Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Empezamos a estar hartos

Empezamos a estar hartos del miedo al mañana, de no saber qué será de nosotros . De escuchar todas las mañanas en la radio las mismas malas noticias. De levantarnos con un miedo atenazador, con una sensación de desconcierto, de no saber el porqué de las cosas que pasan a nuestro alrededor.

Empezamos a estar hartos de que parezca que algunos, como por ejemplo los trabajadores públicos somos los culpables de todo lo que pasa. Hartos de que seamos los trabajadores, los pensionistas y la clase media en general los que tengamos que hacer los esfuerzos que se exigen al país.

Empezamos a estar hartos de que ese ente informe pero no inane llamado €œlos mercados€ haga peligrar nuestro futuro, el futuro por el que llevamos trabajando, unos más y unos menos, muchos años. Hartos también de que unas empresas sin vergĂźenza y , lo que es peor, sin ninguna credibilidad como las agencias Standard & Poors, Fitch y Moodys, que no fueron capaces de detectar el fiasco de los grandes bancos especuladores estadounidenses o que, en el peor de los casos, lo ocultaron conscientemente, sean las que dicen qué es bueno y qué es malo. ÂżY quién dice si ellas son buenas o malas? ÂżWho watch the watcher?

Empezamos a estar hartos de una clase política que ha hecho más bien poco por el bien de la Nación, que somos todos. Hartos de que sólo piensen en sus propios intereses y de que no inspire ni la más mínima confianza en el pueblo. Hartos también de las entidades que representan otros intereses económicos y sociales, como los sindicatos o las organizaciones empresariales no miren más que su ombligo y su beneficio.

Empezamos a estar hartos de un poder judicial en el que la suprema idea que debe presidir su camino, lejos de ser la prudente distribución de dar a cada uno lo que merece, es decir la justicia, sea más bien el lamerle el culo al grupo ideológico al que se adscriben unos y otros.

Empezamos a estar hartos de demasiadas cosas. Y n sólo hartos, sino temerosos, acojonados, intranquilos. Y eso no es bueno para nadie. Ni para ellos, ni para nosotros. Veremos en qué acaba todo esto.


PD 1: Acabemos con una sonrisa. Quién no se haya enterado de la noticia, por favor que la busque. Los intermediarios de los jeques que querían comprar el Getafe no eran más que unos estafadores de tres al cuarto. Especialmente el que se hacía pasar por el supuesto jeque, que no era más que un ciudadano brasileño que trabajaba de camarero en un bar al que iban los ideólogos del chanchullo. Cincuenta euros ganaba por cada día que se ponía el turbante. De traca, oiga.

PD 2: Que yo sigo con mi paranoia zombi, oiga. Y que no soy el único, que conste. Que en los EE.UU. también se dedican a esto. Y si no me creen, miren en este ENLACE.


ÂżNo estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.
Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: