E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Epílogo: La Anciana

 

Pomona 1

Quiero cerrar la isla de Céfiro con un breve elogio a mi Diosa de la Naturaleza: La Anciana.

La Anciana y el Niño representan una imagen poderosa, crean un ideal humano enmarcado en los panegíricos de la AntigĂźedad, en Cicerón y en Filóstrato.

El culto a la Naturaleza va unido al Canto a la Anciana, imagen femenina que proyecta Sabiduría, que representa el ideal de Belleza: La Bondad.

El mundo anímico que incorpora La Anciana a la vida es hermoso, está repleto de fábulas, de sueños, de alimentos sobrenaturales.

La Anciana es libro dorado de la Naturaleza.

La Anciana, como Pomona, es la diosa de la fruta y de los árboles frutales, de los jardines y los huertos, del olivo y de la vid. La Anciana vive en la isla de Céfiro.

Junto a la Diosa de Roma, Claudiano ubica a la diosa Naturaleza entre las divinidades verdaderas. La imagen de la diosa Anciana se impone por su Verdad, por su Verosimilitud.

La esfera anímica de la Anciana, de la mano del Niño, suma las piezas que definen el paraíso.

€œSomos árboles de la Tierra€ (F.J.B.)

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: