E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Espejo XX: Nube-ventana, coche-morada

Espejocoche2 detail

Cada nube se vincula a una ventana y a un espejo. La caducidad del Ilusionismo de lo celeste impulsa un proceso en el pensamiento, un impulso de sentimientos, un impulso que, ante el espejo, se regula y ordena para iniciar un vuelo que, más allá de la ventana metafórica, funde el espejo y la morada para convertir la ventana en espacio abierto: expansión, extensión y, sin duda, autoexploración.

 

 

 

El espejo-ventana, reflejo de las nubes, se presentó con gran belleza en la película Vidas Rebeldes. La nube es objeto poético, Novalis lo constató, Buñuel lo amplió. La nube se une al espejo y al peinado femenino - azulado en el Surrealismo belga - para mostrar un movimiento blanco, invocando a la redondez imperfecta arrastra la melancolía. Sublimación y viaje desde el espejo aéreo.

 

EL CIELO PROTECTOR, película dirigida por Bernardo Bertolucci, con la fotografía de Vittorio Storaro, crea un conjunto de bellos planos inundados de nubes ya recreadas en el texto de Paul Bowles. El desierto y sus cielos definen imágenes de reposo constituidas de soledad y de anhelo, el cielo se convierte en espejo de dos almas enamoradas e incapacitadas para estar unidas.

 

 

 

Ante el contra-espacio, el aire del desierto, con sus espejismos, agrieta a los amantes eruditos. El doble viaje, ingrávido y aniquilador, traduce los senderos de cada camino-espejo que, contemplados por inmaculados y por salvajes, unen lo sensible y lo inteligible. Las nubes de Bowles trazan una imagen rotunda de soledad y de pureza, el espejo se torna en emblema de Culminación, de Creación.

 

 

 

En LOS PUENTES DE MADISON, la actriz Meryl Streep interpreta el personaje de Francesca bajo la dirección de Clint Eastwood que, apoyado en la novela de Robert James Waller, narra la historia de una mujer incompleta hasta la llegada de su gran amor.

 

 

 

Entre puentes cubiertos por nubes, el caballero andante realiza fotografías junto a su guía, Francesca-Polia, dama cambiante, sutil personaje elaborado y definido entre momentos íntimos, entre el baño sigiloso y, ante los espejos de transformación, su peinado se metamorfosea junto al proceso amoroso; descubre ante el espejo su cuerpo desnudo, renovado, sensual.

 

 

 

Meryl Streep tiene en la ventana una aliada esencial para construir un paisaje íntimo y oculto que, comunicado con el espejo del vehículo, muestra la unión de la lluvia con sus lágrimas, la ventana-espejo expresa el inmenso dolor de Francesca.

 

 

 

BROKEBACK MOUNTAIN es una película repleta de espejos, nubes y ventanas. En mi libro sobre la película, indicaba el abismal viento del alma de los dos hombres, vientos azotados de nubes oscuras, con silbidos y un rumor fabricado por un aire iracundo. La ambivalencia del espejo-ventana reproduce la dulzura y la violencia, la pureza y el salvajismo, doble ardor ante las poderosas nubes; ante la incapacidad de llegar al amor, el abismo.

 

 

 

Miro por el ventanal de la Estación. Espejo limpio, vacío inmenso.

 

Las nubes, como los espejos, reproducen la fuerza y la suavidad, las desdichas, lamento de nubes, soplos para Hércules y Caco bajo cielo nuboso. Espejo Nebuloso.

 

Luz y aliento de nubes. Espejo de Jacinto y de Apolo.

 

  

 

Jack y Ennis, los protagonistas de Brokeback Mountain, se unen inmersos en la Naturaleza, el motor. El espejo circular se convierte en objeto poetizado, representa la imagen de la primera despedida, crea una estructura. La camioneta nutre la historia, los espejos del vehículo se alimentan de nubes y de lágrimas. El espejo de la camioneta enmarca a Ennis del Mar para abrir y cerrar la estancia en la montaña arcádica, paraíso ultramundano. El espejo redondo de Eros genera eternidad.

 

¿Cómo podemos conocer y medir la dimensión del amor eterno?

 

Uniones y separaciones. Dolor y frustración.

 

 

 

Ennis, atrapado en las aguas de la eternidad, se une a la ventana-espejo, Annie Proulx lo llamó “el gran ventanal”. La ventana iluminada, soporte de las soledades y de la despedida, se convierte en refugio. Ennis ama intensamente, pero no muestra.

 

¿El Enigma se intensifica con el Acto Contemplativo? ¿El espejo-nube lleva al Ocultamiento?

 

El desamor se expresa en la nube-espejo.

Comentarios

Antonio 09/01/2014 17:57 #3
Cada vez estoy más convencido de que no todas las personas sabemos mirar y ver con la misma profundidad. Suerte que puedo zambullirme con las miradas de otros, como es el caso. Enhorabuena.
Inma González 04/01/2014 11:12 #2
Los personajes de las tres películas comentadas se aman apasionadamente pero siempre en silencio y ocultándose de los ojos del mundo. Solo la naturaleza que no les juzga -el cielo, las nubes o la montaña- será partícipe de su amor. La incomunicación, la melancolía y los convencionalismos será la cara vista de los personajes pero la pasión y el fuego es su verdadera esencia. Gracias Eduardo por tu blog que nos invita a la reflexión.
H desde París 29/12/2013 12:21 #1
Fantástico escrito, ahora cuando vuelva a ver estas peliculas me fijaré más en las nubes y en su significado. H desde París.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: