Silueta2saul original

El base atómico

Saúl Asensio

Senegal con sello Fisac

Senegal detail

Asistir a las sesiones de trabajo de Porfi Fisac es una gozada. Nunca deja indiferente, siempre se aprende, tiene las ideas claras y sabe cómo transmitirlas, con calma y rigor. 


 

El auténtico Fisac ha aceptado el reto de dirigir a la selección de Senegal y en este caso cuenta con un compañero de viaje muy valioso, el francés Stephane Dumas, un hombre imprescindible por su bagaje como jugador, don de lenguas y conocimiento del vestuario, que se va forjando como entrenador y fue el que encaminó a Porfi para aceptar este caramelo a costa de sacrificar el verano con la familia.

 

La Federación de Senegal eligió Valladolid para desarrollar su stage en el ecuador de la preparación con vistas al Preolímpico de Manila. Yo estuve allí, por cierto en el último entreno, acompañado por una apasionada del baloncesto que lo disfrutó tanto como yo, mi sobrina Paula. El Huerta del Rey, un clásico del basket ochentero y templo de la Edad de Oro del deporte de la canasta en Pucela, fue elegido por Fisac como sede de las intensas sesiones de trabajo durante una semana (hasta el 27 de junio). En este periodo, los senegaleses disputaron incluso un partido de entrenamiento a puerta cerrada con derrota por 4 ante Angola, completando una concentración productiva para sus intereses.

 

Afortunadamente Porfi Fisac y Steph Dumas no van a ser flor de un día para Senegal. Con buena visión de futuro por parte de la solvente federación africana, el trabajo de este dúo y sus ayudantes va más allá de este verano y el punto de mira está fijo en el Afrobasket 2017, donde los verdes intentarán el asalto al trono de África.

 

Por ello, Fisac ha dado un paso más allá y al margen de dotar de criterio al trabajo y de disciplina al entorno de la selección, tiene en mente ideas para mejorar las actuales prestaciones del baloncesto de Senegal centrándose en el punto débil de los africanos en cuanto al perfil de sus jugadores, los puestos ocupados por jugadores “pequeños”. Muy poca oferta, provocada en parte por la insaciable necesidad creada en Europa y EE.UU de hombres altos. Para ello proyecta la creación de una escuela donde formar bases y escoltas en un país de perfil predominado por el físico y la potencia en la zona.

 

Porfi imprime su sello y también decide sobre las instalaciones, los horarios y todo lo necesario para el confort del equipo. Va en su ADN, no sólo es un entrenador dedicado a la faceta deportiva y aporta en todas direcciones.

 

En los entrenamientos he visto al Porfi Fisac que conocía y con el que tuve la fortuna de trabajar 3 temporadas en el CB Valladolid, muy exitosas por cierto, con el título LEB Oro y ascenso a la ACB en 2009 y participación en la Copa del Rey 2011. Exigente, motivador, didáctico y directo y a cambio recibiendo del equipo máximo respeto, que no temor, y confianza. No ha necesitado dar una voz más alta que otra para encontrar la tecla, logrando que unos jugadores que no le conocían de nada, que sólo se juntan un mes al año y desarrollan su actividad habitual muy lejos unos de otros, crean en él sin necesidad de hablar el mismo idioma. Ahí también el papel de Dumas es clave para hacer llegar con claridad el mensaje del entrenador.

 

En la parte técnico-táctica el segoviano sabe bien cuáles son las debilidades de su selección y quiere que los jugadores disfruten en ataque y defensa, que crean en su físico sin miedo para construir una identidad, e incide en la evolución táctica, de orden en la pista y en el tiro exterior. Fiel a su carácter, Fisac asume la presión de la mejora de los jugadores y el liderazgo de un grupo que quiere que sea intenso y solidario, que se divierta y se ayude en la cancha.

 

Porfi se trajo a Valladolid a 15 jugadores y decidió los 12 ya en Madrid, antes de partir hasta Filipinas. La verdad es que en las tres sesiones de trabajo en las que pude estar, la selección senegalesa me causó una grata impresión y fui testigo del buen ambiente entre ellos. Entre los interiores reconocí enseguida al jugador del Real Madrid, Maurice Ndour, y poco después vi a Ibrahima Thomas del Cáceres Oro. Además de scoutings anteriores ya había seguido a los aleros que han jugado en la ProA francesa Mendy y Ndoye y al 2.13 de la liga israelí Ndiaye. Muy cercano se mostró el base estadounidense de la ACB Clevin Hannah, nacionalizado acogiéndose a la normativa FIBA, y cuya presencia para el Preolímpico -y también en el próximo Afrobasket-, ha ofrecido a Fisac solidez y liderazgo en el talón de Aquiles senegalés que es el puesto de uno.

 

En la lista inicial de jugadores que Fisac manejaba -le llegaron a ofrecer hasta 70 que están en Francia y 40 en EE.UU, con muy pocos exteriores por cierto, apenas una docena cuya mayoría juega en la liga senegalesa-, aparecían también nombres como el NBA Gorgui Dieng y el ACB Sitapha Savané. Fisac no ha podido contar con ninguno de los dos en la cita de este verano, en el caso del pívot del Gran Canaria, debido a que ha tenido una temporada dura con muchos partidos y a sus casi 38 años debe cuidarse después de haber pasado una grave lesión hace un tiempo. El técnico podría contar con ambos de cara al Afrobasket 2017.      

 

El recorrido de Senegal en Manila dentro del Grupo A fue corto. El 6 de julio ante Canadá el compromiso terminó con una ajustada derrota, 58-55, y el 7 frente a Turquía tampoco acabó en triunfo, 62-68, lo que impidió acceder a las semifinales y seguir camino. Pero como no podía ser de otra manera con Porfi en el banco, se compitió en ambas citas con el cuatro formado en la universidad de Ohio Maurice Ndour como MVP. Los africanos aprovecharon su físico, pero adolecieron según reconoció el propio Fisac de falta de acierto en el tiro exterior, y además concedieron demasiadas pérdidas. Pero en resumen, buena experiencia y aprendizaje de cara a próximos eventos y satisfacción en el ex responsable del banquillo del CB Valladolid “sólo el que gane el Preolímpico estará más contento que yo”, señaló tras el choque ante los otomanos.

 

Por mi parte, afortunado y muy agradecido a Porfi y Dumas por haberme invitado a las sesiones en Valladolid y su cariñoso trato. Comprobar la muy gratificante experiencia que están viviendo me ha gustado mucho. Tengo toda la confianza en que el excelente trabajo que están realizando les va conduciendo hacia sus objetivos.  

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: