E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

ALEJO MORENO, BAJO LOS ÁRBOLES DE INCIENSO FLORIDO

Aaaalejo moreno detail

ALEJO MORENO, cineasta, creador de documentos ingeniosos y transversales, sus relatos rememoran las representaciones visuales de los clásicos ciclos iconográficos; concatena y yuxtapone, revitalizando las enseñanzas del Cubismo y del Constructivismo, para definir narraciones humanistas en montajes ingeniosos, elaborados desde el conocimiento y la investigación, desde la unión de la pantalla y el lienzo que, ensamblados, se apoyan en el poder de la Naturaleza, en la sempiterna presencia de sus paraísos alimentados por la leche del Edén.

 

 

 

¿Qué puedes contarnos del Documental que has dirigido?

 

"La vida a 5 nudos" es una inmersión en la vida íntima del barco más representativo de la Armada española, el buque escuela Juan Sebastián de Elcano. Pero la idea es escapar por completo de la imagen de postal que de él se ha transmitido hasta la fecha, esa en la que se ven a los oficiales vestidos de un blanco impoluto surcando el mar en un velero que parece lamido por Don Limpio. El buque es una historia de esfuerzos, dedicación y transmisión de conocimientos.

 

A mi me ha enamorado su quijotesca forma de navegar como hace cien años, las sensaciones a bordo, el contacto a flor de piel con el mar, el hercúleo esfuerzo de su dotación, un grupo humano complejísimo condenado a entenderse y coordinarse para que todo funcione como debe a bordo.  

 

Elcano es un barco gaditano, pero a bordo oyes todo tipo de acentos: murcianos, gallegos, andaluces de todas las regiones, canarios, catalanes, vascos, sudamericanos de aquí y de allá. Es decir, el buque podría tomarse como una metáfora de lo que significa esa palabra tan maltratada y sin embargo tan rica en matices como es "España"... una metáfora muy hermosa porque toda esa gente está unida por el esfuerzo, por el trabajo bien hecho y por las horas de soledad ante la inmensidad del mar, ante los problemas cotidianos y las estrecheces de todo tipo, con todo lo que implica eso. Esto une mucho de manera natural, sin aspavientos. A mí me resulta ejemplar.

 

Imagino que más de uno que lea lo que he escrito sobre España ya me estará encasillando, osea, soy consciente del fregado en el que me he metido al mencionarlo, pero me da igual. No obstante haré el leve esfuerzo de recordar lo muy "españolistas" que eran los miembros de la generación del 27 o un señor nada sospechoso de reaccionario como Don Manuel Azaña... Hay muchos prejuicios y conceptos por revisar.

 

 

 

 

-¿Qué presencia tiene la Naturaleza en tus creaciones?

 

Pues creo que es omnipresente, incluso cuando no aparece.. porque su ausencia es el tema cuando no está en pantalla.

 

En el caso de "La vida a 5 nudos" la naturaleza tiene una presencia rotunda y nos habla. Hago un inciso para explicar que cuando menciono la película, lo hago de la que yo he concebido, que es un documental de 120 minutos, no de la que se emitirá en televisión.

 

Retomo. El Mar hace que te quede muy claro quien manda aquí y te puedo asegurar que no es precisamente el hombre... Es una sensación de sobrecogimiento tremenda pero puede llegar a resultar agradable porque te ayuda a desprenderte de todo. Es agradable recordar que en el fondo somos muy poca cosa, un cascarón en mitad de la inmensidad. Quitarse importancia es de lo más liberador.

 

En el resto de mi trabajo, pasado y futuro, estará siempre muy presente mi infancia bipolar, rica en paisajes andaluces. He vivido entre Granada y Sevilla, que son dos ciudades con una fuerte presencia natural pero lo más opuestas del mundo

 

Para los barcos de vela
Sevilla tiene un camino;
por el agua de Granada
sólo reman los suspiros.
    


No puedo prescindir de ninguna de las dos, son dos amantes muy celosas. Podría tratar de explicarte el impacto que ha tenido el universo de jardines y el agua pero temo ocupar más espacio del prudente en este blog. Significa mucho para mí; desearía recuperar ese espacio vital para mi vida en algún momento. Te diría que es incluso doloroso no disfrutarlo diariamente... Lo que ocurre es que el cine es una amante aún más exigente y me obliga a permanecer en Madrid, donde todo esta presencia de lo natural se ve muy mermada... incluso agredida.

 

-¿Cómo valoras tu trabajo en Días de Cine? ¿Qué aporta Días de Cine?

 

Hay varias ópticas desde el que abordar esa pregunta.

 

Como entré tan joven (apenas con 21 años de edad) desde el punto de vista personal ha sido un poco como mi campo de pruebas y mi particular Universidad. DDC es una fuente de conocimientos porque la persona que elabora la información es su propio alumno, por lo tanto nuestro trabajo resulta una fuente perpetua de estímulo.

 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/dias-de-cine/dias-cine-luces-ciudad-80-anos/999754/

 

Bien es cierto que los recursos con los que hemos contado históricamente y en el presente son muy escasos y esa batalla permanente contra los elementos puede llegar a ser muy agotadora, hay temporadas en las que uno necesita relajar el nivel. Pero quizás debido a esas carencias, también gozamos de la autoría total de lo que firmamos.  En el programa he podido hacer todo tipo de experimentos visuales y dialécticos acerca del cine con total libertad, algo que es inaudito no ya en el espectro televisivo nacional, si no que me atrevería a decir a nivel mundial: Ya no hay espacios de libertad para reflexionar con libertad y Días de Cine lo es. Hay que decirlo, vivimos momentos dramáticos para la comunicación: La batalla berborreica ha sustituido a la discusión fundamentada y la honestidad en la expresión de pareceres, a la conveniencia mediática ¿Crees que si viviera Don Miguel de Unamuno querría participar de éste espectáculo? Yo pienso que no. Pasolini se murió (lo asesinaron) a tiempo para no horrorizarse comprobando cómo se cumplían las peores de sus predicciones. Ese tipo de intelectuales son imposibles hoy día, hay demasiado ruido.

 

Creo que nuestro público (muy fiel por cierto) sabe valorar que DDC es otra cosa.

 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/dias-de-cine/dias-cine-naranja-mecanica/612180/

 

Aparte quiero subrayar que la manera en que se aborda el cine en el programa no es estrictamente teórico o un simple bombardeo de datos. En general tratamos de hacerlo cercano, tratamos de no agredir al espectador con nuestra supuesta sabiduría. El equipo del programa entiende que el cine es algo que está vinculado a todas las ramas artísticas y a la vida en general, lo que permite hacer un reportaje de un estreno o un especial de tal o cual director, pero también tratarlo como herramienta de análisis de temas históricos o de la actualidad, como generador de sensaciones y un larguísimo etcétera que espero sea interminable.

 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/dias-de-cine/dias-cine-viaje-culpa-europea/513629/

 

Sobre mi aportación al mismo, eso lo tienen que valorar otros. Puedo decir si acaso que durante mis ocho años a bordo creo que, en general, mi trabajo y mis aportaciones han contribuido a su innovación permanente, y han sido apreciadas por los sucesivos directores que han capitaneado el programa. Eso sí, el día que lo abandone vendrán otros que lo harán igual de bien o mejor. DDC ha funcionado casi siempre como imán de gente muy interesante y con cosas que contar. No nos necesita a ninguno de nosotros. El formato (mientras se respete su independencia) es más grande que los redactores que lo hacemos.

 

 

 

Todo lo malo que pueda tener trabajar en Días De Cine es en realidad característico de lo peor de trabajar en TVE pero no estrictamente responsabilidad del programa.

 

-¿Puedes realizar un balance sobre el cine español del 2014?

 

Creo que ha sido un buen año, raro, pero bueno. Se puede ver claramente que el cambio se está instalando en la manera de afrontar la producción, que algunas taras y abusos han sido sorteados por una generación nueva que viene con muchas ganas de crear y de hacer las cosas bien, con honestidad, buscando al público o la gloria, pero buscando hacer algo con sentido. Esto es enormemente positivo porque además se han hecho películas interesantes y variadas. En España conviven el talento de películas de corte comercial como "La isla mínima" y "El niño" con otras llenas de ansias experimentales "La jungla interior" o "Loreak" Ah! Y subrayo que además todas ellas con un peso específico en cuanto al trabajo de la imagen.


Quizás mi gran duda sea con respecto a la sostenibilidad de todo esto. Esta generación de cineastas que está aflorando (al contrario que la que ocupó los espectros culturales de la recién inaugurada democracia) está condenada a la falta total de recursos y a la pérdida de protagonismo social del arte al que se dedican. Dejando de lado los cuatro o cinco éxitos de masas, siempre muy apreciables, me pregunto si otro tipo de cine es posible. El cine tiene un problema porque el país en su conjunto lo tiene. Hay grandes creadores pero ¿Hay lugar para ellos? ¿Hay lugar para el cine en España? ¿Hay espectadores que quieran consumirlo? No estoy formulando una pregunta retórica, que conste.

 

El otro día comentaba con mi padre "El arca rusa" de Sokurov. Estaba entusiasmado con la película y, como es obvio, todas sus alabanzas iban dirigidas al director. Yo le quise transmitir que aquella maravilla efectivamente nace de un talento artístico descomunal, pero que no era cosa atribuible sólo a él. Esa película es el éxito de toda una cultura y de todo un país que la apoya y financia, que la distribuye y que la consume. Sin la conciencia del pueblo ruso de su propia importancia cultural en el mundo, esa película jamás podría haber existido. Y de nuevo me pregunto ¿Es tiempo para los creadores cinematográficos en España?


 
-Describe el Jardín de las Hespérides

 

¿Te refieres al que está oculto en un carmen de Granada, allí por el carril de las tomasas o al que queda en la calle del Agua en Sevilla? Los frutos y las ninfas que hay en uno y otro varían sensiblemente, pero la experiencia tiene la misma intensidad en ambos casos.

 

Comentarios

FIOREN 04/01/2015 11:55 #1
Este de hoy es simplemente un relato de supervivencia. La del barco por esos mundos de la "mar marina" se decía en el siglo XVI. La de la cultura y el cine en nuestros tiempos. Siempre difícil. Decía recientemente un maestro premiado por su labor en la escuela y sus métodos innovadores sobre las tan traídas "competencias" que no se trata de competir con los demás de manera salvaje sino de competir contra uno mismo, de superarse al fín para mejorar. Y en no pocas ocasiones es el mismo viaje del "agua de Granada, por la que reman sólo los suspiros". Sólo queda echarle ánimo. Enhorabuena.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: