Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

La instrucción y la educación

Vivimos en la Sociedad de lo fácil, de lo sencillo, de querer sólo lo que no nos cuesta, y no me refiero a coste de dinero, sino de esfuerzo. Los valores que se transmiten de continuo, los que le llegan a los chavales a través de los mil y un cauces que están a su disposición, son los del tener más que el otro, ser más guapo, vivir mejor y todo ello, a ser posible, sin dar un palo al agua.
No les culpo. En la TV, en el cine, en Internet, en la política, en el fútbol en todos los lados prima más el TENER que el SER. Una suerte de “Mujeres, hombres y viceversa” pero trasladado a todo en la vida real.

Esta es una sociedad de usar y tirar. Un ensayo razonado, en el que se desarrolle una tesis sólida, con aportación de datos y evidencias hoy no vale nada, es maculatura. Hoy lo que vale es una microidea esbozada en los micro ciento cuarenta caracteres de un tweet. Siempre que ese tweet se convierta en trending topic, claro. Pero eso es relativamente fácil: está al alcance de muchos, demasiados, quizás.

Por ello, las convicciones de la gente pueden ser tan febles como el peso en kilobytes de esas microideas... una pluma en el viento. De la misma manera, la fuente inagotable de conocimientos para nosotros hoy es la wikipedia. ¿Quién se para a contrastar la información en las fuentes originales? Ya casi nadie. Y yo el primero.

La cosa empezó a torcerse cuando aquel ministro de Franco (como ven, los lodazales nauseabundos de hoy en día hunden sus raíces en la ominosa, e inevitable para la vida de algunos, dictadura), para defender su reforma educativa bramaba diciendo aquella sandez de “más gimnasia y menos latín” a lo que otro procurador en Cortes, por supuesto no menos faccioso, facha e indigno merecedor del aire que respiraba y de la vida en definitiva, contestó aludiendo al origen latino del gentilicio de la gente de Cabra, del que era oriundo Solís (el deportista). No contaré la anécdota, porque está muy manida, aunque cualquiera que quiera conocerla no tendrá más que teclear estos datos en google (nuestro nuevo oráculo) para conocerla en su totalidad. Hagan el esfuerzo, merece la pena.

Y si esto pasa en la Sociedad, cómo no va a pasar en el sistema educativo... el pasado domingo, una amiga, profesora en una importante universidad privada de Madrid, contaba como, el rector del centro le había pedido explicaciones del motivo por el cual ella era una de las profesoras con mayor índice de suspensos de todos. No se interesaba por conocer la actitud de los chavales, o sobre si ese hecho era consecuencia de algún tipo de carencia material que se pudiera corregir, no. Sólo le interesaba que ella no fuera tan dura, tan exigente, que le dejara de estropear unas estadísticas de aprobados que luego él podría vender como un éxito de su gestión... sin palabras. Uno de mis escasos, aunque fieles lectores, estaba allí delante y sabe que lo que cuento es cierto. Si se pasa de buscar la excelencia y el sacrificio personal para conseguir el objetivo, a buscar que todo el mundo tenga su titulillo medio regalado, se entiende que estemos como estamos.

Y también se entiende que en las manifestaciones de esta semana contra los recortes en educación haya pasado lo que ha pasado en Baleares. Y que luego el pollo haya tenido la desvergüenza de denunciar a la víctima. De cómo los pájaros disparan a las escopetas. Muy propio de un país desquiciado como este.

PD: Espero que los únicos silbidos que se escuchen esta noche en el templo rojiblanco de la orilla del Manzanares sean los del árbitro con el pito. O el silbato, mejor dicho. No por nada, sino por mera educación.

Fotos: Cordobapedia, jutiad.com y elmundo.com

¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.

Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: