E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

EL AIRE DE GALATEA, LA CUEVA DE POLIFEMO

Aaagalatea1 detail

Las representaciones del mito de Galatea confirma la visión sublime del ideal neoplatónico, materia y alma entran en dialéctica para llegar a los Recuerdos, para adentrase en la Memoria, base del discurso de la mirada a la Antigüedad, para debatir sobre la Mímesis.

 


La imagen de Galatea de Rafael (en la logia de Villa Farnesina) reproduce a la Ninfa triunfal y elevada que, alada junto a la coreografía de cupidos, muestran la belleza eterna, nunca olvidada, de la inquietante Galatea evocadora del lenguaje clásico. Entre Castiglione y Ficini, Rafael rememora a Filóstrato para mostrar la Liberación del Rapto.
El universo de Galatea une aire y agua que, desde la visión de la danza, organiza una reveladora composición desde el prisma de una coreografía con desplazamientos, con movimientos de brazos, con articulación de manos emancipadas por el Ballet.


La Cueva de Polifemo se revela como imagen siniestra que, ocasionalmente, en un paisaje bucólico-pastoril, traduce la imagen de la belleza incompleta. ¿Nos muestra Polifemo el camino de clarificación de los deseos íntimos y prohibidos?

 


Luz y oscuridad iluminan los procesos itinerantes para retornar a la dinámica de las esferas; los movimientos y los desplazamientos en la bella Galatea de Rafael, reconstruyen a la eternidad de la Ninfa desnuda entre velos para ascender entre nubes, entre filtros de aire libre que se llevarán a las alegorías románticas del siglo XIX.
Niké renovada. Personificaciones sobre ideales que construyen una identidad, capaces de unir ideales distanciados para crear la utopía de un sueño.

 


Ante el doble rostro de Galatea y Polifemo, reflexionamos cobre el Cuerpo desnudo; goce y contemplación; sobre la Concha, entre espumas, se crea la danza de estrellas iluminada de modo circular y oval entre atmósferas herederas de Leonardo, el abismo se eleva, nos eleva.

 


El universo de Polifemo genera imágenes enlutadas, un phatos inquietante, revitalizador del doble camino arcádico, emparentado con Afrodita-Venus con determinación; tiempo y crepúsculo desde el poder del vuelo, sueños y combates que permiten actualizar el ciclo de la logia de Villa Farnesina en la danza contemporánea; el ideal del Renacimiento, revitalizado en los ángeles caídos de Jirí Kylian, potencian la imaginación material y espiritual, acumulando materia y espíritu, actividad y pasividad, reposo y movimiento, activo y pasivo, dualismo del vuelo onírico que marca la metapoética del vuelo.


¿Eres soñador?

 

 

 

Comentarios

FIOREN 31/05/2015 11:28 #1
Sin sueños no se vive.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: