Silueta original

El callejón de Hamel

Fernán Labajo

Canciones para superar el otoño

10269665 655343817852193 1442000717 o detail

Para combatir el otoño, y para superarlo, la música puede ser un buen aliado.

El otoño es para los valientes. En un país atraído por los extremos, una estación intermedia que te prepara para el frío no está muy bien vista. Huele a humedad, a asfalto mojado, a cambio de ciclo, a nueva era, nuevas tendencias, a verano muerto, a piel blanca, a chimenea encendida… Hay quien se deprime al ver cómo el color amarillo que reina en las calles combina a la perfección con un cielo copado por nubes grises que, de vez en cuando, desatan una llovizna que duele al calar en la ropa. Para colmo, es la época que ha terminado con el verano extrayéndole grados al termómetro cada día, convirtiéndose en el mejor aliado del invierno.

 

Para combatir el otoño, y para superarlo, la música puede ser un buen aliado. El traqueteo de las gotas de lluvia en la ventana pueden convertirse en un solo de batería; el silbido del viento, una melodía de Ottis Redding; y el ritmo que acompaña a la caída de las hojas, un Rock&Roll de Chuck Berry. Sólo tienen que echarle imaginación y dejarse llevar. Por si acaso, me disfrazo de Rob Fleming, protagonista de la novela de Nick Hornby Alta fidelidad, para ofrecerles una lista de canciones para superar el otoño. (Pincha en los títulos para escucharlas)

 

Jump. The Pointer Sisters

 

Una de las pocas cosas positivas de los días otoñales es el olor a café recién hecho con el que estamos obligados a levantarnos. Estudios de universidades que muy poca gente conoce afirman que si te levantas escuchando esta canción de este trío de hermanas californianas que fueron un símbolo del soul en los años 70 y 80, lo harás con una sonrisa. Se recomienda bailarlo como lo hace Hugh Grant en Love Actually.

 

Ain’t no sunshine. Bill Wihters

 

Si no puedes con tu enemigo, alíate con él. Que yo sepa, no hay nadie que haya podido evitar el otoño (salvo los países tropicales, que pueden con todo). Ya que no puedes parar la lluvia, ni la caída de las hojas, regodéate en la desgracia. Tómate con calma el camino al trabajo, desafía a las bajas temperaturas poniéndote la chaqueta en el hombro, silba e, incluso, baila esta canción del maestro Bill Wihters.

 

Rain City. Turin Brakes

 

Dice esta canción que “en la ciudad en la que vivo, cuando llueve, lo hace lentamente”. Si no te gusta mojarte, puedes contemplar su belleza desde tu ventana. Quién sabe, a lo mejor encuentras lo que estás buscando, o igual se cumplen tus deseos.

 

She’s a rainbow. The Rolling Stones

 

Estamos cometiendo un error de base: damos por hecho que va a llover y a soplar el viento todos los días del otoño. El sol siempre está al acecho y, de vez en cuando, logra filtrar uno de sus rayos entre las nubes, como si alargara el brazo para sacudirte en la cara y avisarte de que limpies las gafas de sol. A veces, incluso, hasta dibuja un arcoíris en el cielo.

 

Here comes the sun. The Beatles

Y, por supuesto, sé optimista, no pierdas la fe. Ten en cuenta que no hay otoño que cien años dure, ni inverno que lo acompañe. Además, si te fijas bien, esa estela que ha dejado el arcoíris es más larga de lo que pensabas. El tiempo pasa volando y el sol siempre vuelve. Aunque ahora no lo creas.    

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: