Siluetasalvahernandez copia original

Desde mis pedales

Salva Hernández
Blog personal de Salva Hernández sobre el mundo del ciclismo, rutas, técnicas, consejos, etc...

Por el río Alagón y el Valle de Belén

Estamos hoy en una zona bastante desconocida dentro de la Sierra de Francia. Se trata del Valle de Belén. El Valle de Belén está situado en la falda opuesta del Valle de Batuecas, en la “trasera” de Herguijuela de la Sierra.

Hoy vamos a hacer una ruta circular por la Sierra de Francia, con principio y fin en Herguijuela de la Sierra teniendo como protagonista final este recóndito valle.

 

 Desde la localidad serrana de Herguijuela, por sus  empedradas calles, partimos buscando, rápidamente el cruce que nos conduce a Sotoserrano. La llegada a este pueblo va a ser rápida en trapidante descenso por una ladera repleta de cerezos siendo la carretera lo único que no da frutos rojos en esta parte del pueblo.

 

Siempre en rápido descenso vamos a dejar atrás Sotoserrano buscando el río Alagón, al que llegaremos tres kilómetros después del pueblo. El río nos va a acompañar un buen trecho en este recorrido, hasta entrar en la provincia de Cáceres por Riomalo de Arriba.

 

El Alagón en esta ya ha dejado atrás su curso jovén y ya baja con fuerza buscando los famososy preciosos meandros antes de ser embalsado, ya en Cáceres, en la presa de Gabriel y Galán. Zona habitual de pescadores, el Alagón contempla las ruinas de Cabaloria en su descenso. Entre el río y las ruinas pasaremos nosotros antes de llegar a Ríomalo.

 

Por carreteras de Cáceres circulamos hasta el primer cruce, a mano derecha que nos lleva hasta Rebollosa. Aunque estamos en Cáceres, tras cruzar el río Ladrillar, y aunque no hay ningún cartel que no lo avise, volvemos de nuevo a la provincia de Salamanca.

Rebollosa nos recibe con una rampa brutal por encima del 15%. El transcurrir por esta pequeña pedanía de Herguijuela de la Sierra se hace duro de verdad. Es un algo menos de un kilómetro hasta llegar a una curva a izquierdas donde la pendiente suaviza bastante. Para recuperarnos del gran esfuerzo merece la pena hacer una parada en esta curva que nos sirve de improvisado balcón con excelente panorámica hacia Riomalo y el río Alagón.

 

A partir de aquí entramos en el Valle de Belén. Con el Arroyo del Cabril, al fondo, en el barranco, iremos ascendiendo hasta llegar a Herguijuela por una zona de las que merece la pena visitar. El emplazamiento privilegiado en medio de pinos, robles, jaras, madroños, solo se verá interrumpido es su quietud por el sonido de las aguas del Cabril descendiendo. Desde donde estamos, el precipicio hacia el arroyo es, en algunos casos vertiginoso. La carretera por la que transcurrimos era un antigua pista forestal no apta para aquellos que padezcan de vértigos. Águilas y buitres, allá en lo alto, o en alguno de sus nidos entre la roca parecen vigilar nuestro cansino paso…

 

Con el paso de los kilómetros la vegetación se vuelve mas urbana, apareciendo de nuevo los campos de cerezos con su impresionante espectáculo de flores blancas en primavera y de mezcla roja y verde en verano.

 

Estamos llegando de nuevo a Herguijuela de la Sierra, comienzo y fin de la aventura de hoy. Antes de llegar, habiendo dejado ya atrás el Arroyo del Cabril, y el Valle de Belén, podemos dedicarnos a buscar el ejemplar de Haya mas meridional de Europa, otra de los secretos que este Valle esconde.

 

@desdemispedales

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: