Silueta original

El callejón de Hamel

Fernán Labajo

¿Y quién lo merece?

Cristiano detail

Si ahora preguntaras a cualquier español , te diría que ganamos con total justicia todos y cada uno de los campeonatos. No así Grecia o la Francia de Zidane, que ganaban sus partidos 1-0, y la mayoría en la prórroga ante equipos que hacían un fútbol más bonito. 

Hace no mucho tiempo, cuando España caía a las primeras de cambio, ya fuera porque nos tocaba un cruce difícil con la Francia de Zidane, o porque un árbitro egipcio anulara goles a diestro y siniestro para poder jubilarse a gusto, solíamos elegir alguna de las selecciones restantes para poder sentirnos ganadores. En mi caso, incluso en eso terminaba fallando, pues siempre elegía las que mejor juego hacían, las que contaban con algún jugador de clase o las que tenían una camiseta realmente bonita. 

 

Así, tras la triste despedida en Francia 98', elegía la Croacia de Boban, Súker y compañía. Lamentablemente, su fútbol valiente y vistoso no tuvo recompensa, y en semifinales cayó ante una sólida anfitriona capitaneada por Didier Deschamps y Zinedine Zidane. Años después, me decanté por la Portugal de Figo y Nuno Gomes, que desplegó el mejor fútbol de toda la Eurocopa de Holanda y Bélgica en el 2000. De nuevo el país galo se encargó de ella en el partido previo a la final. 

 

Años más tarde, los lusos cayeron en "su final" frente a una Grecia ramplona y sin grandes nombres en su plantilla. Los helenos fueron superando etapas a base de una buena defensa y de aprovechar la única oportunidad de gol que tenían en cada uno de los partidos, casi todas ellas en jugadas a balón parado. Entonces me asaltó la duda: ¿Ganan los que no se lo merecen, o es que el término merecer es muy subjetivo? 

 

Para los españoles, la justicia futbolística ha llegado mientras hemos reinado tanto en el mundo como en Europa. Sin embargo, nuestra memoria parece olvidar que fueron muchas las ocasiones en las que pudimos irnos a casa, pero la suerte siempre cayó de nuestro lado. Si bien es cierto que en la Eurocopa de 2008 España desplegó un futbol total, tuvimos dos partidos en los que no fuimos superiores: frente a Suecia e Italia. El primero fue en la fase de grupos. Nos jugábamos pasar de primeros y tras ir empatando todo el encuentro con merecimiento, Villa enganchó un balón en el último minuto y nos mandó a cuartos. El segundo, todos conocemos la historia

 

Lo mismo ocurrió en el Mundial. Además, en esta ocasión, habría muchos símiles con Grecia y su Eurocopa 'ramplona'. No fuimos capaces de demostrar mucha superioridad. Basamos nuestro juego en el toque, pero siempre lejos de la portería. España fue pasando rondas gracias a las paradas salvadoras de Casillas y los goles de David Villa, y nunca ganamos por más de un gol de diferencia, salvo el segundo encuentro de la fase de grupos frente a Honduras. 

 

Algo parecido ocurrió en la segunda Eurocopa consecutiva, la de Ucrania y Polonia. Tampoco desmotramos ser muy superiores al resto de equipos. A punto estuvimos de quedarnos a las puertas en semifinales ante Portugal, y Croacia nos tuvo en su mano en la fase de grupos para habernos ido a casa con cara de tontos. Sin embargo, todos recordaremos el paseo triunfal en Kiev ante una Italia que parecía la Caída del Imperio Romano. 

 

Si ahora preguntaras a cualquier español , te diría que ganamos con total justicia todos y cada uno de los campeonatos. No así Grecia o la Francia de Zidane, que ganaban sus partidos 1-0, y la mayoría en la prórroga ante equipos que hacían un fútbol más bonito. 

 

Por supuesto, la injusticia se ha cebado este año con el Atlético de Madrid y con Francia. Los primeros llegaron a la final después de haber vencido al Bayern y al Barça, mientras que el único rival fuerte del Madrid había sido el City, un equipo que no fue capaz de tirar a puerta en 180 minutos. Ni Portugal, ni Cristiano, ni Zidane, ni Pepe, ni siquiera Fernando Santos, merecen haber ganado la Champions o la Eurocopa. 

 

Ese es el planteamiento de aquellos que piensan que los equipos que hacen muy buen fútbol, pero caen a las primeras de cambio, lo merecen mucho más, como si vencer a Croacia, o al Manchester CIty, o al Wolfsburgo, no tiene ningún mérito. Entonces, si vencer a estos rivales no tienen ningún mérito, ¿Quién diablos merece la victoria? 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: