Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Una teoría real (o una Real teoría). Parte primera

Quienes me hayan venido siguiendo con cierta asiduidad durante los últimos tiempos, habrán percibido mi preocupación, considero que compartida por la gran mayoría de los españoles, por la degradada situación en la que se encuentran sumidas la sociedad y la Nación. A la crudeza de una crisis económica que dura ya más de cinco años se ha añadido la insoportable carga de la corrupción que, extendida como un cáncer por todos los estamentos e instituciones públicas y privadas, se ha convertido en una asfixiante losa que nos impide levantarnos y que está sumiendo en un estado catatónico a la gran mayoría de los ciudadanos, con la excepción de algunos movimientos teóricamente desalineados, del tipo 15M y Stop desahucios. Y es que, como en el mito de Sísifo, cuando creemos que hemos salido de una, nos amargan la vida con otra aún más gorda, como la piedra que rodaba ladera abajo, cumpliendo el triste destino de nuestro personaje al  tener que volver a subirla a la cima de la montaña.

El problema no es la crisis en sí misma que, con todo lo grave que es, pasará, sin duda, como lo han hecho todas las demás que en la historia ha habido (bastantes, por otro lado). El problema es que, conforme uno analiza lo poco que sabe respecto de lo que ha ocurrido alrededor, se da cuenta de que el pozo hediondo y lóbrego en el que está el país (y El País, también, por cierto) está cavado con las palas de la falta de honradez, el egocentrismo y la carencia absoluta de respeto por los valores esenciales que deben presidir una sociedad sana. Pasemos una breve revista, de más arriba a más abajo:

 

- El Rey: la más alta institución se encuentra en la cuerda floja. A los más que evidentes achaques de salud hay que unir las continuadas meteduras de pata que han jalonado su última trayectoria. No olvidemos el mítico “perdón, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Sumémosle las andanzas de su yerno el enPalmado con la vergüenza que supondría que su esposa e hija de S.M. no compareciera ante la justicia para esclarecer el caso Noos. No me olvido de la Reina, que, ignoro si por compasión o por llevar la contraria a su augusto aunque lejano esposo, está batiéndose el cobre por Cristina e Iñaki. La historia le demandará lo que deba.

 

- La clase política: Mires donde mires, PP, PSOE, CiU, IU... hoy sólo muestran la misma hez y, lo que es peor, pocas esperanzas de regeneración verdadera. Por mi forma de pensar me gustaría que los partidos aprovecharan la ocasión para realizar su catarsis, que tuvieran altura de miras y fueran conscientes de su misión es servir al pueblo, y no servirse de él. Ojalá me equivoque, (sobre todo en un caso) pero no tengo grandes esperanzas.

 

- La clase judicial: manipulada por la política, que nombra y desnombra a su cúpula; de poco fiar, sobre todo cuanto más alta es la instancia a la que uno se dirige. No por ello deja de haber jueces verdaderamente honrados, claro está. No obstante, muchas de sus resoluciones son difíciles de comprender por el pueblo al que sirven. Y no porque el pueblo sea tonto, precisamente.

 

- El periodismo: normalmente influido directamente por los intereses empresariales. Nos manipula y nos engaña cuando quiere. No en todos los casos, claro está, pero uno no se puede fiar de todo lo que cuentan los periodistas. No obstante lo anterior, son verdaderamente necesarios para la sociedad democrática. Un lujo del que no podemos prescindir.

 

- Los “agentes sociales”: paniaguados casi todos. Tanto sindicatos como asociaciones empresariales viven esencialmente de la subvención pública. Pastan del presupuesto. Graves escándalos han presidido sus trayectoria (la PSV, por ejemplo) desde la retirada de “los de verdad” Marcelino Camacho y Nicolás Redondo. Los de ahora, mejor ni mirarlos. Y de los del puro, ¿qué vamos a decir? Para muestra un botón: Díaz Ferrán. Poco edificantes son sus conductas. Y encima, se permiten el lujo de impartir doctrina. En fin.

 

- La clase funcionarial: podemos y debemos trabajar más y mejor al servicio del ciudadano. Lo tengo muy claro.

 

- El Deporte: esto que es de lo poco que se nos da bien últimamente está esencialmente viciado: dopaje, mercantilismo, negocio...

 

Podría seguir describiendo lo que ya todo el mundo sabe, pero por eso, precisamente, no quiero seguir haciéndolo.

 

Hasta aquí la primera parte de mi teoría, la descripción de los hechos y de nuestra situación. La semana que viene, expondré la que yo creo que podría ser una buena solución. Espero que estén interesados en conocerla y, si lo consideran adecuado, apoyarla y hacerla propia. Hasta entonces, pues.

 

¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.

Si prefieres hacerlo en privado   blogdemerchan@gmail.com

 

SÍGUEME EN TWITTER  @mersanlu

Comentarios

Luis Alberto Merchán 18/02/2013 21:56 #5
Buenas noches a todos. Aprovecharé este escrito para contestar a todos. Javier: Te refieres a la demagogia, que no es más que apelar a los sentimientos del pueblo para ganarse su apoyo, pues bien, apelo a los sentimientos del pueblo, sí, pero con una intención catártica, nada más. La Nación ha de levantarse, y, habiendo cosas buenas en ella, que las hay, hoy, lamentablemente pesan más las negativas. La crisis es una oportunidad para el cambio, pero para el cambio de verdad, no el que sirve para que nada cambie, para que todo siga igual. Porque, si eso es así, todo este sufrimiento habrá sido en balde. Magia: La esperanza es necesaria, evidentemente. Pero lo que yo digo no es incompatible con ella, sin duda. de hecho es plenamente complementario. La solución de la semana que viene es, en mi opinión, una puerta abierta. Una necesaria puerta abierta, me atrevería a decir. José: Antes de nada, no acabo de adivinar quién es el paisano al que se refiere y cual es su peripecia. Espero que me lo confirme. Respecto de lo demás, a lo mejor la segunda parte de mi teoría sirve para responder a su primera argumentación. Digo a lo mejor, porque es sólo una posibilidad. Sobre la demanda de hacer referencia a nombres concretos, revise el post, porque a mí me salen al menos quince referencias expresas a personas o entidades. Y si usted detesta al Rey, puede que haya sorpresas. Gracias a los tres por participar
José el de Setúbal 18/02/2013 20:17 #4
Saludos Don Luis. Habla usted que al Rey la historia le demandará lo que deba, pues mire NO, se lo demando ahora y que devuelva él y toda su prole todo el pecunio que se han metido en las alforjas, sea el Rey o el Sursum Corda. Dice usted en referencia a la clase política que le gustaría equivocarse sobre todo en un caso, a mi me gustaría equivocarme en todos porque no distingo que haya más hedor en unos que en otros, incluso quizás aventurandome como mentalista puedo intuir que en el que le gustaría a usted es en el que huela peor. Al respecto del periodismo, la manipulación torticera de cuando acontece la tiene de ejemplo en el trato que recibe un paisano mío. Y dicho esto debería usted mojarse un poquito más que es muy fácil darle cañonazos a los mosquitos sabiendo que no va acertar a ninguno y más cuando estos tienen nombres y apellidos. Una preguntita para MAGIA, cuando hablas de Esperanza te refieres a Esperanza Aguirre? Porque es la única que anda por ahí, la otra se quedó como hace 3 milenios dentro de la Caja de Pandora.
MAGIA 17/02/2013 21:38 #3
Digamos que es una correcta exposición de motivos... No de acuerdo del todo... Pero aun así deseosos de conocer sus teorías sobre la solución a todo ello... en todo caso... La palabra esperanza... Espero que este incluida... Tanta desazón, tanta desconfianza... Quizá alguien debería mencionar a aquellos que hacen lo correcto, a aquellos que de alguna manera contribuyen a las distintas teorías de "la solución".
Javier Carazo 15/02/2013 20:01 #2
Desde luego Don Luis que todo lo que mencionas es criticable incluso que todos debemos de cambiar y reflexionar pero atacar a los 3 poderes del Estado de Derecho incluso como he leido hasta al llamado cuarto poder me parece un grave error por no hablar de la crítica a los politicos y funcionarios, es lo fácil, no se debe generalizar y en mi opinion hoy mas que nunca es defender lo bueno que si que lo hay y mucho en los 3 poderes del estado de derecho que tanto nos ha dado defender a los politicos honrados que son la mayoria y defender a los empleados que dia a dia levantan el pais es momento de racionalidad y por favor no mas demagogia barata tipo la señorita de juventudes socilas que se la cae el dinero del bolsillo, es momento de sensatez y no de intentar manipular a un pueblo que eta sufriendo y busca culpables donde lo principal son las soluciones, aunque comparto el analisis de los hechos en gran parte sobre esos hechos tambien hay q destacar los buenos.
Javier Carazo 15/02/2013 19:49 #1
Desde luego que todos debemos de reflexionar y mejorar D. Luis pero poner el punto de mira en los 3 poderes del estado hasta del 4 que tambien lo citas es lo fácil por no hablar de la crítica a los politicos y funcionarios...también en estos momentos de crisis es bueno poner un punto de racionalidad, menos populismo y por favor NO demagogia para dar carnaza al pueblo hambriento.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: