Silueta joseangel original

Desde los medios

José Ángel Gallego

Don Miguel, el brexit, el sorpasso y... la madre que lo parió

Cervantes2i detail

En los últimos tiempos el rico idioma que llaman de Cervantes ha sufrido un ataque gartuito de términos anglosajones y 'palabros' de otros idiomas a lo que nos rendimos sin piedad.

Estoy de Cervantes y de la conmemoración del cuarto centenario hasta la coronilla. Somos así, cuando hay una efeméride la exprimimos hasta su último extremo. Literatura de Cervantes (es lo más normal), turismo de Cervantes, jornadas gastronómicas cervantinas, exposiciones de Cervantes, souvenirs de Cervantes, hasta gin-tonics de Cervantes… como lo oyen.

 

Al menos si una cosa ha quedado claro en este aniversario es la riqueza del idioma de Cervantes, vamos la lengua con la que nos manejamos usted y yo. Al menos a todos los eruditos (y no tanto) se les llena la boca con esta afirmación; aunque en los últimos tiempos, el segundo idioma más hablado del mundo haya sufrido un ataque (gratuito y poco útil) de anglicismos y otros palabros de idiomas varios.

 

El más repetido en los últimos meses ha sido el tan temido 'brexit' para los europeos y el famoso 'sorpasso' que, por el bien de socialistas y para disgusto de podemitas, no se produjo. Si el 'brexit' es un acrónimo anglosajón para definir la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, el 'sorpasso' es un término italiano que simplemente significa adelantamiento, pero… y lo 'cool' y 'snob' (ya me estoy contagiando) queda hablar así…

 

Y es que a lo mejor no somos demasiado conscientes pero nuestro lenguaje, el rico lenguaje de Cervantes (del que ya estoy a la coronilla, perdóneme vuesa merced) está minado de palabras que ya utilizamos con tanta naturalidad como que yo ahora estoy escribiendo en mi 'blog'. 'Banner', 'casting', 'boom', 'chat', 'marketing', 'VIP', 'fashion', 'garaje', 'click', 'ok' o 'email' son palabras con un origen anglosajón y que hoy se camuflan en el diccionario cervantino.

 

Quizá sea un mal menor, incluso otros defenderán el enriquecimiento del lenguaje y no, no seré yo quien me oponga, aunque no por ello deje de criticar el excesivo y a menudo inútil coqueteo con de estos términos. Porque antes desayunábamos con una magdalena y ahora lo hacemos con 'muffins'; de toda la vida de dios vestíamos con una americana que ahora hemos mudado por un 'blazer' (que no nos va a hacer más elegantes), por no hablar de los 'boxer' o los 'slip'; qué tiempos aquellos donde los calzoncillos eran blancos, amarillos y azules… ¿se acuerdan?. Y es que la tontería del lenguaje nos hace hacer 'zapping', porque ya no cambiamos de canal; y es que aunque no nos guste lo antiguo lo que se lleva ahora es ser 'vintage'.

 

Un poquito de por favor don Miguel, que esto se nos va de las manos. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: