Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

Políticos, así no hay manera

El caso Bárcenas estalla en las manos del PP. Pero no es el único. La clase política sigue en entredicho mientras se debate en una crisis que traspasa a los problemas económicos.

Nos podemos creer las encuestas del CIS. Suelen ser las que más se aproximan a la realidad, aunque en los avances electorales fallan como todas. Pero bueno, más o menos dicen algo que nos suena. En su última entrega, la valoración de la clase política volvía a poder de manifiesto el hastío de una sociedad cansada de tanta corrupción. La cuestión no es preguntarse cuándo, cuánto y cómo se lo han llevado. Tan grave como eso es cuestionarse para qué sirven.

 

El caso Bárcenas es una bomba en plena línea de flotación del PP. El partido del Gobierno sufre ahora lo que antes padecieron otros. El acoso de una sociedad cansada de apretarse el cinturón, de recortes más o menos justificados y de sacrificios importantes mientras observa que los llamados representantes del pueblo llenan las manos propias y las de las de otros sin el más mínimo sonrojo. 

 

Entre tanto, aprovechan cualquier marco para lanzarse acusaciones mutuas cuando prácticamente ninguno se salva de la hoguera pública: Unió Demotrática de Catalunya pacta una pena con la Justicia para evitar males mayores que afecten a su jefe, Durán i Lleida, admitiendo que cometió prevaricación; en Andalucía aún colea el escándalo de los ERE sin que le haya pasado factura al gobierno socialista; la Fundación Ideas, que preside Rubalcaba y cuyo vicepresidente es el ex ministro Caldera, repartió 600.000 euros con contratos para familiares, amigos y allegados a la causa... y así hasta este caso Bárcenas que se suma a la lista podrida de una vida pública con muy poco de vocación y mucho de interés.

 

Imposible tener confianza en algo esencial para la credibilidad democrática. Imposible confiar en personas demasiado adscritas a la erótica del poder. Imposible pensar en un futuro mejor si seguimos en estas manos. Así es fácil explicar la diáspora de cerebros que prefieren una salida laboral fuera de España mientras el resto se busca la vida como puede, de espaldas a una tormenta que unos quieren convertir en política y otros buscan el castigo de la vergüenza pública. En Telecinco, en las pocas horas que no emite cualquier versión de Salvamé, el socialista Diego López Garrido arremetía en el debate político contra el diputado popular Bermúdez de Castro por un supuesto sobre con 24.000 euros que luego resultó ser falso. De madrugada, Garrido se disculpaba en twitter y telefoneaba a las dos de la mañana al aludido. Esa era la vergüenza pública que buscaba en una acusación prime time y una disculpa en privado. Así están los políticos entre ellos cuando el problema es mayor. Así, las encuestas dicen que su credibilidad está por los suelos; que son uno de los principales problemas de España. Así nos preguntamos muchas veces: ¿para qué sirven?

Comentarios

Txus 11/04/2013 18:12 #5
¿Y por que seguis votando? No les sigais el juego ABSTENCION es una opcion.
Flori Tabagón 10/03/2013 18:21 #4
Enhorabuena, como siempre haciendo muy bien tu trabajo allá donde estés. Mis mejores deseos. Un saludo desde Galicia.
Rebeca 23/01/2013 11:40 #3
Parece ser que cuando llegue el momento de ejercer el derecho a elegir a nuestros representantes la duda a la que nos enfrentaremos será quien es el "menos malo" para hacerlo.... Que lástima.... En cuanto a periódicos seguiremos eligiendo el mejor y este nuevo proyecto tiene muy buena pinta!!!! Mucha suerte
carmina 23/01/2013 00:59 #2
Es una pena todo esto que está pasando, la desilusión por la clase politica es cada vez mayor ¿no nos merecemos alguno bueno? ¿Que sérá la proxima vez? Porque esto no tiene pinta de parar.
Leire Uribesalazar 22/01/2013 10:24 #1
Muy bien explicado y expresado, si señor.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: