Silueta joseangel original

Desde los medios

José Ángel Gallego

La frikifobia

Una mujer invierte sus ahorrios (20.000 dólares) en implantarse un tercer pecho. ¿Nos hemos vuelto gilipollas o adictos al frikismo?

Lo confieso tengo frikifobia. Antes algunos hasta me hacían gracia. Pero ahora no puedo  con ellos. Abres un periódico y la página de sucesos o la de sociedad, cuyos límites parecen haber desaparecido, es una sucesión de frikiactos. La última, la frikigilipollez de una frikienferma que se ha puesto un ¡tercer pecho!...

 

Sí, han leído bien tres pechos. Cómo anda la peña. Tras el descubrimiento, lo primero que haces es mirar a tu alrededor y ver dónde se encuentra escondida la cámara oculta; más tarde analizas la información esperando descubrir que se trata de una broma, igual que la muerte de Shakira en un accidente que circula por las Redes Sociales… pero no. Es verdadero.

 

La muy friki ha estado ahorrando cerca de 20.000 dólares para someterse a una frikioperación ejecutada por unos reputados cirujanos, que estoy por apostar que también tienen su lado más friki. "Estaba harta de que los hombres se fijaran en mis pechos", ha declarado la muy cretina. Ahora, con ese frikiengendro que lleva encima, ya no solo se fijarán los hombres, también las mujeres, los ancianos, los niños y hasta los perros.

 

Les ahorraré el vomitivo proceso de intervención cirujano, con pezón tatuado incluido, para analizar el fin de la cuestión: quiere hacerse famosa en televisión. Con un par, o mejor, con un trío. Aquí hasta el más friki hace calderos. 20.000 dólares después, y la foto de sus tres frikipechos dando la vuelta al mundo, el éxito está asegurado. Claro, gracias a gilipollas como yo que encima estoy dando bombo a la frikada del siglo.

 

Q.D.E.P. la cordura humana. Y no Mariló, no son las iniciales de quien suscribe este artículo. Es simplemente el réquiem por una sociedad abducida por el frikismo más abosluto.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: