E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

FELYPE DE LIMA, la celebración del espacio escénico

Aaafelypelima detail

Felype de Lima ha creado un lenguaje nuevo en las artes escénicas, su variado vestuario y sus escenografías mutantes, nutren tipologías diversificadas desde el experimento y la investigación. Los montajes y los decorados se unen, como híbridos, a las historias narradas que, desde el teatro a la ópera, traducen sueño y realidad, verosimilitud y cambio.


Sus obras van simulando museos, paisajes humanistas; desde la fiesta del arte efímero, Felype recupera la esencia de Buontalenti. El color y las texturas, desde lo alegórico y las analogías, se van ensamblando a las veladuras y a las heridas pintadas; los símbolos se interponen, agua y movimiento, muro y gruta, como elementos visibles, desde “Calipso” a “Fausto”, glorifican las visiones de Lima.


Sus obras, como libros de emblemas, traducen informalismo y huella, orgánicas formas y manchas densas, máscaras para ampliar el vestuario parlante, universos renovados desde la luz simbólica que, bajo el color alegórico, lleva al abismo de las atmósferas, de los enigmas, son los jeroglíficos de un genio.  

 

 

 


¿Cómo describiría algunas de sus representaciones escénicas?

 

Fresca, coherente, innovadora y que no deja indiferente a nadie. En estos últimos años he disfrutado trabajando, cada proyecto ha sido una aventura y  cada uno de ellos me ha llevado a un sitio diferente. Cuando lo describo como fresco, pienso que el teatro tiene que estar fresco, ser del día, no podemos seguir dando al público productos caducados. La sociedad en que vivimos se desarrolla a marchas forzadas, ha aprendido nuevos lenguajes de comunicación, maneja nuevas tecnologías, se relaciona de otra manera, es inmune a ciertas imágenes y situaciones, tiene sed por lo nuevo, aborrece lo antiguo, es inmediata, una generación virtual donde destaca internet. Por esto intento plantear propuesta frescas pensando en el público mas joven, ya que este será nuestro futuro público. Me gusta ser coherente con mis propuestas plásticas, que tenga un fondo muy bien forjado con una gran investigación conceptual, y sentirme responsable de la calidad artística.  Siempre intento innovar, me fascina encontrar formas y fórmulas nuevas para contar una historia, puede ser desde el diseño, los materiales, o los propios conceptos. Para mi innovar es renovar, recrear, reinventar, renacer. Creo que mis propuestas son sorprendentes, me encanta crear esta sensación me gusta crear estéticas que rompan la cotidianidad, que impacten al público y lo despierte.

 

¿Resulta complejo su proceso creativo? ¿Remite a influencias?

 

Lo considero complejo cuando al explicarlo a otras personas no lo entienden. Entonces me doy cuenta de su complejidad aunque en realidad estoy muy familiarizado con mi proceso creativo. Desde pequeño desarrolle cierta habilidad creativas ya que era un niño muy imaginativo y siempre estaba creando mundos paralelos, historias, situaciones, espacios y personajes. Aun hoy lo sigo haciendo y me pongo retos mentales. En ese no lugar investigo, pienso, creo cosas, las imagino, me evado del mundo estando despierto. Cuando me dan un proyecto nuevo mi mente se pone a trabajar de forma automática, y empiezo un viaje a través de imágenes, sensaciones, experiencias, colores… se transforma en un gran problema y mi única meta es encontrar la solución. Cuando empiezo no puedo parar, no existen los horarios, da igual si es de día o de noche, si estas trabajando o con tu pareja, siempre estoy activo, esa es una tarea pendiente que tengo que aprender, como desconectar. Se establece una red de creación que me sirve para catalogar los componentes conceptuales, desnudando sus mecanismos y descubriendo su esencia. Hago una explosión del texto dramático y lo divido en sus elementos esenciales por medio de imágenes, palabras y grafos. En mi proceso creativo cohabitan los elementos esenciales e intento leer lo nunca escrito, vinculando los elementos esenciales según las relaciones íntimas y secretas, sus correspondencias y analogías. Mi mente se transforma en tablero de juego, en mesa de disección y de montaje.


No tengo influencias concretas, cuando empiezo en un proceso creativo empiezo de cero con una página en blanco, me parece mas interesante ya que aprendo cosas nuevas, soy de la opinión que cada obra teatral tiene su propia imagen, simbología y estética. Es entonces cuando busco las influencias que le convienen a ese proyecto y por supuesto me remito a ellas cuando encuentro la interrelación directa a su esencia.

 


 
¿Cómo se siente ante las imágenes de Ruinas en un espacio escénico?

 

Es una imagen que siempre me ha atraído en diferentes niveles simbólicos, estéticos y conceptuales. La imagen de ruinas me lleva a otros conceptos como son decadencia, quiebra, depresión, desgracia, miseria, crisis, desolación, desastre… Estos me hacen sentir vulnerable, me hace pensar, analizar y cuestionar si en el futuro nuestra sociedad será otra ruina más en el paisaje de la historia, al igual que las ruinas de antiguas civilizaciones. Espacios mutilados que evocan pasadas grandezas y que hacen reflexionar sobre la idea de transitoriedad, al igual que los grabados de Piranesi. El concepto ruina está cargado de aspectos negativos relacionados con la muerte, pero también tiene su parte positiva, el renacer resultante del tránsito entre la muerte y la vida, dos elementos complementarios que solo existen por la existencia del otro, al igual que la luz y la sombra. Tenemos que observar las ruinas con una visión de pasado, presente y futuro, aprender del pasado cambiar en el presente para mejorar en el futuro. Las ruinas son un elemento conceptual que muestra el transito de una civilización a otra, cambios sociales, cambios culturales pero lo mas importante cambios en los individuos.

 

 

 

¿Nos puede contar su visión del Jardín de las Hespérides?

 

Este antiguo mito griego me transporta al lado mas oscuro y oculto del ser humano. ¡ A quien no le gustaría entrar durante el ocaso en este jardín paradisíaco, sagrado y místico, repleto de secretos para morder la manzana prohibida y hallar la juventud eterna !. Caminar por un mundo sobrenatural con fragancia a éxtasis que transciende a la muerte y que está sujeto a la autonomía, aleatoriedad y las sorpresas de la naturaleza que nunca podremos domesticar. Sumergirse en la penumbra y escuchar el dulce cantar tríadico de las ninfas andróginas, guardianas impersonales que entre su seno portan bondad y oscuridad. Doncellas del atardecer que cuidan en plena noche del jardín y de sus delicias para que este no se vuelva silvestre, hijas del que lleva el mundo a cuesta y todo lo sabe. En las profundidades de esta visión y casi en el centro se encuentra la planta misteriosa, de este árbol cuelgan frutos dorados de apariencia inocente y que siempre al saborear su manjar se inician historias tortuosas. En tierras donde habitan dioses que todo lo ven ya puedes ser Atlas, Heracles o Hércules y tener cuidado, porque allí puede encontrarte el fiero reptil de cien cabezas y acabar con el sueño del Jardín de las Hespérides. 

Comentarios

Maria 05/02/2015 04:12 #4
He tenido la suerte de ver y disfrutar varias propuestas escénicas realizadas por Felype. Cada una de ellas refleja la intensidad con la que aborda su proceso creativo, nacido de un profundo conocimiento y dominio de las técnicas escénicas, las cuales utiliza a su antojo, cuál niño que juega con todo aquello que tiene a su alcance,explora todas sus posibilidades y le busca diferentes utilidades. Su inquietud por explorar nuevas formas, le lleva a una constante búsqueda que le aleja de los convencionalismos tradicionales, permitiéndole reinventarlos y transformarlos en nuevas propuestas llenas de elementos simbólicos, analogías y conceptos que incorpora en los elementos que utiliza para crear la atmósfera y la identidad expresiva de su lenguaje escénico. Impactantes y arriesgadas, sus creaciones estéticas provocan una sucesión de estímulos constantes, que hacen que el espectador deje de ser un observante pasivo, para convertirse en ávido consumidor de toda la riqueza con la que queda impregnada su propuesta escénica. Felype, deseo sentir vibrar mis emociones disfrutando de tu creatividad, aprender de tu profesionalidad, pero sobre todo deseo seguir viéndote crecer profesionalmente augurándote un brillante futuro. Un beso enorme.
Laura Murias Bermejo 01/02/2015 22:29 #3
Recuerdo nítidamente aquella primera clase del Máster en Artes Escénicas. Llegué con retraso a la clase ya iniciada de la sesión de tarde. Para contrarrestar mi inmerecido momento de gloria al interrumpir la clase, me senté sin dilación en la última bancada del lado derecho. De inmediato hice una panorámica visual para dejar que mis buenas sensaciones con aquel grupo anticiparan la magnífica experiencia que me aportó un año de tanto crecimiento personal y profesional como aquel 2012. Allí, sin pretenderlo, entró en la escena de mi vida el gran Felype de Lima. Sin pretenderlo, me detuve en su pluscuamperfecto perfil. Al seguir sus pasos con la mirada, comprobé que su porte era elegante y extremadamente exquisito. Ya desde el primer momento intuí que aquel joven albergaba una clase magistral, nacida de una cultura infinitamente selecta. Mis intuiciones no podían ser más acertadas. La conversación llegó poco después, también sin pretenderlo y sin que ninguno de los dos lo provocáramos. Ahora sé que el destino lo había previsto todo al son del más exacto compás suizo... Casi tres años después de tan afortunado encuentro, debo darte mi más sincera enhorabuena, pero, sobre todo, debo darte las gracias Felype por haber abierto en mi vida la estela de un lenguaje nuevo, paralelo al cotidiano, flexible y versátil al que, como al principio, me vuelvo a sentir atraída. Han sido muchas las propuestas escénicas que he disfrutado en todo este tiempo en las que tu latido está presente. Ninguna de tus creaciones sobre las tablas me ha dejado indiferente. Con todas y a través de todas he reestructurado mi forma de entender la vida y mi concepto de las relaciones humanas. Por todo, ello, muchas gracias Felype por seguir desplegando ante mí y ante tu privilegiado público ese magnífico, brillante, poliédrico y virtuoso "Atlas" de vida y esperanzas, sobre esa escuela de risas y llantos que implica el teatro. Muchas gracias por saciar mi ansia voraz de lectura en esos textos espectaculares que solo tu magia escénica crea con la simple apertura de un telón. Nos vemos pronto y brindamos por el prometedor futuro que te espera. Un fortísimo abrazo ;-)
jfviruega 01/02/2015 12:11 #2
Una de mis grandes satisfacciones en esta profesión, es ver crecer y cumplir sus sueños a Felype, un enorme profesional al que conocí hace más de diez años en Granada. Y me alegra que nuestros caminos se vayan entrecruzando y nos vayamos reencontrado a lo largo de la vida, porque tenerlo cerca siempre es muy enriquecedor. Sólo espero que podamos compartir algún proyecto juntos, para no tener que ir contándonos siempre lo que hacemos por separado. Besos a los dos, Felype y Eduardo.
FIOREN 01/02/2015 11:48 #1
Hace años vi un montaje de la Fura des Baus en Mérida y aún lo tengo grabado en mi retina. No recuerdo el título pero no creo que pueda olvidar aquél telón alzándose desde el foso del proscenio con el que soñaron los Humanistas del Renacimiento, ni el autómata gigante de raigambre manierista, que habría hecho las delicias de Giambologna, Buontalenti o Parigi. No he vuelto a ver mejor conjunción de espacio escénico heredado y nuevas propuestas de restitución del Espectáculo, pasando a través de la mirada grandiosa de las ruinas de Pranesi, el mismo Piranesi que introdujo la ruina parlante en la Escenografía casi contemporánea. Estupendos referentes los de Felype de Lima para su obra. Pasado y memoria con criterio. Enhorabuena.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: