Silueta2saul original

El base atómico

Saúl Asensio

Con el agua al cuello

Polid.pisuerga 4 %282%29 detail

El CB Valladolid aplazó hasta esta semana la enésima crisis, salvando un match ball que a punto estuvo de hacer dimitir en bloque a su cúpula directiva. Ello habría dejado un vacío de poder que encaminaría a la entidad a su disolución. El fin a casi 40 años de historia en un momento en el que se tiene la última oportunidad de una supervivencia en el aire.

 

 

Con un presidente valiente y con las ideas claras y un equipo que ha demostrado que quiere vivir y que tiene más hambre que nunca, como se ha visto en la primera vuelta de la Adecco Oro y más recientemente el pasado domingo ante los Bucaneros venezolanos en el Torneo Diputación, sería una pena desperdiciar la ocasión y no dar desde Plaza Mayor ese empujón que se necesita a pesar de lo complejo que va a resultar. Expectante estoy ante la reacción del Ayuntamiento hacia un club que nos guste o no está inmerso desde hace décadas en una incómoda tutela municipal, que ni siquiera es ya suficiente para cumplir los compromisos firmados.

 

Esa ayuda institucional y la capacidad de gestión de Sunil Bhardwaj y su directiva, único presidente a pesar de los esfuerzos de los últimos mandatarios, de hacer aterrizar un patrocinador y un co-esponsor, son el clavo ardiendo a día de hoy para sujetar al CB Valladolid en el alambre. Junto a ello, la incipiente división de negocio que se está creando así como otras interesantes iniciativas que están por llegar, podrían reflotar el club y afrontar la ambiciosa búsqueda de la estabilidad en el medio plazo.

 

Pero en el presente inexorable la realidad es que el CB Valladolid sigue con el agua muy al cuello, algo que hace ya casi 14 años y de manera no metafórica experimentamos los que estábamos entonces. Cuando el río se reveló y quiso eliminar con violencia y de un plumazo lo que la maltrecha economía aún no ha conseguido.

 

La madrugada del 6 de marzo de 2001 recibí un sms de un amigo de la familia que volvía después de una jornada laboral nocturna a su domicilio de Arturo Eyries. “Saúl no se si hoy vas a poder ir a trabajar, el río se ha desbordado”. Al verlo a primera hora de la mañana me preocupé a pesar de que iba sobre aviso por las informaciones de protección civil el día anterior y porque pudimos ver in situ la subida del caudal. Pero nunca pensé que por la noche el agua se fuera a meter en nuestro entorno laboral como un pequeño tsunami. Traté de ser positivo y pensar que sólo sería un susto, quizás unos centímetros pero nada más. Que equivocado estaba.

 

Cuando llegué al Polideportivo Pisuerga aluciné al ver el parking completamente inundado. Después entré en la instalación y me encontré en el acceso a la tribuna baja A con el director general Oriol Humet. Ambos miramos el parqué del pabellón y quedamos en reunirnos. Aparecía con una ligera capa de agua y algo embarrado. Me dio mala espina pero dije para mí mismo “se limpia y ya está, igual no es para tanto”.

 

Pero me llamó la atención que la pista parecía estar más alta de lo normal. Al comparar con la grada daba la impresión de que había subido. Mis ojos no me engañaron, de ahí el comentario medio en broma posterior que se escuchó mucho sobre el famoso “parqué flotante”. Cuando bajé por las escaleras interiores hacia las antiguas oficinas situadas en la parte baja de la instalación me tuve que quedar en el último descansillo. No pude llegar a la puerta porque el río ya me esperaba en los escalones bastante por encima del nivel del suelo. Al estar oscuro ya que no había electricidad, tuve que frenar en seco para no meterme en el agua y volví sobre mis pasos. El Pisuerga se había metido hasta casi dos metros de altura en el polideportivo y cubría las tres primeras filas de los fondos. La pista nuevecita y flamante que había sido inaugurada esa misma temporada estaba inservible. Todas las estancias de la planta baja, sala de musculación, gimnasio, vestuarios, botiquín, frontón y como no, las oficinas del club anegadas. Los daños según se evaluaron alcanzaron los 180.000 euros.

 

En nuestra batalla particular nos reunimos la gente de administración del club. Muy pocos en ese momento. Acordamos empezar al día siguiente con las labores de rescate y limpieza, siendo nosotros mismos los encargados de llevarlas a cabo. Accedimos a las oficinas cuando el agua había bajado algo. Protegidos por unos chubasqueros amarillos y botas de agua, nos dispusimos a meternos en el barro para salvar lo que pudiéramos.

 

Cuando entramos el aspecto era dantesco. Aproximadamente un metro de agua y lodo sobre el suelo y el nivel que había llegado a pasar por encima de mi cabeza. Estanterías, mesas y sillas caídas y cubiertas de porquería, documentación perdida y flotando por todos sitios, trofeos embarrados, ordenadores y monitores inservibles, la colección de cintas de vídeo de jugadores y partidos históricos que había organizado Chechu Mulero perdida… el panorama era desolador y casi nada se pudo salvar. Particularmente sentí una inmensa frustración cuando vi como los dosieres con los recortes de prensa archivados y ordenados desde el año 1992 se habían evaporado. Un trabajo de documentación que me llevó varios meses echado a perder en minutos y cercenado como legado para el futuro.

 

Codo con codo en aquel cenagal estuvimos Ana Cuñado, Manuel García, Ruth Ceinos y un servidor, entre otros que puntualmente ayudaron. Creo que no me equivoco si digo que no mucha gente se habría atrevido a pasar a la oficina ese momento. Fue el primer paso de la resurrección.

 

Tras la hecatombe, el club reaccionó y se puso en marcha nuevamente. Emitimos un comunicado en el que agradecíamos a aficionados, vecinos, patrocinadores e instituciones su solidaridad y ayuda, al tiempo que tristemente valorábamos las pérdidas en el cien por cien. Por ello y gracias a la colaboración de la FMD, se instaló la oficina provisional en la parte superior del Polideportivo Pisuerga para atender la actividad administrativa. Mientras, el equipo volvió a los entrenamientos en Miriam Blasco y el trabajo de gimnasio en el Centro Deportivo Don Sancho.

 

Recuerdo además que la prensa nacional se desplazó a Valladolid para informar sobre este hecho. A veces nos choca y nos fastidia que los medios de Madrid solo se presenten cuando hay carnaza de por medio, pero es lo que hay. En una de esas recibí a Tele 5 y su enviado especial Ramón Fuentes, presentador y editor de información deportiva de la cadena, quien sigue actualmente en la casa. El día anterior a que pudiéramos entrar en la oficina Ramón no se cortó un pelo y quiso que me metiera en el agua para ver hasta cuanto me cubría, a lo que lógicamente no accedí por riesgo de cogerme los siete males, pero si me agaché en la escalera y la toqué. Estaba helada y tenía un color chocolate que daba miedo.

 

En 17 días, tiempo récord, Pisuerga estuvo de nuevo preparado para el equipo. Por tanto el 24 de marzo la competición ACB regresó con el Fórum midiéndose a Gijón. Antes, la liga aplazó el choque ante Girona en casa a pesar de que se visitó Huerta del Rey para su posible homologación y se recibió el ofrecimiento de otras ciudades como León para ceder su pabellón.

 

Las oficinas del club volvieron a estar operativas el 2 de abril tras la obligada remodelación completa de las mismas. Se pudo funcionar rápido gracias a las donaciones mobiliarias e informáticas del patrocinador principal y también de Caja Duero, que estuvo varias campañas ejerciendo como segundo esponsor. Poco a poco se fue recuperando la normalidad después de vivir un hecho excepcional que nunca olvidaremos. En los siguientes meses se realizaron obras de acondicionamiento en la ribera del río y se alzó un sólido muro de prevención.

 

La providencia se apiadó del equipo y después del terrible drama la temporada acabaría muy bien a nivel deportivo. Y es que por primera vez en 10 años se volvía a un play off por el título de la mano del técnico Gustavo Aranzana. La eliminatoria de cuartos frente al FC Barcelona supuso un premio al buen trabajo de los morados que acabaron octavos de la fase regular con 16 triunfos. Como dato histórico recordar que en el tercer encuentro del play off se produjo el adiós de unos de los mitos de la historia del CB Valladolid, el capitán Lalo García, que tras 13 ligas ACB a sus espaldas y más de 500 partidos entre amistosos, liga, Copa y Korac, colgaba las botas como profesional.

 

 

Comentarios

abadas 22/01/2015 11:33 #1
Gran articulo Saul, como siempre haces, ademas recordar que en ese tercer partido del Play Off por parte del FCB jugaban unos jóvenes JC Navarro y un tal Pau Gasol ;)

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: