Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Salamanca lo merece

Decía el fundador de los jesuitas, San Ignacio de Loyola, que €œen tiempos de desolación no hacer mudanzas€, o como tradicionalmente se ha citado €œen tiempos de crisis no hacer mudanzas€. Algo así como: si las cosas están complicadas, mejor no introducir cambios que puedan empeorarlas aún más. Quizás sea cierto, es decir, quizás sea un aserto. Si lo dijo el fundador de la que históricamente ha sido la orden de mayor importancia e influencia, algo tendrá de verdad, digo yo. No obstante, la tozuda realidad, la insobornable fuerza de los hechos a veces nos demuestra que a veces sí que es necesario mutar ciertas cosas a fin de que la situación mejore.

Me explicaré. Antes del último fin de semana de mayo gran parte de los componentes del Ayuntamiento de Salamanca eran distintos a los que hay ahora. €œPoco cambio ha habido ah퀝 dirá, no sin razón, alguno. Efectivamente, es cierto que no ha cambiado el signo político de quienes tienen la responsabilidad de gobierno, sin embargo los líderes de cada grupo municipal sí que han cambiado. Julián Lanzarote fue alcalde de nuestra ciudad durante 16 años. En una trayectoria tan larga como la suya hay todo tipo de actuaciones: unas muy acertadas (como el cambio a mejor que ha dado la ciudad), otras normales (como una correcta gestión en el día a día) y otras mejorables (como sus reacciones impulsivas que todos conocemos). No obstante, en líneas generales, el bagaje ha sido positivo. Por ese motivo, el pueblo salmantino, que no es tonto, supo respaldarlo hasta en cuatro ocasiones. En el lado socialista ha habido distintos rivales: Aquiles Magide (por cierto Âżqué habrá sido de él?) y posteriormente, Fernando Pablos. Los paupérrimos resultados cosechados por el PSOE salmantino no han sido un aval importante para ninguno de ellos. Poco se pueden valorar sus actuaciones porque Âżhubo realmente actuaciones? Ahí dejo la pregunta. Sin embargo, lo que sí que ha habido durante los últimos años en la política local es demasiada crispación, poco respeto por el otro, escasa, si no nula colaboración leal e institucional y, desde luego, un mal ejemplo para toda la ciudadanía. No olvidemos que la principal función de los políticos, aparte de la de gestionar con diligencia el bien común, es la de ser un ejemplo de toda la Sociedad a la que representan y ante la que rinden cuentas con periodicidad.

Afortunadamente, y enlazo aquí con la introducción del post, las cosas en Salamanca han cambiado para ir a mejor. Dos personas nuevas ocupan la alcaldía y el liderazgo de la oposición. Dos caracteres, dos talantes, dos actitudes responsables y distintas de lo que había.

Por una parte, tenemos nuevo alcalde. Rectifico, disfrutamos de un nuevo alcalde. Alfonso Fernández Mañueco ha traído aire fresco a la Casa Grande salmantina. El trabajo como seña ( lo demostró en una infatigable precampaña, lo continuó en una intensísima campaña y lo está corroborando en sus primeros días de alcaldía), el respeto por las ideas de los demás como identidad y el afán por escuchar a todos, a los que opinan como él y a los que discrepan, como hoja de ruta. Esa es la receta propia de Mañueco. La receta que le ha convertido en el alcalde con más apoyo de la reciente historia democrática salmantina. Y enfrente, en la discrepancia pero no en la lucha barriobajera, aportando coherencia, crítica constructiva y lealtad institucional Enrique Cabero. Todo una evolución respecto de lo anterior.

Y Âżquién se ha visto beneficiado directamente de esto? Que no lo dude nadie: los salmantinos (en masculino plural, que en español incluye al género femenino). Sin duda alguna, aunque la situación nacional sea crítica, al menos, en nuestra ciudad podemos reconciliarnos con la clase política. Ojalá en todas partes pudieran decir lo mismo.


ÂżNo estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.

Si prefieres hacerlo en privado
blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: