Silueta2saul original

El base atómico

Saúl Asensio

Esperanza en tiempo de play-off

Asimilando poco a poco el hondo palo, el más profundo que podía ocurrir, que supuso la pérdida de Lalo García y a pesar de estar inmerso en una situación kafkiana desde hace tiempo, el CB Valladolid ha conseguido ir certificando los objetivos deportivos y burlar un destino que pintaba oscuro.

Épico sobre la cancha, el equipo se aseguró la permanencia en la Adecco Oro en primer lugar. Su segundo reto también cerrado ha sido la presencia en el play off. Ahora tiene ante sí la ocasión de ser segundo ganando en la pista del ya campeón Autocid Ford Burgos. Incluso el conjunto morado ha mantenido hasta la jornada pasada la posibilidad de ser primero de la fase regular y lograr su segundo campeonato Oro -que habría sido el tercero en la categoría de plata-.

 

Con las expectativas de rendimiento de la plantilla por encima de lo esperado y superando vicisitud tras vicisitud este club se mantiene vivo. Pase lo que pase la temporada es ya un exitazo deportivo por inesperado, ya que como es sabido, ha estado condicionada por la deuda y por los problemas de todo tipo en el día a día. También por la confección de una plantilla limitada sin transfers internacionales debido a la sanción FIBA, de la que sin embargo Fisac ha sabido exprimir hasta sacar su mejor jugo. La incertidumbre institucional constante también ha hecho de esta campaña un calvario.

 

Pero ahora nos queda lo mejor, disfrutar del play off. Un emocionante formato que no vivimos en Pucela desde el 2001 en ACB y que merecerá la pena seguir con atención. Ilusionémonos con la actuación del equipo y con pelear por un ascenso deportivo de cuento de hadas. Si se confirma o no en la pista, a pesar de lo difícil que resultaría, después ya se verá. Vamos a tener la suerte extra de poder seguir viendo a un equipo de carácter y alma morada que nos ha hecho sentirnos orgullosos. Aprovechemos la oportunidad y seamos su sexto hombre. Demostremos que Valladolid tiene poso y sabiduría y quiere baloncesto y club para rato.

 

Paralelamente deseemos y tengamos también esperanza que se resuelva lo más acuciante, que es clarificar el futuro inmediato de un club que en condiciones normales estaría a un paso de la desintegración. La carta ganadora está jugada. Se trata de materializar el salvador convenio con el Ayuntamiento que permita quedar cerca de cero los compromisos económicos de la presente temporada y logre ganar tiempo y satisfacer en el medio plazo las deudas con los acreedores. Me aferro a esta última oportunidad para darle un sentido a todo este desgaste.

 

Toda la frustración que se condensó en aquella incómoda rueda de prensa de hace unas semanas, una más a sumar a la lista de la historia del club, para expresar la pérdida de confianza en la directiva actual, quedaría en anécdota si la inyección económica llegara y fuera a satisfacer la justa reclamación de plantilla, entrenadores, empleados y cantera.

 

Este ambiente de incertidumbre e impotencia que yo también he vivido te deja sin fuerzas. Por eso me solidarizo con gente que no ha dejado de trabajar y que ha demostrado una implicación extraordinaria. También me fastidia la situación del presidente Sunil Bhardwaj, que se ha encontrado con una serie de problemas como la endemoniada herencia y la incomprensible devolución de la subvención del pasado año, que han complicado su labor.

 

Quiero subrayar que Sunil ha sido el único de los últimos presidentes capaz de encontrar un patrocinador principal en la empresa MyWigo, que confío por otra parte que mantenga su vinculación a pesar de la repercusión negativa que le han supuesto ciertas menciones en prensa nacional a la situación alrededor del club. Recordemos que no sólo eso, también un co-esponsor, ha llegado de la mano de Bhardwaj y su directiva.

 

Además me consta que Sunil ha invertido algo más que tiempo, entre otras cosas para que alguna iniciativa que ya está funcionando, caso de la sala de electro estimulación, Electrobefit, haya visto la luz. Ojalá todo este maremágnum de problemas no le haya desgastado del todo, ya que veo imposible si él se va, que alguien quiera o pueda hacerse cargo de un club que hace tiempo que gastó sus siete vidas. 

 

Mientras, el CBV está atascado por su pasado esperando la última decisión sobre su supervivencia, que depende de terceros. Urge generar buenas noticias entorno al presente y futuro para ir recuperando la confianza de todos. Beneficiará en primer lugar al propio Ayuntamiento, cansado de recibir los palos que genera a día de hoy un CB Valladolid que ha reflejado la imagen de ser un juguete municipal destartalado.

 

Preservar la historia, derechos y deberes de este CBV debe ser ahora el objetivo. Evitar los vaivenes y ofrecer garantía de acabar lo que se empieza cada temporada, algo que no pasa desde hace ya un lustro. Trabajo para que renazcan las posibilidades económicas seguro que no va a faltar, también debe haberlo para que el club quede en paz con sus acreedores.

 

Veo prioritaria la relación con la cantera. Que siga vivo el espejo de futuro y referente profesional en el que se miran jóvenes jugadores de todas las edades que se están formando y madurando todavía al abrigo de este histórico club.

 

Por último, quiero destacar también la importancia de que Valladolid se mantenga a la cabeza del baloncesto local y regional con Lalo siempre presente. Que tantos emotivos homenajes y el cariño que hemos demostrado al eterno capitán sobre todo desde su triste desaparición reviertan ahora en un club por el que él tanto luchó. Seguro que el capi también lo habría querido.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: