Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Somos débiles

Somos débiles y como tal nos tratan, y para muestra dos noticias de esta semana que lo demuestran.

Por una parte tenemos el asunto Repsol-YPF-Argentina. Vamos, que al final para evitar un pleito internacional, que ya sabemos lo que pasa con los pleitos que ganas, cuanto más con los que pierdes, así que esa solución no interesa. Es mejor que Repsol reciba por su participación en YPF la tercera parte o menos de lo que pagó e invirtió, eso sin tener en cuenta el valor de los yacimientos de Vaca Muerta.

 

para rematar que lo cobre en bonos de deuda pública argentina a no se cuantos años, vamos que a eso en mi pueblo lo llaman darte por saco y poner la cama, y para colmo uno de los principales accionistas de Repsol se pone de parte de los argentinos. Si es que estos mejicanos tampoco parece que sean gentes de fiar, y es que ya se sabe, política y dineros hacen extraños compañeros.

 

Todo sea para evitar conflictos mayores, si es que a quien se le ocurre hacer negocios con semejante gentuza. Bueno sí a unos gobiernos que allá por los 90 pensaron que invertir en Argentina merecía la pena, cuando lo mismo que nos hacen ahora se lo hicieron a los USA, con la diferencia de que ellos se marcharon para no volver y seguramente cobraron bien los daños y perjuicios, claro que Estados Unidos no es España.

 

Otro asunto es la petición de parlamentarios británicos de envío de cañoneras a Gibraltar, y todo porque a algún policía de fronteras se le ha ocurrido abrir una saca, que ellos llaman valija diplomática, supongo que por si llevaba tabaco de contrabando o dinero negro, cosa que por otra parte viniendo de donde venía a nadie le puede extrañar. Coño pues por mi que manden todas las cañoneras, fragatas y portaaviones que quieran, así se cansarán antes de que Gibraltar les cueste dinero, porque digo yo que esos cacharros no consumirán siete litros a los cien como mi coche.

 

Sería para partirse de risa si no fuera porque del asunto que verdaderamente importa no se habla, y no es otro que los bloques de hormigón lanzados al mar. ¿Han sacado alguno? No. Pues cierre de la verja al canto hasta que los saquen y corte de comunicaciones terrestres.

 

¡Ah! que no se puede cerrar la verja porque no estaría bien visto o alguna ley europea nos lo prohíbe, pues nada, dificultades al tráfico todas las que se puedan. Se avería por la noche el cable de las 40.000 líneas y se llena de socavones de dos metros la carretera, en la parte española naturalmente, para que no se puedan quejar -aunque lo harán-, pero cada uno en su casa repara las averías y arregla las carreteras como quiere, digo yo.

 

De esta forma y ahogándoles económicamente quizá cambien de actitud, y a ver quién aguanta mas. Y no me vale que me vengan con la monserga de los 6.000 trabajadores de La Linea en Gibraltar, total en una comunidad con el 30% de paro un 0,01% más que importa

 

Lo siento por los trabajadores que para ellos si será una tragedia, pero en España hay otros seis millones, así que privilegios los justos. Lo malo es que no me creo que se aguante por los trabajadores, mas bien me inclino a pensar que entre los piratas de los negocios en Gibraltar hay muchos intereses de españoles, y claro eso ya es otra cosa.

 

En fin, que la conclusión es que esto nos pasa porque somos un país débil económica y políticamente, ya se sabe qué pasa a perro flaco. Aunque por otro lado, y fijándonos también en los titulares que hacen referencia a contabilidades B en los partidos, sindicatos que se forran con ERES y facturas falsas, que se gastan 100.000 euros en restaurantes -hay que joderse que apetito tiene esta gente- empresas y televisiones públicas que tienen mas empleados que gente había en la guerra de corea, etc., decir que no queremos cuentas con alguien porque es poco serio no se si procede, la sartén le dijo al cazo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: