E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Aarón Sanromán

Aarón Sanromán es un creador que ha llegado a la Edad de Oro; al tiempo, ama la Edad de Piedra para desarrollar su pasión por la pintura y por el cine que, desde los descensos y caídas, con Orfeo e Ícaro, ilumina los mitos y los laberintos; estamos ante un amante de Fausto que necesita la luz de Apolo.

Una de sus musas es Ofelia, un amor que comparte con su amigo Sergio, ambos recorren las aguas melancólicas de la doncella; entre el cine y la pintura, las metamorfosis van conformando una parte importante de los escenarios de Sanromán. Cada relato pintado se nutre de cavernas y avernos que traducen la oscuridad de la Naturaleza. La potente imaginación del creador se dispara con las potentes tensiones que marcan gestos y pigmentos, manchas y fisuras representativas del elemento marino.

 

El artista lucha para metamorfosear la Tierra desde el sombrío velo de su pincel y desde su cámara secreta.

 

¿Cuál ha sido la luz que no has sido capaz de olvidar?

 

Durante mi primera visita al Museo del Prado experimenté instantes inolvidables, luces inolvidables, El Bosco, Tintoretto, Tiziano, Ribera, Murillo, El Greco, Velázquez,… sin duda un viaje histórico irrepetible, una sensación de desvirgamiento visual, de deshimentación. Pero aquel comienzo me había preparado para algo todavía más catártico. Una entrada a la caverna de Platón, allí descubrí las sombras de un futuro aún por vislumbrar, en una habitación a oscuras se encontraban las “pinturas negras de Goya”, a oscuras porque intentaban ocultar los errores con las que el ser humano había manipulado los originales al pasarlos del muro al lienzo. Allí había abstracción, impresionismo, cubismo, surrealismo, expresionismo, tras aquella luz o más bien falta de la misma. Ocultaba las verdades del día que iluminaba las otras salas del Museo, tanta luz de día me estaba dando ganas de dormir.

 

¿Qué buscas al entrar en un museo?

 

En un museo, como en la vida, se buscan emociones. El arte es emoción, sentimientos. Cuanto más profundo es el viaje, más pura es la emoción, y el mismo viaje es un aprendizaje emocional. Según la capacidad de percepción, sea del mundo sensible o del mundo inteligible, se vislumbraran los misterios de una obra y se alcanzarán sentimientos relativos a lo percibido por cada individuo, según su estado de ánimo, su situación social, personal, y económica, según su educación, intelecto y su capacidad amorosa y sexual…

 

¿Ha encontrado su paraíso ideal?

 

Mi paraíso ideal es la terraza de la casa de mi infancia en Saiáns, Vigo. Desde allí se escucha el mar y las islas Cíes decoran el horizonte que en el pasado ocultaba el fin del mundo. Es una casa de la posguerra, parada en el tiempo. Es el Km 0 de mi vida, allí nació todo.

 

¿Crees que en el arte está todo inventado?

 

Creo que esa expresión no existe ni en el arte, ni en la ciencia, de la misma manera que aún nos queda como humanos mucho por descubrir sobre nosotros mismo todavía queda mucho por descubrir del Universo que nos rodea. Si es cierto que el arte se alimenta de conflictos, porque ningún artista puede crear tranquilo, con tranquilo me refiero a la ausencia de tragedia, y que quizás el arte de comienzo de siglo se ha caracterizado por su regurgitación del siglo pasado, por el acomodo sobre lo ya concebido. Pero no es sino un reflejo de esa situación de transición que está derivando hacia una nueva eclosión social, sistemática y está claro que el arte como espejo histórico va a vislumbrar todo lo que está pasando y va a pasar. Lo que está claro es que hace falta un cambio y, aunque siempre nos damos cuenta demasiado tarde, está llegando.

 

La mitología siempre ha sido un tema imprescindible y recurrente en el arte ¿qué tiene tu obra de mitológica?

 

El inframundo de Hades. Antaño un reino del que era mejor no hablar, hoy en día más presente que nunca, aunque siga oculto tras nuestras máscaras de protocolo y evolución. Los formatos de mis obras son esculturas de devoción al objeto debido a que la sociedad actual se caracteriza por la adoración a la carcasa, al envoltorio, al objeto, somos una sociedad consumista y materialista. Una manera muy simple de huir de la verdad, de la muerte, y la verdad hay que buscarla, siempre está visible aunque no queramos verla. El inframundo representa para mí el reino de oscuridad que esconde nuestro lado oculto, de ahí el casco de invisibilidad de Hades. Avaricia, rencor, odio, envidia, son algunas de las características esenciales del ser humano, siempre estarán ahí, no hay que temerlas porque son sentimientos naturales. Hemos pasado un momento histórico dónde el petróleo sigue siendo el objetivo y principal causa de guerras, hambre, basura y con ello muerte. El petróleo representa lo oculto, lo fósil, es lo que simboliza que el inframundo está cada vez más presente, intoxica los mares, el reino de Poseidón. Y hace que la Industria siga funcionando, contaminando y quebrando el cielo, el Olimpo, reino de Zeus. De ahí que mi obra siempre contenga el material más representativo, además de porque la textura y el color son inigualables.

 

¿Dónde tiene cabida el mundo femenino?

 

Dios es mujer, la Naturaleza es mujer. Yo solo soy un engranaje o canalizador de ayuda a la comprensión de esta idea. Un receptor de amor de madre. Pero lo bello de la Naturaleza no es solo la parte con luz y colorida, en donde florecen las plantas y renace la consagración de la Naturaleza orquestada en una gran danza de energías. La Naturaleza también son flores secas y muertas y putrefacción, noche y Luna. Ofelia hilvana ambos mundos femeninos generadores del ciclo vital. El río donde navega su cuerpo inerte sirve de espejo de su belleza imperecedera, de las flores que ha cogido y que todavía beben del agua, y de Millais, Waterhouse, e Ingres, Odilon Redon, Schiele,.. y ocultan la muerte que alimenta y precede este renacer. El paso de niña a mujer.

 

¿Cómo plantearía un boceto para una escenografía sobre la Gruta del Centauro Quirón, para el ballet de Tetis?

 

El escenario sería un cubo de paredes laterales y fondo negros. Sobre el que se proyectarían (Como si fuesen sombras pero en negativo) figuras monocromas de la naturaleza, y mitológicas, centauro, calamar,... El Cuadrado contiene un esqueleto blanco de un dodecaedro en su interior de manera que estén integrados y el suelo estaría formado por unas grietas luminiscentes que cambiarían de color según la situación dramática de la obra, intermitente y parcial.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: