Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

Eso que llaman escraches (II)

Escrache1 detail

Lejos de apaciguarse los ánimos, la caldera de la calle se enciende cada vez más. El movimiento de los escraches adquiere dimensiones más que políticas.

La semana pasada escribía sobre este fenómeno basado en la incomprensión de una reacción popular basada en atosigar la intimidad de los políticos con manifestaciones o concentraciones a las puertas de sus domicilios. Yo sigo entendiendo que está en la línea de la reivindicación que choca con la frontera de lo privado teniendo en cuenta que nuestro Estado contempla diferentes formas y maneras y de manifestarse atendiéndolo como un derecho constitucional.

 

La consulta más directa para intentar documentarme lleva el término escrache a Latinoamérica. Con origen en Argentina, cruzando el Río de la Plata hacia Uruguay y con ramificaciones en Perú y Chile, donde adoptan otros nombres: El Roche y Fune, respectivamente. En todos los casos se entiende el escrache como una manifestación pacífica de un grupo de activistas de derechos humanos que se dirigen al lugar de trabajo o domicilio de la persona a la que quieren denunciar. En España se reduce exclusivamente a las viviendas de los denunciados/acosados. Cuando los manifestantes se plantan delante del lugar de trabajo la cuestión cambia de matiz porque hablamos de políticos y sus domicilios profesionales son claramente reconocibles.

 

Esa es la teoría, porque el fenómeno de los escraches ha levantado una tormenta de declaraciones que enfrenta a los políticos de manera feroz. Asistimos a un duelo dialéctico que cuenta con la reacción de una parte afectada; los del Partido Popular que se ven asediados en las últimas fechas.

 

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha dicho que eso del escrache es "nazismo puro", calificación respondida por el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas: "El escrache más duro es que hace un banco a una familia que ve a sus hijos sin techo". Hay para todos los gustos. En la línea férrea de rechazo mostrado por el PP, siempre desde el punto de vista de haber sido prácticamente los únicos afectados, Javier Arenas se muestra contundente: "¿Qué escrache ni escrache? Acosadores, son unos acosadores", mientras que Esperanza Aguirre compara esta acción "con el matonismo de los seguidores de ETA". 
 

Una encuesta realizada por la Cadena Ser recogía que el 59% de los encuestados aprueba los escraches como mejor método de presión y Adan Calou, de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, afirma que "mienten los que dicen que los escraches son violentos" y defiende las acciones "para dialogar directamente con los políticos".

 

¿Con qué versión nos quedamos? En el fondo de las críticas aparecen los daños no tan colaterales cuando las familias de los políticos, hijos, padres, etc. se sienten acosados y amenazados por un movimiento popular que viene teñido de indiscutible color político.

Comentarios

Aurora 18/04/2013 10:29 #1
Pues que quieren que les diga. Yo estoy más porque es un acoso total a la intimidad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: