Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Ni buen viento ni buen casamiento

Teniendo en cuenta que Portugal nació como regalo de boda a una bastarda, que para más inri nos salió más puta que la madre, cada vez que veía aparecer en cualquier medio el tan mentado refrán portugués “De Espanha nem bom vento nem bom casamento”, automáticamente pensaba, ya están estos cutres y catetos portugueses tocando los cataplines, pero hete aquí que cuando me he enterado de que a Sócrates le han esperado a la bajada del avión, se le han llevado a la comisaría y en tres días le han metido en chirona, creo que voy a cambiar de idea, ya no me parecen tan cutres y catetos los portugueses, en realidad creo que no estaba convencido de que lo fueran, pero ya se sabe que aquí somos muy dados a decir que los más guapos y los más listos somos los de mi pueblo, a donde va a parar.


Me dirán Vds. si cuando se enteran de las tropelías del tal Sócrates no piensan inmediatamente en un tal muy deshonorable que tenemos en casa, tal parece que fueran íntimos y hubieran actuado en comandita, o al menos que han utilizado el mismo manual, manda narices, si hasta el portugués también dice que heredó la pasta gansa.
La diferencia, que me hace envidiar a Portugal, está en que mientras ellos han puesto a su interfecto a buen recaudo, el nuestro campea a sus anchas disfrutando de lo heredado y supongo que interiormente partiéndose de risa porque tiene a más de uno cogido de las gónadas y no hay más de lo mismo para meterle mano.


Deberíamos enviar unos cuantos jueces y fiscales a recibir un curso de sus colegas portugueses, aunque, bien pensado, quizá su falta de eficacia no se deba a incompetencia, así que puede que nos convenga más importarlos directamente de Portugal que probablemente resultaría más eficaz y más barato, o mejor, ya que estamos metidos en faena quizá nos convenga más convocar un plebiscito con una única pregunta: “¿Quiere Vd. que España deje de ser una nación y sea absorbida por Portugal, Sí o No?”, y que se regirá, entre otras, por las siguientes reglas:


-Los presidentes y miembros de las mesas electorales, incluidos los interventores, observadores y arrimados, jurarán o prometerán que son partidarios del Sí, bajo pena de ser colgados por los pulgares en una plaza pública durante quince días, si se demuestra lo contrario.


-Se reconocerá el derecho al voto a todo aquel que sea capaz de decir buenos días o buenas tardes en castellano, catalán, gallego, vascuence, bable, silbo, castúo, y en general en cualquier idioma, dialecto o jerga que se haya hablado o farfullado en cualquiera de los territorios que formaron parte del Imperio Español durante el reinado de Felipe II y desde tiempos de los vetones, incluido, por supuesto, el latín, este derecho solo podrá ser negado a quien ya haya votado tres veces en la misma mesa.


-El votante, antes de introducir su voto en la urna, estará obligado a mostrárselo al presidente y demás miembros de la mesa, quienes en caso de voto negativo, le advertirán de que recibirá un buen capón detrás de las orejas antes de abandonar la sala, y serán declarados personas non gratas él y toda su descendencia.


-Una vez finalizada la votación se procederá a realizar inmediatamente el recuento a ojo de buen cubero y cuyo resultado no será otro que una aplastante victoria del sí, que se considerará como definitiva para no perder tiempo.


-El recuento definitivo se realizará en días posteriores y sin prisa, total ¿para qué?, los votos negativos serán considerados síes o nulos, según convenga, al igual que aquellas papeletas que contengan frases soeces dirigidas a los organizadores y a sus ascendientes, si las frases son de alabanza entonces se considerarán votos afirmativos aunque no hayan marcado el sí.


Una vez obtenido el resultado se iniciará inmediatamente un periodo de negociación con los portugueses, que una cosa es que queramos que nos absorban y otra que nos acepten, y se les pueden hacer las siguientes ofertas:


-La capitalidad de la nueva nación se establecerá en Lisboa, que además de tener puerto contribuiría a solucionar el conflicto que pudiera crear la manifestación de una de nuestras lumbreras, de esas que cuando hablan repican todas las campanas del suelo patrio y todos los relojes dan las doce, sobre repartir la capitalidad entre Madrid y Barcelona y unas cuantas instituciones y organismos por todo el territorio, lo siento porque en mi pueblo, que somos 156 habitantes, podríamos solicitar una delegación del Ministerio de Agricultura y una sucursal del Banco de España.


-En cualquier elección, referéndum, plebiscito, o sarao que se organice en la futura nación y que suponga tener que votar, las listas de elegibles estarán formadas al menos por dos tercios de ciudadanos de cuna de una región portuguesa, obsérvese que he dicho región y no comunidad, y mucho menos autónoma, no vayamos a fastidiarla nada mas empezar, esto nos conviene dado el material del que disponemos en casa, ellos tampoco andan faltos de fauna corrupta, pero parece que los meten en vereda.


-Menos que nos den por saco y derecho de pernada, aceptaremos cualquier condición que nos quieran imponer, así, y teniendo en cuenta que también se resolverá el Litigio de Olivenza, quizá la negociación llegue a buen fin. Nos hemos separado, juntado, querido y zurrado tantas veces que, hombre, vínculos no faltan.


Si ya sé que mi propuesta es un tanto descabellada, pero no se crean, que las he visto peores y además, un poco de humor que nos ayude a soportar los disgustos que nos dan todos los días no está de más.


Nos hablan de que ahora si se van a tomar medidas contra la corrupción y para la regeneración de los partidos, pero tiempo han tenido y son tantas las veces que nos han decepcionado que ya no creemos nada, ojalá que estemos equivocados y que la proximidad de las elecciones sirva de acicate y esta vez sí se haga algo, queda poco tiempo y la verdad, el panorama empieza a acojonar.


Yo tengo muchas dudas, recuerdo al presidente de una sociedad que me comentaba que los miembros del consejo de administración abusando de sus cargos la habían esquilmado en beneficio propio, que esto no lo inventaros los de las cajas de ahorros, cuando le dije que lo procedente era pedirles cuentas me respondió que si hay que empezar por uno mismo y por la propia casa, es muy difícil pedir responsabilidades, y me da Mariano que aquí la situación es muy semejante. Lo que está claro es que o hacéis rápidamente algo convincente o vuestro fracaso en las urnas será atronador. El PSOE también debería demostrar más decisión a la hora de limpiarse de corruptos o le ocurrirá lo mismo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: