E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

HÉROE DE LUZ, GONZALO desde LA NIEBLA

Imagenprincipal detail

Un deseo de Gonzalo.

A Belén Sánchez de Molina, "porque al final del túnel siempre hay luz".


El segundo de mis héroes es Gonzalo Rey.


Alrededor de un saturniano antihéroe de renombre, emerge un personaje de ensueño; entre delicados sentimientos, aparecen visiones plagadas de misterio. Ante la niebla y las nubes, el caballero melancólico nutre la alegoría de la caverna, un símbolo sempiterno de Gonzalo, siempre unido a su lugar de origen. El héroe actúa para marcar con sus huellas el interior, el alma, el paisaje romántico.

 


El interior de Gonzalo contiene virtudes guerreras; como Memnon, cumple con  la Calocagathia platónica, ideal de virtud visible desde la invisibilidad; como cada héroe romántico, Gonzalo vive las sombras de la niebla abismática.


Reino de luz para combatir la oscuridad, con intercambios iconológicos, con cordura y valentía, como el Héctor de Homero, indomable en sus pensamientos, obediente y prudente, hombre de gran magnitud.


Bajo su ventana interiorizada, podemos ver el poderoso imaginario desde la mirada interior, para descifrar los estados de subjetividad del antihéroe que, además de ser héroe, se transforma, se metamorfosea, para llevarnos ante insignes mitos, encumbrando la Contemplación Abstracta.    

 

 

Mitos, héroes y leyendas.


El caballero Oscuro (El antihéroe)


Mito:


1. m. Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.


2. m. Historia ficticia o personaje literario o artístico que condensa alguna realidad humana de significación universal.


3. m. Persona o cosa rodeada de extraordinaria estima.


4. m. Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen.

 

 

Leyenda:


 Ídolo (‖ persona o cosa admirada con exaltación).

 

Una vez se me ocurrió pensar que los mitos y leyendas, por lógica aunque no fuesen cien por cien  creíbles tenían que basar su existencia en algo real, y de ser así…¿Por qué aquellos que lo transmitieron  y divulgaron en primera instancia lo exaltaron?.


“Si deseas ser más que un hombre, si de verdad te entregas a un ideal, entonces…te conviertes en algo muy diferente, te conviertes en una leyenda señor Wayne, en UNA LEYENDA” (El Caballero Oscuro).


Todo hombre basa su forma de ser en las experiencias vividas, su criterio, incluso sus valores están condicionados por ese bagaje.

 


¿Qué sucede entonces cuando alguna o algunas de esas experiencias resultan ser malas o traumáticas y abordan a una persona hasta el punto de condicionarla de por vida? ¿Estamos preparados para soportar tormentos?


Los sociólogos dicen que no, que nos condicionan de manera negativa, que nos convierten en inadaptados, excluidos, marginales…


Hace tiempo descubrí no sé si por casualidad o por capricho del destino, que las experiencias negativas se convierten en miedos, y que aquel mito no era del todo ficticio, porque tal y como cuenta la leyenda,” Aquel hombre que convierte su miedo en su aliado, en su obsesión, en su manera de vivir, se convierte en una auténtica leyenda, en UN CABALLERO OSCURO”.

 


Porque a pesar de su tristeza eterna, a pesar de ser prisionero de unos valores que lejos de elevarlo al lugar que le corresponde por derecho, lastran su felicidad reafirmando sus miedos, el caballero oscuro vive así entre bastidores, casi imperceptible, sin llamar la atención, entregado en exclusiva a realizar aquellas acciones que de alguna manera alivian ese dolor inhumano, ese tormento diario, ese intento fallido por lograr la solución a un problema tan longevo que ya forma incluso parte de su propia existencia.


Nada en esta vida es infinito e inmutable, y como tal, El Caballero Oscuro después de haber aprendido mil y una lecciones de vida, con cicatrices que así lo constatan, reflexiona y aunque tarde comprende que a pesar de sus esfuerzos titánicos, a pesar de haber dedicado toda su vida, el mundo que le rodea permanece casi inalterado….


“Porque a veces la verdad no es suficiente, a veces la gente merece algo más por haber tenido fé.” (El Caballero Oscuro)


Porque a veces los miedos simplemente son miedos hasta que aprendemos a aceptar que forman parte de nosotros y que no podemos eliminarlos, que solo podemos aceptarlos y aprender a convivir con ellos, entendiendo que son parte de nosotros, entonces y solo entonces podemos continuar…

 


El es el antihéroe, dando el dos cientos por cien de su capacidad para mitigar su dolor, a través del egoísmo de su obsesión por lograr sentirse normal, en silencio, haciendo gala de la famosa cita  “Cada dolor te hace más fuerte, cada traición más inteligente, cada desilusión más hábil y cada experiencia más sabio.”


Pocos son aquellos que han conocido a un Caballero Oscuro, y esos pocos coinciden en la siguiente descripción:


Se  movía por entre las sombras del ser humano como pez en el agua, intuía,  entendía, comprendía como nadie los miedos y el lado más oscuro de nuestra naturaleza. Silencioso y discreto, obsesivo con la verdad y la lealtad soportaba como nadie una carga emocional que hubiese llevado a muchos al borde del abismo. El adjetivo que mejor lo definía era misterioso, siempre vigilante desde la sombra, cuidando de ti y de tus secretos, unos secretos que para él no eran más que un libro abierto. Una mano amiga que te sorprendía abrazándote cuando no podías más, dejándote atónito por sus conocimientos, susurrándote tranquilidad al oído, pues el mejor que nadie conocía tu dolor. Su fragancia, sutil y elegante te aportaban esa tranquilidad que a veces necesitamos para poder dormir en paz.


No poseía poderes fantásticos, ni una fuerza sobrenatural, ni siquiera disponía de los mejores medios  pero tenía algo que todavía hoy te hace recordar…


 Esa mirada oscura, penetrante, analizando cada gesto, relacionándola  a su vez con cada palabra, desnudando tu alma y haciéndote sentir comprendido a la vez que entendías que nunca caminarías solo.


GONZALO REY

Comentarios

elelet 16/03/2014 23:50 #5
El caballero oscuro, más sensible,menos vanidoso, camina por senderos tortuosos alejado del optimismo radical, de la esperanza, ha de protegerse en la armadura tejida en la forja de Vulcano ,solo hasta estar preparado para abandonarla ,sin testigos ni vanaglorias, al fin y al cabo Saturno siempre fue mejor maestro que Apolo
Lidia López 12/03/2014 11:31 #4
Cuando sientes esa sensación extraña que se desliza bajo la piel y te hiela... empiezas a entiendes que vivir nunca ocurre como uno había previsto, que la vida pasa a una velocidad de vértigo impresionante, y que la memoria es una artista extraña que redibuja los colores de la vida, borra lo mediocre y sólo conserva los trazos más hermosos, las curvas más conmovedoras.
Antonio 10/03/2014 12:29 #3
No sé si el hecho de sentir miedo es beneficioso o no pero sin duda la sensación debe experimentarse para poder también hablar de términos y actitudes antagónicas (valentía, bravura, superación, etc.) Los héroes superan muchos miedos, incluido el miedo a la muerte.
Ana P.F. 09/03/2014 20:48 #2
Me ha encantado, creo que los sociólogos se equivocan, si que podemos soportar tormentos, por lo menos eso pienso yo, el problema es que hay que saber llevarlos!. Creo que todos podemos ser un Caballero Oscuro, aunque mas que oscuro...saber llevar cada momento lo malo de la vida y mirarlo de otro color. La vida nos da cosas buenas y malas...así es ella. Bonito texto el de hoy. Gracias.
Fioren 09/03/2014 11:20 #1
No se puede hacer mejor un tratado sobre la melancolía saturniana, Con esa descripción todos querríamos un Caballero Oscuro en nuestra vida, que se crece en la desgracia y que es más inteligente tras el desengaño. Maravilloso.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: