E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

FERNANDO SÁNCHEZ SE VISTE DE VULCANO

La trayectoria del escultor Fernando Sánchez Blanco está repleta de compromiso, gran parte de sus creaciones buscan la implicación de los moradores de sus esculturas. Fernando investiga en varios frentes que, en gran medida, se centran en búsquedas de secretos y, al tiempo, en comulgar con la Naturaleza, los paisajes y los jardines se insertan para reflexionar y para integrar la mitología en lugares de emoción con capacidad para unir los ancestros con la vanguardia.

 

Las relaciones entre las tradiciones populares y el humanismo son entrelazados para insertar imágenes míticas en renovados escenarios, las nuevas significaciones encadenan significados que generan crítica y cambios. Un jardín de Venus o un Minotauro unido al libro, adentran al espectador en un universo capaz de cambiar/ampliar los contenidos, creando rojizos bosques sagrados que nutren la mirada.

 

La iconografía de lugar y de tiempo se insertan en sus intervenciones para reflexionar sobre el Himno a la Naturaleza, el ritual del proceso creativo y de la puesta en escena, convierten las piezas de Fernando en obras totalizadoras y transversales.

 

 


1-Háblenos de su visión de Ávila y del Valle del Tiétar. Señale un paisaje importante.

Como salmantino encuentro rasgos comunes en el acervo cultural. Tierras hermanas, hijas de la Vettonia. Comparten virtudes y adolecen los mismos males.

 

El mundo rural sufre un olvido crónico. Padece graves problemas como el envejecimiento y el despoblamiento por la falta de oportunidades. Es urgente  revitalizarlo y dotarlo de servicios. No es aceptable que para ir a un hospital haya que atravesar dos puertos de montaña. Es necesario aplicar políticas basadas en modelos de gestión y desarrollo  realmente adaptados a las particularidades del entorno y las necesidades de sus habitantes, que fijen población , que generen recursos, oportunidades y empleo. Además, deben poner en valor los recursos de la zona sin comprometer su futuro. Requiere por supuesto un cambio de mentalidad y de actores.

 

El arte, en todas sus facetas, es en este sentido un extraordinario y poderoso instrumento para la revitalización de personas y espacios de dinamización social. Sería conveniente dejar de usarlo como accesorio y empezar a considerarlo necesario.

 

El paisaje del agua. Los sueños del agua materializados en una explosión exuberante y primigenia de vida. Un patrimonio a valorar, respetar y conservar.

 


2-¿Qué destacaría de sus procesos creativos?

La experiencia educativa me ha llevado a compartir e involucrar en procesos creativos, con resultados sorprendentes, a personas de todo tipo, condición y edad, generalmente ajenas al mundo del arte. Esto se ha ido trasformando en un modo de trabajar, convirtiendo la experiencia artística en un evento colectivo y participativo  que trasciende lo puramente estético para abordar otros aspectos funcionales y sociales a través del arte.

 

Este es básicamente el proyecto “demasiado corazón” en el que estoy trabajando ahora. Creo que el arte ha de recuperar su presencia y verdadero sentido en los espacios públicos donde se desarrolla la vida cotidiana y aportar su contribución para mejorarla. Un ejemplo de lo que digo es la adecuación paisajística realizada en el patio interior del I.E.S. Candavera de Candeleda. Un jardín con flores todo el año, estanque con peces y nenúfares, fuente escultórica en hierro, Atenea de Gredos, de cuatro metros de altura y doscientos metros cuadrados de pintura mural. Fue un proceso absolutamente emocional de transformación de un espacio, que reunió el esfuerzo de particulares, Instituto, Ayuntamiento y por supuesto alumnos. Todo ese proceso todavía respira, doce años después, en una obra que está viva y que participa refrescando el devenir diario del Centro.

 

 

3-¿Qué papel tiene la mitología en su obra?

En mi infancia modelaba con plastilina faunos y centauros. Lo que en principio fue un territorio abierto a la imaginación y el juego con el tiempo ha resultado ser una herramienta de comprensión, conocimiento y comunicación. Los mitos nacieron como magníficas historias, de fácil transmisión oral, para hacer más accesible la comprensión de las pulsiones, emociones y demás esencias de la naturaleza humana, así como el modo en que percibimos y nos relacionamos con el mundo.

 

La humanidad sigue queriendo robar a los dioses para adornarse con sus atributos. La velocidad y la astucia de Hermes, la belleza y eterna juventud de Afrodita y Apolo, la fertilidad de Hera, el rayo de Zeus… La inmortalidad.

 

Nuestros deseos, el desasosiego del anhelo y la eterna insatisfacción, son el castigo de Prometeo. Un hígado devorado que se renueva después del atroz sufrimiento para volver a comenzar el suplicio.

 

 

4-¿Cómo se relacionan sus creaciones con la Naturaleza?

Cuando se vive en un entorno como el del sur de Gredos, donde estás inmerso en ella, es difícil sustraerte a su influjo. Es una naturaleza poderosa que arrebata.
Hay un plano ritual construido  con sueños en torno al agua, al bosque, a los espíritus que lo habitan, de este lado o a través del espejo. Detrás de cada pieza hay una narrativa que habla del inframundo, de lo que no vemos, pero sentimos. Los mitos son el hilo conductor para conectar y jugar con esas energías.

 

 

5. ¿Qué sueños tiene para el sur de Ávila?

Esta tierra ha soñado demasiado. Todavía sigue dormida. Creo que es momento de despertar, de abrir las ventanas para oxigenar y que entre la luz, sacudir el polvo austero de siglos y ponerse manos a la obra para hacer realidad los sueños.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: