Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Primer aniversario

Después de unos días de asueto veraniego intento retomar mi periódico contacto bloguero con los lectores de Tribuna de Salamanca. Digo intento, porque después de haberme aislado del mundanal ruido durante los últimos quince días, he caído de nuevo en la dura realidad, esa que nos tiene a todos deprimidos, y a mí, el primero. Creo que lo conseguiré.

En estas, que me doy cuenta de que este post supone el primer aniversario del blog de Merchán. Fue el viernes 5 de agosto 2011 el primero en el que mi cabeza asomó por la esquina de este nuevo y brioso proyecto editorial e informativo. Con alguna ausencia, debidamente justificada, eso sí, mis opiniones, ideas, deseos, admoniciones e incluso paranoias han venido llenando todos los viernes la página virtual que me tienen asignada.

En aquella ocasión opté por la declaración de principios: hablaba de mi no querida corrección política, lo cual no quiere decir que sea injurioso o irrespetuoso, de mi afán por el debate, de mis creencias religiosas y el alcance de las mismas€Ś Hoy, casi un año después he de realizar una confesión: me considero mucho menos dogmático y bastante más abierto de lo que era el agosto pasado. También reconozco que, no por ello, he renunciado a mis creencias ni a mi ideología, pero hoy estoy más seguro de una cosa que hace un año: cuanto más piensa, cuanto más vive, cuanto más conoce uno, es mucho más consciente de su pequeñez, de su falibilidad y de que los demás siempre pueden tener una parte (mayor o menor) de la razón.

Y no quiero decir con esto que me ponga de perfil, nada más lejos de la realidad. Lo que hago es ser más consciente de que TODOS nos podemos equivocar y que TODOS podemos ver las cosas de maneras distintas sin que estas sean mejores o peores. De perfil, nada: sigo defendiendo la vida humana, los valores de la España constitucional, la Nación, los derechos de las víctimas del terrorismo€Ś y algunas otras cosas esenciales.

En lo demás, cada vez menos dogmático. No sé si eso es bueno o si eso es malo. No sé si alguien lo sabe.

Tómenlo ustedes como una nueva declaración de intenciones. Sea así.

PD: Lo del Rey es ya de traca. Annus horribilis no, horribilisimus. Espero que la caída de la persona no sea una premonición de la caída de la Institución que representa. Por el bien de todos.


ÂżNo estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.
Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: