines (Conectan con diferentes partes de nuestro cuerpo y nos movemos). Pero: Cómo sería la música que se produce por el impulso corporal y el contacto de unos cuerpos con otros? ¿De qué forma podemos usar la tecnología para traducir esos fenómenos físicos en sonido? y ¿cómo podemos organizar esa información para desarrollar una propuesta musical con un cierto interés estético?” En lugar de plantear la situación cotidiana de bailar una música, ¿Qué pasaría si provocamos el efecto contrario: musicalizar una danza?

 

Después de desarrollar un prototipo de un traje con sensores (con material de deshecho y herramientas “Open Source”) me dediqué a documentar en un blog, estudiar otros proyectos y otras tecnologías posibles. Durante ese tiempo me di cuenta de que, en numerosas ocasiones, la tecnología no se utilizaba –a diferencia de lo que cabía esperar, como un medio para contar una historia, sino  como un juego en el que “simplemente” se experimentaba con las posibilidades técnicas, (los “efectos” de un programa informático). Es decir: un fin en sí mismo y no un medio. Vendría a poner de manifiesto, que la frase de McLuhan “el medio es el mensaje” se hace extensible al teatro y a la danza en cuanto al uso de nuevas tecnologías.

 

 

En un principio me atrevía a tildar estos proyectos como poco interesantes, pero a medida que fui viendo más puestas en escena, asistiendo a congresos o leyendo opiniones de teóricos y artistas de la comunidad digital, fui cambiando mi cambiando de parecer pensando que: (esto es una hipótesis mía que tendría que demostrar o justificar de una manera más sólida) quizás estemos viviendo un momento de transformación (en cuanto al uso y la recepción de las nuevas tecnologías con fines artísticos) comparable a cuando Estados Unidos robó la idea de Arte Moderno1, una época en la que -a pesar de que las fronteras de figuración y abstracción ya habían desparecido por completo hacía bastante tiempo, fue entonces cuando -por primera vez, la acción misma de pintar, de deslizar el pincel por un lienzo o de tirar botes de pintura sobre una pared, pudo ser considerada arte. De igual manera que en la época actual, una pieza de danza interactiva en la que se usa una kinect con tecnología de visión artificial por infrarrojos reacciona al movimiento de un bailarín, mostrando una serie de escenarios virtuales inmersivos por medio de un lenguaje de programación, podría considerarse ya un género en¡ sí mismo, sin necesitar de un apoyo teórico externo, que lo justifique conceptualmente.

 

4-Háblemos del papel de la escenografía en su labor docente.

En este caso, mi labor es menos experimental y más sujeta a lo que ya conozco para poderlo enseñar y porque está insertado en el programa académico de un centro como la Escuela Municipal de Arte Dramático, que tiene como filosofía hacer que el estudiante de teatro se enfrente a la práctica real de todas las actividades que tienen que ver con su profesión, como: confeccionar su vestuario o diseñar y construir la escenografía de la obra que van a representar.

 

 

5-Describa las Hésperides

Las ninfas de árboles frutales que cuidan de un maravilloso jardín, son las mujeres –y también hombres, que encarnan personajes, expanden su cuerpo,  para construir un mundo de ensueño en el escenario.

 

Comentarios

FIOREN 29/03/2015 15:57 #1
La cuadrícula de movimientos de Javier Aparicio me ha recordado la métrica estricta a la par que inigualablemente creativa de los movimientos de Lully, recopilados en papel por Feuillet, en sus Recueil de dances de 1709. Decía Menestrier en su tratado sobre la danza que con los medidos movimientos corporales se podía recrear el aire o la tierra y ni que decir tiene, expresiones subjetivas de todo tipo. El caso es que viendo algunos de los ballets de Nacho Duato, que tan magistralmente analizó Eduardo Blázquez en el pasado Curso de Verano de la UCM, en Guisando, se le ponía a uno la piel de gallina, al comprobar como se hacían realidad los postulados del jesuíta de Lyon.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: