E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Iker Casillas en el Laberinto de Cibeles. Vicente del Bosque se eleva como Dédalo

 

La portería de fútbol se cubre de telarañas tejidas por Iker Casillas, el laberinto del portero de fútbol se articula desde la visión de Teseo, héroe aliado de Aracne. Desde un punto elevado del entramado de hilos, el entrenador Vicente del Bosque, identificado con Dédalo, configura el mapa del campo de fútbol transformado en mapa de Teseo.

Iker en la portería Telaraña Aridana Teseo Vicente del Bosque Dedalo Teseo2

El laberinto de Iker Casillas, entre piedras y tierra, agua y arena, se define por un repertorio de dibujos en movimiento, por trazos y saltos. Cada acción del portero abulense marca los trazos de un espacio orgánico y ligero, viento y velocidad, cuerpo y alma, experiencias asombrosas del héroe volador, saltos y giros que van entre el aire y en el aire. Iker representa la movilidad y la rotación, su precisión permite leer las trayectorias del balón, anticiparse es vital; Casillas es oportuno y sagaz, un rápido portero alado, guardameta ejemplar que, desde los movimientos y las trayectorias con alma guerrera,  perturba las correspondencias del fútbol creativo.

Laberinto danza 2 Iker Casillas Il Filarete Iker Casillas

Vicente del Bosque, como Dédalo, organiza el laberinto en el terreno de juego, sus dibujos y coreografías marcan el estilo y la estética. Asciende a la luz en el espacio infinito, estimula y respeta a los jugadores y, desde la acción específica, articula recorridos y pases, la compenetración y las miradas precisas forman parte del proceso creativo del equipo. Del Bosque, moderado y ejemplar referente para adolescentes, formaliza el Buen gobierno de su ejército ibérico vigilado por Casillas.

Vicente del Bosque Premio Gredos Dedalo Francesco de Giorgio Martini 2Vicente del Bosque en Guisando Teseo 5 

Las Lágrimas de Íker, héroe combatiente, se unen al beso a la diosa Cibeles y a la mujer araña.

Casillas y Cibeles construyen juntos el mapa dorado de una parte esencial de la tierra abulense. Culto a las raíces y a los ancestros dentro del carro triunfal de la diosa coronada, eje de celebraciones de fiestas y exaltación de fuerza de Atalanta que, convertida en león, es emblema de fuerza y velocidad, ejemplifica el poder de los deportistas nobles.

Iker Cibeles Iker Casillas con Ángel Iker 4 Iker Cibeles Iker Casillas y José Miguel Blázquez

Dédalo construye el laberinto y Aracne define la estructura de los hilos en espiral de la portería. Entre los esquemas de fuerzas, el repertorio de Casillas y la sabiduría de Del Bosque, definen un renovado laberinto de jugadas y de ideas que se multiplican en el campo de laberintos.

Como el culto a Cibeles, que feminiza a los héroes, la estructura de caracol enfatiza a la diosa para conjugar y proteger los pases pensados por Vicente que, como en un ballet, inserta los trazos del arte militar (lean los libros de Esther Merino sobre Arte Militar y Humanismo) para definir lo aéreo.

Las alas de Iker y de Vicente nos elevan, triunfa el ser brincador; como Anteo, subimos y nos separamos de la tierra para volver al origen. El mito de Hércules y Anteo se revitaliza en el triunfo, en la belleza de una jugada coronada por goles y en los abrazos de los deportistas, sin embargo, el mito de Dédalo representa el auténtico triunfo que lleva a la virtud.

Anteo Casillas  Vicente del Bosque con el Bucaro de la suerte Teseo 4 Iker Casillas Teseo 3

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: