Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Carromero y carroñeros

El pasado verano nos encontramos con la trágica noticia de la muerte en accidente de tráfico de Oswaldo Payá y Harold Cepero, opositores de la dictadura cubana, la cual, por cierto, acaba de cumplir años en estos días, ¡54 años! de martirio a los pobres habitantes de la isla.  

Mala noticia siempre la de la muerte de alguien, sin duda, pero más aún si quienes mueren son personas que están entregando su vida por la lucha en favor de la libertad.

 

El caso es que, el conductor del coche era un chaval español, un joven militante de las Nuevas Generaciones del PP que hacía sus pinitos en política internacional tocándole las narices a Fidel y sus secuaces. Acto encomiable este, por cierto. El de tocarle las narices a un dictador, digo. Supongo que Carromero se creyó importante cuando conspiraba para, ¡oh, gran delito! constituir una agrupación política juvenil de oposición al régimen dictatorial comunista. Pobre hombre,  nunca imaginó lo que le iba a pasar después. El accidente del coche que conducía le va a dejar marcado de por vida, pero no por las implicaciones políticas que está teniendo, sino por la responsabilidad y el sentimiento interno de culpa que, sin duda alguna, le atormenta ahora y lo hará hasta que se muera.

 

Esto no debería convertirse en lo que lo está haciendo; esto no es una guerra entre los que piensan de una manera y los que piensan de otra. Esto no es más que la historia de un gran drama, el drama de dos personas muertas y de un joven con su vida posiblemente, y ojalá me equivoque, destrozada. Por eso me parece especialmente vil y ruin la campaña llevada a cabo  en su contra por la progresía del país. Desde  Cayo Lara, hasta Tomás Gómez, pasando por otros cuantos titirimundis en las que, o se alaba al régimen dictatorial o se intenta sacar rédito político de este drama. Incluso el medio favorito de la izquierda española ha encontrado en esto un buen instrumento para sembrar la duda.

 

Hace tiempo que perdí la fe en que esta gente sea de fiar. Y lo peor es que cada vez tengo más claro que el todo vale es su forma de pensar y de vivir. Menos mal que aún quedan gentes que, incluso con el ambiente en contra, siguen teniendo claras cuales son las prioridades. ¡Chapó!

 

¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.

Si prefieres hacerlo en privado

 

blogdemerchan@gmail.com

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: