Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

20-N

Y como no, ya va llegando la hora de hacer unos comentarios sobre lo que va a suponer la cita electoral del próximo día 20 de noviembre. No obstante, lo dejaremos para la semana que viene y hoy voy a hacer una reflexión a vuelapluma sobre lo anecdótico de la fecha electoral. La verdad es que, por coincidencias de la vida o bien porque las posibilidades que brindaba el calendario no eran muchas, es curioso que se eligiera esa fecha para la celebración de las elecciones.

El 20-N ha sido hasta hace unos diez o quince años una fecha en la que era inevitable ver las imágenes de las reuniones de nostálgicos del franquismo en la Plaza de Oriente o en la misa del Valle de los Caídos. Aquello se veía como una cosa de otra época, de un pasado aparentemente remoto, aunque en realidad no lo fuera tanto. No olvidemos que el dictador rigió los destinos de España 36 años y que murió en la cama (del hospital, eso sí) aunque algunos nos cuenten que tenía una oposición interior feroz. Bueno, eso lo daremos por bueno si creemos a todos los que, a toro pasado, hoy se nos presentan como antifranquistas, entre ellos izquierdistas de salón, sindicalistas de rebajas y todo tipo de progres de alquiler y dudosa valentía. Libremos de este grupo a gentes que merecen todo el respeto, citando a modo de ejemplo, entre otros muchos, a Marcelino Camacho, que este sí que fue un sindicalista estuvo en la cárcel por defender sus ideas. Lo mismo que Toxo, vamos. Ya se sabe que la especie degenera. Siempre se ha dicho que Franco murió el día veinte porque se eligió ese día para desenchufarlo cuando ya estaba clínicamente muerto. ÂżPor qué?, pues nos dicen que para coincidir con la fecha de la muerte (asesinato, más bien) de otro personaje de la historia de España, de cuya imagen y figura Franco se apropió, seguramente en contra de lo que él hubiera aceptado.

Se trata de José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, hijo del dictador (dictador con la aquiescencia del Rey Alfonso XIII, que quede claro) Miguel Primo de Rivera y Orbaneja. Curioso e interesante personaje: abogado al que no le interesaba y despreciaba la política, más bien a los políticos, entró en ella con la única idea de lavar la imagen de su padre. Líder de un partido antisistema, revolucionario nacional sindicalista, de corte autoritario y fascista. Un fruto de su época, vamos. Época en la que cuatro quintas partes del PSOE eran exactamente igual de revolucionarias, salvando de esto al grupo de otro honorable personaje, Julián Besteiro; en la que el comunismo€Ś bueno, prefiero no decir lo que opino de aquel comunismo y en la que la derecha democrática y liberal era algo testimonial en un océano de reaccionarios terratenientes, militarotes y meapilas.

Y para que la cosa sea más española si cabe, blanco o negro, de un extremo a otro, pongamos el contraste. Porque ese día, también del 36 como José Antonio, murió el líder anarquista leonés Buenaventura Durruti. Otro fruto de su época: terrorista y asaltador de bancos, con su grupo €œLos solidarios€, con Ascaso y García Oliver (este creo que llegó a Ministro de Justicia o Consejero del ramo en la Generalitat), se dedicó a llevar a cabo todo tipo de fechorías para recaudar dinero a fin de promover la causa anarquista. La verdad es que, si bien sus medios eran vomitivos, he de reconocer que siempre he tenido una cierta debilidad por aquellos libertarios. Al igual que a José Antonio, considero hay que juzgar a estos personajes con la distancia que da la Historia, aún asumiendo lo reprobable de usar la violencia como medio de hacer política. Aunque si examinamos esos convulsos días, nos daremos cuenta de que, en aquellos momentos eso era, lamentablemente, lo normal. Sobre su muerte, en el frente de Ciudad Universitaria, nunca fueron claras las circunstancias en las que se produjo. Por ello, se han vertido varias hipótesis, desde que fue asesinado por la espalda (por sus enemigos dentro del mismo bando, los comunistas) hasta la más creíble, que el óbito lo causó un accidente con su naranjero (un tipo de fusil ametrallador muy usado por el bando republicano).

La conclusión de lo anterior es que, si hace 75 años los españoles nos matábamos por conseguir el poder, al menos este próximo 20-N tenemos la posibilidad de decidir en paz quienes queremos que sean nuestros gobernantes. Aunque sea en una fecha tan históricamente marcada.

------------------------------------------

ÂżNo estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.
Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com



Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: