E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Arnold Taraborrelli

Aarnold detail

Arnold Taraborrelli es uno de los grandes maestros de actores y de bailarines; como los humanistas, relaciona todas las artes para unir pintura con danza, teatro con escultura; como los Surrealistas, tiene como motor el juego y la imaginación para recorrer los espacios de libertad, las ensoñaciones que le llevan por los caminos amarillos, amarillos solares e insondables para sus vivencias y para sus greguerías, para los sonidos del agua y de las onomatopeyas que marcan los ritmos de los senderos en metamorfosis.

Junto a Miguel Narros y a Layton, Arnold define el mágico triángulo de la Belleza de Eros que, unida a la Verdad de la Escena, revelan el mapa de sus clases de expresión corporal, el néctar para los actores del método; para sus discípulos (Begoña Valle, Helio Pedregal, Ana Belén, Carlos Hipólito, Nacho Duato, Carmen Machi,…) es una pieza esencial en sus procesos creativos transversales.

 

El cuerpo edificio lleva a la imagen del artista como un árbol. Arnold se viste de Apolo para visitar a Saturno, fecundando el sueño desmentido del Crepúsculo de su amado Guisando; bajo los árboles de Bego y Helio, original y preolímpico, compara los cielos de Gredos con los pintados por Tiépolo para unir la realidad con los sueños. Con la Lira de Orfeo, Guisando, une platonismo con surrealismo, marcando la Comedia de la fugacidad del Tiempo. Titánico, como Begoña Valle, bajo la sombra de un laurel, ensalza el carpe diem. En su apuesta por la voluntad, se convierte en Luz para todo creador.


1-¿Qué desatacaría de la cultura y del arte de Guisando?

 

Para mí el arte de Guisando manifiesta su propia identidad del paisaje y claro, en este paisaje siempre hay murmullos de la historia de España, entonces, si escuchas bien puedes saber las cosas que han pasado por allí, pero para mí más que nada es el ritmo de las montañas, de los árboles, de los espacios entre los árboles y los espacios entre las ramas de los árboles, de los movimientos de las hojas, el sonido del agua… siempre hay sitios donde está cayendo el agua bajando las montañas y también de los movimientos de las nubes que siempre van cambiando… todo ello es un arte constante y en constante movimiento y el movimiento es mi trabajo. Visitar ese lugar me llena muchísimo. También cambian los sonidos y las estrellas, en Guisando puedes contemplarlas muy bien porque en el cielo de Madrid nunca se ve de esa manera y además puedes escuchar el “cu-cu” del búho y el trabajo del pájaro carpintero. Es un placer estar allí porque está lleno de cosas bellas.

 

¿Cómo le afectan la luz y los colores de la sierra de Gredos?

 

Respondo a lo que veo y a lo que escucho como esas sinfonías importantes de los grandes compositores como Samuel Barber, Gustav Maher, Bach o Richard Strauss en contraste a Mozart o Johannes Strauss que no los veo por allí, y sobre todo lo veo por los movimientos de las hojas y de toda la naturaleza, y claro, están reflejando luz todo el tiempo y la luz tiene sonido, entonces oigo mucho. Al ver el paisaje en continua transformación también vivencio una melodía musical. Claro que tienes que dejarte ir porque tienes una invitación, tú tienes que ir con ello, si la montaña está diciendo ven conmigo, ven conmigo, ven conmigo…tú tienes que ir, entonces vas con tus ojos y haces el viaje y es muy bonito porque te devuelve muchas cosas. Tienes que participar porque en la vida la gente no participa son como plomos y entonces se pierden mucho.

¿Qué vivencias y emociones le unen a Begoña Valle?

 

Esta pregunta es algo personal, pero fíjate que el trabajo que ha hecho Begoña y Helio con su casa, que yo sé cómo era antes esta casa, han hecho realmente una obra de arte, entonces yo tengo la fortuna de conocerles a los dos hace muchos años y la fortuna es que ellos me invitan a participar y a existir en sus vidas que también son una obra de arte porque viven en una obra de arte. Es muy importante para mí y luego he trabajado mucho con Begoña y conjuntamente en la enseñanza compartiendo puntos de vista en común. Como estamos tan tranquilos juntos, tenemos la oportunidad de poder conversar con uno y otro y compartir y comparar notas sobre nuestro trabajo. A lo mejor tenemos que controlarlo un poco para no ensuciar la vista con nuestra conversación pero también llega a ser algo cotidiano o algo así. Lo mejor de todo de tener una amistad con Begoña es que es muy generosa y además disfruta de verme pasarlo tan bien participando con su paisaje, ella es la dueña de ese sitio y para mí es un honor y un precioso regalo. Y claro, cada vez que vuelvo de allí estoy mucho más lleno, relajado y preparado para empezar ya la tarea. Existe un lazo muy estrecho de casi 40 o 50 años casi, en el que unimos la faceta de trabajo en común y la faceta personal y emocional de vivencia de la vida. Nuestra relación es un honor y un regalo maravilloso para mí, es también como un trabajo porque hay que mantenerla viva e ir enriqueciéndola, es una responsabilidad pero muy bonita. Y luego como estamos en una especie de “cuna” que han creado ellos, nos es más fácil hablar de nuestros problemas en el trabajo o con la enseñanza de una manera más creativa y constructiva, que eso es una oportunidad que no tiene mucha gente, es como ir al cielo para hablar porque en definitiva es eso.

2- ¿Cómo vive los museos?

 

Yo recuerdo la primera vez, la primera semana, los primeros días que vine a Madrid. Era por la noche y fui al Prado, claro que no podía entrar, entonces dormí toda la noche en un banco pensando que adentro de ese edificio había Goyas, El Greco y Velázquez…y yo decía ¡Oh, Dios mío, es demasiado!, ¡casi sentí las vibraciones por las paredes…! ésa fue mi primera visita al Prado, recuerdo esto con mucho cariño.

 

Los museos son muy importantes y yo los trato como casas mías, personales, claro que es más fácil en Inglaterra porque los museos son gratis y tú puedes entrar cuando quieras como en tu casa. También hay exposiciones particulares que hay que pagar pero también existen descuentos.

¿Con un itinerario?

 

Cuando voy a los museos yo siempre voy con una idea de ver una o dos cosas cada vez, por ejemplo cuando voy a Londres, la primera cosa que hago siempre es visitar la Galería Nacional e inmediatamente voy a ver los tres cuadros que hay de Johannes Vermeer, que me encantan. Entonces voy a ver cómo están y luego voy a ver otras cosas claro, pero siempre hago esto. Y dos cuadros que hay de Antonello da Messina que son maravillosos, y hay otro cuadro de Jesucristo con su mano dando la bendición pero parece que él se equivocó, entonces lo borró y pintó otra encima, parece que es una película, parece que está moviendo la mano porque en realidad hay dos, la antigua mano todavía se ve. Yo voy allí para que me dé la bendición.

 

Siempre hay un itinerario pensado de antemano antes de visitar cualquier museo aunque también si es un museo desconocido voy a ver lo que hay. De vez en cuando tengo la necesidad de ver a Sorolla entonces voy a su casa porque me gusta mucho y se encuentra cerca de mi estudio.

 

Suelo visitar con frecuencia a unos mismos pintores porque para mí es una necesidad de curar al enfermo que tienes, entonces voy a ver a Van der Weyden por una razón emocional que tengo que solucionar y a ver los ritmos de ese cuadro y los viajes que hay, es como una medicina y me ayuda muchísimo, es como el teatro que tienes que conseguir una especie de catarsis emocional, viendo los cuadros también.

¿Qué pintores y escultores admira?

 

Es difícil enumerarlos porque son muchos y de otros tantos también me gustan algunas de sus obras pero sobre todo, Goya, Velázquez, Leonardo, Sorolla, Rogier van der Weyder, Picasso, Kandinsky, Willem de Kooning, Max Ernst, Caspar David Friedrich, la pintura flamenca, Franz Kline, Giorgio Morandi…etc.

 

En escultura recuerdo cuando me impresionó algunas de Degas, me encanta Chillida y la manera que tiene de interpretar los espacios y ubicar sus obras en espacios abiertos como su Elogio del horizonte en Gijón, también me gusta Henri Moore por esos volúmenes con los que trabaja tan insinuantes…

 

Pero yo creo que para contemplar la pintura uno tiene que dejarse llevar y observarla desde varios puntos de vista, no solo frontalmente sino colocarse a la derecha del cuadro o a la izquierda o más abajo…porque las sugerencias son totalmente diferentes, pasa igual con la escultura uno tiene que rodearla para captar mejor la idea del artista.

3- ¿Qué destacaría de su trayectoria?

 

Casi toda mi existencia y mi vida está en mi trabajo y mi trabajo es una acumulación de experiencias desde mi infancia. Todo está relacionado con lo que hago hoy en día, la pintura, la música…entonces tengo que decir aunque suene algo cursi, que mi vida es mi trabajo y mi trabajo es mi vida. Hago referencia a esa frase que dice: “Yo no enseño lo que sé, yo enseño lo que soy” entonces enseño lo que soy qué es lo que he vivido, mis experiencias…y claro que en mi trabajo hay educación, educación con participación pero no solo información aprendida, hay información con experiencias. Y como soy como soy entonces mis experiencias son también teatrales y la vida se convierte en un teatro y ya estamos otra vez en el mismo dicho de Shakespeare “el mundo es un escenario y somos todos actores” y yo estoy haciendo muchos papeles.

 

La enseñanza es mi vida, mis clases son de muchas cosas, hay gente que me pregunta ¿qué enseñas? Y digo –no lo sé. Francamente, en las clases hablamos de muchas cosas y los alumnos salen curados, no solamente se llevan una información, también han experimentado una transformación de alguna manera con la experiencia que han vivido. Por eso intento que mis clases sean distintas, hacemos casi las mismas cosas pero cada clase es distinta porque hay otras razones para hacerlo cada día.

4-¿Qué paisajes reales y de ficción le emocionan?

 

Por ejemplo desde aquí a veces hay cielos totalmente despejados que me emocionan pero otras veces hay grandes desfiles de nubes que son realmente alucinantes y yo creo que Madrid tiene algo muy especial en ese sentido, una vez escuché que Madrid tiene unas nubes “velazquianas” y siempre cuando estoy en la calle miro y digo ¡anda esto!, ¡es alucinante las formas que hay en el cielo prácticamente todos los días…y que además van cambiando!

 

También en Londres hay una vista desde el puente Tower Bridge junto al Támesis que me encanta porque veo el Big Ben, las casas a los lados del río, el agua que cruza la ciudad y luego recuerdo toda la historia de la ciudad que va con esas aguas y también pienso en The Globe Teather y las cosas que habrán pasado en ese teatro…ese paisaje me gusta muchísimo. Cuando voy a Londres siempre voy a un puente para ver el río, es un placer enorme.

 

También me encanta de ver la línea del mar cuando está tranquilo, que es solamente una línea y el cielo. También recuerdo playas maravillosas en Puerto Rico donde he tenido la ocasión de estar solo, donde hay una arena blanca preciosa y unas palmeras llenas de cocos y ninguna persona, eso es muy bello pero claro estoy hablando de los años 50 donde solo había 2 o 3 hoteles, ahora…Ufff! ya está destruido, vamos.

 

También en mi trabajo yo invento paisajes, son los de ficción, por ejemplo ahora estoy montando una coreografía que tiene que ver con los personajes de C. Dickens, entonces el otro día les decía a los alumnos, - mirad, hay que buscar y enséñenme la niebla en el ambiente, dónde esas personas pueden esconderse en las calles para participar con la niebla y poder robar a los ricos más fácilmente -, entonces este paisaje por ejemplo es ficción y ayuda a construir el personaje por que el paisaje influye en la manera de andar, de moverse el personaje. A veces traslado paisajes reales al trabajo y otras veces pinto los paisajes en mi imaginación, también dejo que cada alumno imagine el suyo propio, que a su vez será diferente y “espero” que cada uno tenga el suyo, sí, yo los veo en sus caras.

 

5-¿Ha encontrado su paraíso?

 

No…bueno el paraíso lo hace uno diariamente o por lo menos lo intenta. Por ejemplo cuando hago una clase realmente excitante o maravillosa como la del otro día que funcionó divinamente bien es como llegar al paraíso, sí, porque llegué a casa tan contento…y de haber participado en algo conjuntamente con ellos, con mis alumnos, y claro, de ese trabajo conjunto salió el paraíso. No sé si fue porque comencé la clase diciéndoles que tenían que pensar en su responsabilidad para la construcción de una catedral y que cada uno era un ladrillo, que pusieran su ladrillo para al terminar la clase que tuviéramos construida entre todos una catedral, y claro, cuando todo el mundo está pensando en su responsabilidad también sale un paraíso.

 

De todas maneras esos paraísos existen con mis alumnos, a nivel personal no tengo… ja,ja,ja…bueno, yo llego al paraíso escuchando música aunque puedes llegar al paraíso de muchas maneras, por ejemplo estaba escuchando las noticias el otro día de Rita Hayworth porque en Londres van a poner una exposición de sus 10 mejores películas y recordándola a ella y de las experiencias personales de verle en pantalla cuando yo era tan joven, también fue un momento de escapar al paraíso con ella y sobre todo porque hoy en día ¿quién habla de Rita Hayworth? Fue estupendo.

 

Siempre hay paraísos personales y gracias a uno mismo puedes viajar a ellos, si mantienes el espíritu abierto pasan muchas cosas y también uno tiene que seleccionar lo que quiere que tenga efecto. La vida está llena de infinidad de cosas y tienes que aprovechar al máximo.

 

A los paraísos a los que viajo siempre son diferentes, estoy solo y acompañado, en algunos hay naturaleza y en otros, arquitectura, otro paraíso al que viajo son los puentes de Santiago Calatrava porque tienen música y me encantan, también los templos de las diferentes épocas, Angkor Wat en Camboya…etc.

 

6- ¿Dónde están las claves de los maestros docentes?

 

Qué pregunta tan difícil…Oh, yo creo que hay una mezcla de generosidad y de una curiosidad que tiene el profesor hacia el alumno para entender lo que necesita y ver de qué manera le puede ayudar con sus conocimientos y experiencias. Ser generoso y tomarse el tiempo necesario que uno gasta para participar en conjunto con el alumno…y amor, creo. Yo amo a mis alumnos entonces por eso yo quiero ayudarles y participar con ellos lo más posible. Es un amor muy especial y lo digo en el sentido más bello. También el hecho de ver al alumno que se esfuerza te llena de satisfacción porque en cierta manera da sentido a lo haces, a tu trabajo. Podría decir que el intercambio entre el maestro y el alumno es clave.

 

También creo que los maestros tienen estar con la antena puesta todo el tiempo para captar lo que pasa en la vida y poder también transmitir al alumno esos conocimientos y vivencias. Hay que estar rico y cargado de las cosas de la vida…

 

Luego hace falta disciplina que es como la matemática de la creatividad, la matemática de Bach, la matemática de arquitectura, la matemática del diseño, de los cuadros…es importantísima. Y disciplina no solo para el trabajo de uno sino para la vida misma, además con ella la vida se hace mucho más apreciable, estás participando en ella y con tu antena todo el tiempo recibiendo muchas vibraciones sino… recuerdo una frase que dice “No mates el tiempo, mátate a ti mismo que es más fácil”, ¡es terrible pero es tan verdad…! cruel pero verdad.

 

7-¿Cómo vive la Naturaleza?

 

Creo que la naturaleza te invita a participar con ella, eres tú que tienes que saber mirar y escucharla, también abrazarse a un árbol es llenarse de vida…

 

Pero vivo la naturaleza en contacto directo con ella, trasplantando unas plantas, regando unas flores, cuidándolas para que no lloren. Vivo con ella mirando sus árboles, por ejemplo cuando voy al estudio hay unos cuantos arboles antes de llegar y yo siempre voy tocando los árboles hasta que llego a la puerta, el contacto con su corteza me resulta muy agradable y además estoy recibiendo energía y eso lo hago todos los días cuando voy al estudio, cojo un árbol y le doy una vuelta, cojo otro y le doy otra, y como están ahí no puedo ignorarlos y además, ellos saben muy bien quién soy, seguro.

 

8-En este momento ¿tiene un sueño, una utopía?

 

Me gustaría que existiera una mejoría para los tiempos que vienen pero sé que cada vez es más difícil y todo va empeorando progresivamente. Lo que está pasando en el mundo es horrible y me da mucho miedo…Yo creo que desde luego si la gente tiene más colaboración con la naturaleza porque mira estos problemas del tiempo…. la tierra bajo nuestros pies está empezando a desaparecer, la gente se tiene que dar cuenta, estamos matando nuestro propio mundo. Nuestros pequeños gestos como seres humanos también son importantes y tienen consecuencias más tarde. Por eso es importante la cultura y el teatro, para enseñar lo que está pasando, no se puede abandonar la cultura como están haciendo algunos gobiernos ahora. Pero por otro lado, creo que la cultura también va a existir sin los gobiernos, la gente va a inventar otras maneras de hacer teatro, ya está pasando y me parece maravilloso.

 

¿Pero a nivel personal Arnold, tienes algún sueño que te gustaría realizar todavía?

 

Ja,ja,ja…mi muerte. Que esté presente cuando me muera, en primera persona, ser el protagonista absoluto, ja, ja,ja. No, yo no lo sé. No sé. Porque hay veces que pienso que el año que viene voy a terminar y me jubilo pero luego digo -¡pero Arnold, no se puede, no sé cómo voy a hacerlo!- voy a intentar trabajar un año más, ¡espero llegar! Y si llego pues entonces un año más y si también llego pues un año más y así. Eso sí me da miedo, la idea de no trabajar, de no dar clases, porque si no doy clases ¿quién soy?, oh… tengo que seguir y tengo que buscar otra manera de hacer las cosas porque físicamente estoy encontrando muchos cambios en mi cuerpo por la edad, es normal. Esto también requiere mucha más atención por parte de los alumnos, pero bueno, ya se verá.

 

También hay una cierta tristeza que estoy pasando últimamente que tengo que superar, no sé cómo pero tengo que hacerlo. Por ejemplo, no puedo viajar tanto como antes a Londres y a otros lugares por mi problema de diálisis y por no poder andar tanto como antes, entonces esto me produce una tristeza…y no sé cómo voy a superarlo… Ahora por ejemplo mis viajes a Guisando son mucho más limitados que antes, ahora no puedo pasar muchos días aunque entre todos nos coordinamos para sacar el máximo tiempo para estar juntos.

 

En fin, volviendo a la pregunta creo que mi sueño será ser nuevamente el hombre de hojalata y andar por el camino amarillo junto a Dorothy hasta un paraíso o hasta Guisando.

Comentarios

Javier 17/12/2013 17:41 #11
Si quereis saber más cosas sobre la figura de Arnold, hay una Película Documental, que se llama: Dos Palmas!! Arnold Taraborrelli Os dejo un trailer: http://www.youtube.com/watch?v=GNykk5t4wRY
Mila Cobo 18/07/2013 16:59 #10
Tuve el privilegio de tenerte como MAESTRO cuando tenias tu estudio en la calle libertad de Madrid, fíjate si han pasado años...me tenias alucinada y hoy al leer esta entrevista me he emocionado enormemente .gracias Arnold
Valva 26/06/2013 15:48 #9
Me recuerda a los sabios de la antigüedad, que no eran solamente especialistas en una materia (en física nuclear, en relaciones internacionales o tácticas de mercado). Antes que conocerlo todo de casi-nada construían su propia visión del mundo y solo entonces podían asimilar el arte, su propio contexto vital, la ética... y admirarse al tiempo del prodigio transformador de la luz penetrando en los cuerpos,.. y enseñar su vivencia inmediata con la expresión corporal, y discutir con la mirada, y vencer con un silencio. Esa sabiduría es rara, una vez se encuentra, no se quiere perder.
Laura Royo 24/06/2013 16:05 #8
Arnold es un ejemplo de como aunar vida artística y personal . Es un maestro. Un lujo de enseñanza..;-)
Miguel Moreiras 23/06/2013 13:30 #7
¡Inconmensurable ARNOLD, te AMO!
LUIS CORRETJÉ 23/06/2013 10:25 #6
Tuve el privilegio de descubrir de su mano, a través de sus ojos un millar de paraísos bellísimos, como son los cuadros de los que habla. Arnold es un ejemplo de vida dedicada a la belleza y a la enseñanza de un mundo que desgraciadamente estamos haciendo desaparecer. Volver a escuchar sus sabias palabras me llena de añoranza. ¡Brindo por este gran MAESTRO! el más grande que nunca tuve y tendré.
Puchi 22/06/2013 15:53 #5
Cuánta belleza, sabiduría y amor. Maravillosa entrevista. Maravilloso Arnold.
Vene Herrero 22/06/2013 10:51 #4
Arnold, el paraíso es poder compartir contigo, tu generosidad es nuestro paraíso. Gracias por enseñarnos a MIRAR, a AMAR, a VIVIR.
RESU MORALES 20/06/2013 11:45 #3
!DIOS MIO! !ES MARAVILLOSO TENER EL PRIVILEGIO DE CONOCER A ESTE ANGEL DIVINO! !Y YO LO HE TENIDO! !LO TENGO TODAVÍA! !SIGUE CON NOSOTROS ARNOLD! !HASTA EL FINAL! Y LUEGO..!LLEVAME CONTIGO POR LAS NUBES, HACIA LAS ESTRELLAS!...!TE QUIERO TANTO!......GRACIAS POR TU MAGIA, POR DAR SENTIDO A MI VIDA. DEJAME SEGUIRTE...SIN DEJAR DE VERTE Y DE SENTIRTE.....NO ESTÉS TRISTE, POR QUE TU VUELAS Y NOS HACES VOLAR HASTA TOCAR EL CIELO. PUEDES LLEGAR DONDE QUIERAS. POCOS ANGELES VUELAN TANTO COMO TÚ. SIGUE VOLANDO Y DEJAME SEGUIRTE.
carmen arribas 17/06/2013 09:15 #2
A través de su arte veo su alma, el canto de su corazón con forma hace que sus ecos en el vacío retumben sabidurías. Hombre que vive porque inventa, saborea la vida porque nace en cada instante, no la guarda en un cajón, la da, la gasta, la regala, la comparte… sabedor de las cosas que importan, la felicidad es su camino. Su sencillez es la puerta a la alegría, abre sus brazos con música dejando entrever los mitos revividos que evocan un pasado humano, el amor y lo bello dentro de un tiempo que da luz y fuego. Sus ojos brillan contra todo, feroces, limpios, radiantes, intocables y además azules porque es hombre marino, profundo. Sus manos sensibles me sitúan en el transcurso de los días, vuelan sus palmas, dudan tiemblan, envuelven espacios como un canto o como animalitos que se mueven a su antojo y que yo, atónita, las miro. A diario saca a pasear a su poeta para recrear y vivir su propia obra, pintando poemas de movimiento con y sin palabras, exaltando a la imaginación y excitando la curiosidad. Hoy crece como un árbol silencioso en un bosque que resuena, determina sus actos con voluntad terrena y aliento floral, contempla las montañas en su fuerza y su calma, aprecia los días pausados y luminosos, las flores que huelen, la lluvia en primavera, los árboles que a su lado se mecen dulcemente, el aire que tiembla… presencia ese “aquí” real de un mundo siempre hermoso, tranquilo y bueno. Te quiero Arnold.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: