Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Margallo y el 155

Va Margallo y suelta que el Gobierno está obligado a hacer cumplir la ley con todos los medios a su alcance y como siempre hay alguien que para chinchar va y pregunta si eso incluye el artículo 155, y Margallo dice que eso incluye lo que haya que incluir, que no es exactamente decir que van a aplicar el 155, pero el interesado ya se responde él mismo y aclara a los demás, veis ha dicho que si, pues no, no lo ha dicho, otra cosa es que a buen entendedor ya se sabe, quizá el fallo de Margallo fue responder y no haber aclarado que él no estaba allí hablando para tontos, puesto que sordo no era el interfecto, bueno lo que era si lo sabemos, pero esa es otra cuestión.

 

Lo que dijo el ministro, aunque lo hubiera dicho el sursuncorda o cualquier chiquilicuatre, no deja de ser una perogrullada, pues solo faltaba que el gobierno dijera que no va a hacer cumplir la ley, pero algunos consideran sus palabras una provocación y hasta una amenaza y tenemos que aguantarlos, ¿quién provoca a quién?.

 

Hubiera sido preferible que lo hubiera dicho el ministro de Interior o el de Justicia, pero bueno, al fin y al cabo lo ha dicho un miembro del Gobierno, y eso a muchos nos gusta oírlo, lo triste es que en cuanto la jauría se le tiró a la yugular y los tontos o interesados de siempre le desautorizaron, no hayan salido el resto de ministros, subsecretarios y altos funcionarios de todos los ministerios a ratificar sus palabras con dos narices, y responder al gilipuertas de los tanques que no, que para qué tanto despliegue.

 

Si algún día se les ocurre declarar la independencia unilateralmente, mejor mandamos una compañía de franciscanos al mando de un prior, enarbolando escapularios de su santo fundador y estampitas de San Jorge, a la plaza de San Jaime, que invitarán cortésmente a Mas, a Junqueras y sus comparsas a que depongan su actitud y estos muy amablemente se bajarán del balcón y agradecerán efusivamente el detalle de las estampitas, aunque bien pensado en vez de San Jorge igual tendrían que ser de San Fernando y Santa Isabel, los católicos, no sea que San Jorge no les recuerde suficientemente de donde vienen.

 

Muchos españoles nos negamos rotundamente a ser extranjeros en Cataluña, nos gustan sus ciudades y sus pueblos y nos encontramos cómodos allí, quizá sea porque no nos hemos topado con ningún energúmeno. Nos parece muy bien que algunos no quieran ser españoles ni vivir en España, pero por nuestra parte ahí tienen las fronteras, que saben muy bien donde están, sobre todo la andorrana, así que aire, y sino que se vayan en barca o a nado hasta Córcega, que no está muy lejos y creo que allí también hay partidarios de ir por libre.

 

Que se vayan allí a echarles una mano y montar una zapatiesta parecida, a ver si en Francia les consienten solo insinuarlo, que se vayan de una vez y nos dejen vivir en paz al resto de los españoles, incluidos, o mejor dicho sobre todo, a los catalanes que no piensan como ellos y que son más.

 

Ganó el NO en el referéndum escocés, mejor para Europa porque se hubiera encendido una mecha con consecuencias imprevisibles. Sin embargo no se han visto grandes manifestaciones de alegría ni de tristeza, además ha habido una dimisión, no como aquí que no se va nadie ni escaldado, lo que de alguna forma demuestra la madurez de un pueblo.

 

El NO debería haber sido un jarro de agua fría para los independentistas catalanes, pero mucho me temo que estos no se enfrían ni aunque les caiga encima todo el hielo derretido del polo norte, ya se inventarán argumentos para hacer creer que el revés también les beneficia, vamos como si pudieran compararse con los escoceses.

 

Escocia fue una nación que hace trescientos años decidió voluntariamente unirse para crear el Reino Unido, y Cataluña no llegó ni a reino, se quedó en condado, y no nos confundamos, los escoceses son “bragaos”, y les viene de casta y de tiempo, ya en la época de máximo esplendor del Imperio, vestidos con taparrabos y armados con hondas y cachiporras, ponían en un brete a las legiones romanas, y sin embargo, en ocasiones, también demuestran ser más civilizados que muchos.

 

Y volviendo al principio, un ministro dice que el Gobierno está obligado a respetar y hacer respetar la ley y casi le mandan a la hoguera, y Junqueras dice que hay que ponerse la ley por montera, y no le pasa nada, aunque bien pensado hay que reconocerle que habla claro y eso merece respeto, no como Mas, que da igual que hable en castellano, en catalán o en chino, de todas formas tienes que adivinar lo que quiere decir.

 

Porque las intenciones están claras, pero sí demuestra lo trafullero que es, la última es la aprobación de la Ley de Consultas Catalana y las maquinaciones para publicarla y fijar el referéndum en fechas que pillen a contrapié al Gobierno de España, que ya ha advertido que tiene la respuesta preparada. Más nos vale, que sino estos son capaces de meternos la independencia doblada con nocturnidad y alevosía, y luego no nos va a quedar otra que mandar franciscanos a poner orden.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: