E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Beatriz García

Bea detail

Beatriz García es Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca y Magíster en Museografía y Exposiciones por la Universidad Complutense de Madrid, además de haber realizado cursos de doctorado del Programa de Cultura Contemporánea en la Universidad Politécnica de Valencia.

Tras una década de experiencia profesional desarrollando proyectos culturales muy diversos, en 2011 regresé a Ávila para iniciar, junto con Rubén Jerónimo, mi propia aventura empresarial: Micelios, proyectos culturales, una experiencia empresarial novedosa que a partir de la lógica del trabajo en red desarrolla proyectos culturales que favorecen el desarrollo sostenible de los territorios en los que actúa.

1-¿Qué desatacaría de la cultura y del arte en Candeleda?

 

Candeleda tiene una arquitectura popular muy interesante, en el casco antiguo hay bastantes ejemplos de casas entramadas bien conservadas, otras muchas han desaparecido, pero aún resulta fácil hacerse una idea de conjunto e imaginar cómo era la vida en las calles hace no tantos años.

En cuanto te alejas del casco, las nuevas edificaciones empiezan a convivir con los sequeros de pimentón, lo molinos y alguna casa de labor que han quedado “atrapadas” por la ampliación urbana pero aún conservan su uso: sus gallinas, su pequeño huerto… el pueblo sigue oliendo a pimentón cuando se acerca el otoño.

 

Y quizás es precisamente lo que se esconde detrás de estos contrastes lo que más me gusta de la cultura candeledana, su patrimonio intangible y el saber mantener su identidad rural a pesar de los cambios de las últimas décadas. El pueblo ha sabido conservar saberes, costumbres, técnicas y una forma de entender la vida con muchas enseñanzas para el momento actual.

 

2-¿Cómo le afectan la luz y los colores de la Sierra de Gredos?

 

Tengo la suerte de asomarme a la ventana cada mañana y ver el macizo central de Gredos, es impresionante. Por un lado transmite una sensación de estabilidad y de permanencia en el tiempo absoluta pero, por otro lado, la sierra es distinta cada día. Llevo desde marzo viendo cómo iba avanzado la primavera, trepando por la ladera de la montaña y cómo van cambiando los colores cada día a medida que avanza el verano.

3-¿Considera valioso el legado cultural candeledano? ¿Cómo se tienen que configurar y definir los museos de Candeleda?

 

Candeleda tiene un legado cultural muy rico y, desde luego, tiene un papel muy importante que jugar no solo en el pasado, también en el presente y el futuro del pueblo.

 

En los últimos años se han desarrollado muchas acciones para salvaguardar y restaurar este patrimonio, la última la apertura del Museo Etnográfico de Candeleda. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, con el patrimonio, claro, pero también con los candeledanos y candeledanas.

A lo largo de estos años he desarrollado muchos proyectos de puesta en valor del patrimonio, la mayoría con una finalidad clara de atracción de turismo cultural, que es lo que percibo en Candeleda, y estoy convencida de que estos proyectos no tienen sentido si no se involucra a la población, si no se les brinda la posibilidad de participar de manera activa en la conservación y valoración del patrimonio y se aúnan a los objetivos de revitalización económica, una apuesta por la revitalización social y cultural estos proyectos no sirven de nada.

 

Esto tiene mucho que ver con el tema de los museos en Candeleda, ya hay varios, además del Etnográfico, está el Aula Temática de Pimentón, alguna iniciativa particular más y el Castro Vetón, muy bien conservado y señalizado para la visita.

 

Sin duda están desempeñando un buen papel en la conservación y promoción del patrimonio local, pero también es una acción muy limitada, resulta necesario que estos centros involucren a la población y den respuesta a necesidades culturales y sociales locales, no solo al interés de los visitantes y turistas que se acercan a conocer el lugar.

4-¿Qué paisajes reales y de ficción le emocionan?

 

Son muchos los paisajes reales que me emocionan… por supuesto Gredos, a pesar de lo cotidiano, me sigue impresionando mucho la vista del Almanzor cuando llegas desde Madrid. Justo al contrario me encantan las atalayas, el Castro Celta y el paraje de Chilla, son sitios que te trasmiten una sensación de inmensidad increíble.

 

De los paisajes de ficción, me quedo con los paisajes románticos de Friedrich, supongo que me atrae algo similar en estos cuadros a lo que me gusta de los parajes de Gredos.

5-¿Ha encontrado su paraíso?

 

Nunca me he planteado buscarlo… aunque intuyo que no tiene mucho que ver con un lugar real.

Llevo desde los 17 años viajando y viviendo en diferentes ciudades: Salamanca, Madrid, Mérida, Valencia, Dublín, Santiago de Compostela, Ávila… siempre me han fascinado las ciudades antiguas, los entornos singulares. Pero no he encontrado el paraíso en la parte física de los sitios, creo que el paraíso tiene que construírselo cada uno y tiene más que ver con las dinámicas que estableces con el lugar donde vives, con las rutinas, la satisfacción de las cosas que haces, laborales o no, y sobre todo, con las personas que te rodean.

6-¿Cómo interpreta los cambios que transforman la localidad?

 

Candeleda ha seguido una dinámica de cambios muy similar a la de otras localidades de la zona. La cercanía de Madrid y los atractivos naturales han hecho que el pueblo creciera mucho, ligando este desarrollo al turismo de segunda residencia y a la construcción.

 

Además coincide con un momento de cambios en la agricultura, el tabaco ya no es rentable y esto unido a lo anterior hace que a crisis se note bastante.

 

Pero a pesar de este panorama de crisis, creo que Candeleda tiene muchas potencialidades para salir adelante, un montón de recursos que otras localidades no tienen y que es un buen momento para aprovecharlas.

 

Ya hay algunas iniciativas explorando la agricultura ecológica, además se está apostando por la creación de una marca de calidad para el cabrito, y seguro que se me escapa algún proyecto más.

Creo que esta revalorización de los productos, de la producción artesana y de ese patrimonio intangible que comentaba al principio de la entrevista puede ser una de las claves para que las transformaciones que vivamos en Candeleda en los próximos años tengan que ver con un futuro más sostenible.

7-En este momento ¿tiene un sueño, una utopía?

 

Cada mañana me rondan la cabeza unas cuantas utopías… tengo siempre un montón de proyectos en mente, algunos difíciles de materializar.

 

Hablando de Utopía, colaboro habitualmente con Utopic_Us, un espacio de coworking de Madrid que define sus valores en la intención de transformar el mundo a través de los proyectos que surgen y se desarrollan allí. Me encantaría poder montar un espacio así en Candeleda, un espacio de coworking rural en el que la gente que tiene nuevas ideas pueda desarrollarlas y se encuentre con otras personas con las que compartir inquietudes, además de organizar actividades de todo tipo. Pero, al menos de momento, es más un sueño que un proyecto materializable, en Madrid este tipo de espacios funciona muy bien pero en un sitio como Candeleda, serían necesarios muchos apoyos públicos para conseguir que fuera viable.

Comentarios

Isabel Hernández 30/06/2013 13:17 #1
Tuve el placer de conocerla en el año 2005 cuando estuve trabajando en Arenas de San Pedro. Siempre es un placer saber de la gente que has conocido pasado el tiempo y ver que le va bien con sus proyectos. Un saludo Beatriz

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: