E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

David Jiménez, soñador de jardines de luz

Blog1 detail

David Jiménez, arquitecto-paisajista (paisajista-arquitecto), analiza y rememora las representaciones de la Naturaleza desde la unión de la estética clásica y de vanguardia (consulten www.davidjimenez.eu ); como un escenógrafo, narra con la luz y las atmósferas, las visiones integradoras del paraje edénico con las coloraciones del entorno, determinantes para integrar el espacio creado con los paisajes del lugar. Insertar las Hespérides, recrear el Edén, lleva búsqueda e investigación del escenario y del dueño, del origen y de la utopía. Agua y Cielo conforman el emplazamiento esencial para el hombre convertido en Higuera nutrida por frutos dorados.

¿Contamos con nuevas visiones del paisaje? ¿se está innovando?

Por supuesto, el paisajismo y la jardinería esta sufriendo un periodo de redefinición en España, algo que ya ha ocurrido en otros paisajes donde la profesión está implantada en la sociedad.

En los últimos años el paisaje está saliendo del ostracismo en que se encontraba, en mi opinión por culpa del movimiento moderno que la relegó a un segundo plano y que posteriormente gracias Land Art volvió en parte a retomar. A pesar de esto, no ha sido hasta principios del siglo XXI cuando el paisajismo deja de ser la imagen estática del lugar para empezar a ser participe de la ciudad dinámica, es decir adquiere la responsabilidad a la hora de definir ciudad, patrones de comportamiento o desarrollo urbano. Esto último es imprescindible y marca el punto de inflexión, ya que el paisajista deja de ser un simple agente que embellece un territorio para ser un agente dinamizador que estructura enriquece y da sentido al paisaje.

 

Como paisajista y especialista en jardines. ¿Qué intervención realizaría junto a las murallas de Ávila?

Me haces una pregunta compleja, trabajar con un emblema tan potente siempre es complicado y el resultado será controvertido. Lo principal es tener una visión panorámica sobre el monumento, lo que fue, lo que es y lo que queremos que sea. Después de eso es imprescindible trabajar respetando el entorno.

Contestando a tu pregunta, me gusta la idea de muralla como lienzo temporal. Lo que un día protegía y ocultaba la ciudad, es hoy su mayor carta de presentación. ¿Por qué no trabajar con la muralla como lienzo expositivo? Del arte analógico al virtual. La muralla debe ser la charnela de transición entre la ciudad analógica a la virtual, un vector de esparcimiento y desarrollo, similar a lo que supuso el gürtel para la ciudad de Viena.

En este sentido plantearía un parque anular, excéntrico y dinámico, que se desarrollaría durante varias décadas y donde incorporar programas tanto culturales como sociales para coser la ciudad antigua con la contemporánea.

 

Destaca las propuestas expositivas del año 2014.

Lo cierto es que mi debilidad es la fotografía. Filtra la información de una manera muy interesante, polarizando la realidad. Para mi esto es vital, puesto que muchos de mis proyectos nacen de sensaciones, imputs o experiencias. En este sentido la fotografía me dota de herramientas que no consigo con otras manifestaciones artísticas. Así que si he de destacar alguna propuesta, esa es World Press Photo 2014.

 

¿Dónde esta el jardín ideal? ¿Cómo se construye?

El jardín ideal está en nosotros y lo construyen nuestros recuerdos. Las experiencias dan forma a nuestro carácter. Barragán decía: “Mi hogar es mi refugio. Una pieza de arquitectura emocional, no un lugar frío de convivencia”. El jardín se relaciona con el individuo de forma similar. Te podría contar como es mi jardín ideal y esa imagen estará influida por los ardientes veranos en Alicante, el aspecto de césped recién segado, el olor a cloro en la piel de mi padre o la fragancia del pino piñonero.

¿Cómo construirlo? Hay que saber trabajar la experiencia vital del usuario. Para mi trabajar con el recuerdo es imprescindible, sacar la pistas adecuadas. A partir de ahí, tejer un tapiz de imputs que relacionen las experiencias vitales con la naturaleza, siempre sin perder de vista que el jardín evoluciona y por lo tanto hay que pensar en cuatro dimensiones.

 

Describe el Jardín de la Hespérides de Hércules.

El jardín se encuentra en un entorno agreste, fresco y luminoso. La tierra es roja y la atmósfera clara.

Se accede a través de tres sendas de piedra caliza. Estas recorren un territorio de pinos, cipreses y cedros, conduciéndonos a una colina de vegetación rojiza.

El color pálido de los caminos contrasta con las masas de lentisco, enebro, romero y jara que jalonan los márgenes. El aroma forma parte del paisaje.

Desde ella el horizonte se funde con el mar. Masas de pyracantha y berberis a modo de setos silvestres, alimentan a las aves y protegen el interior del jardín. Cada una de las sendas comunica con un acceso, y junto a este, una higuera, su fragancia nos da la bienvenida al jardín. En el interior, un desorden aparente desdibuja el jardín, que a modo de huerto va definiendo un territorio oculto gracias a pequeños setos de laurel, eleagnus y nerium oleander. Es un huerto con topografía, arroyos y sendas. Un paisaje transformado deliberadamente que pertenece ya al territorio en el que se ha implantado. Tras los setos, el huerto  se aclara, los cítricos brillan bajo el sol y los prunus florecen en tonos violetas, rosas y blancos. Junto a estos, formaciones de vides marcan el camino hacia el centro del jardín. En él, protegido por un aro de agua en movimiento, aguarda un manzano dorado.

Comentarios

Jfviruega 01/01/2015 19:53 #3
Fantástico artículo, tanto por el entrevistador como por la contribución del entrevistado. Espero que volvamos a coincidir los tres pronto. Un abrazo.
Irene 28/12/2014 22:24 #2
Me ha gustado mucho la entrevista. Quería darle a me gusta en el comentario anterior pero por error le he dado a no me gusta y como no puedo modificarlo quiero que quede constancia. Saludos.
FIOREN 28/12/2014 11:23 #1
Me parece fascinante la forma de hilvanar todo, las murallas como pantalla sobre la que proyectar imágenes a manera de escenografía, el land art y los jardines del Renacimiento, además de la visión teatral a la manera del arte y la ciudad helenística, llena de sorpresas, de giros y perspectivas espectaculares, de un espacio urbano de disfrute estético, hedonista, que contribuya al bienestar del individuo. Nuevas visiones de viejos asuntos. Me encanta.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: