Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Los niños y los locos dicen las verdades

Incluso hay niños que sin decir nada, porque ya son un cadáver, comunican con tal impacto que de la noche a la mañana consiguen que Europa cambie de actitud con relación a la acogida de refugiados, pasando de cierto rechazo a proclamar un recibimiento con los brazos abiertos, es lo que ha sucedido al contemplar en los medios la fotografía del cadáver del pequeño Aylan en la playa de Turquía.

 

Lo que no me parece nada bien es el manejo que se hace de desgracias ajenas cuando interesa. Seguramente existen desde hace muchos meses cientos de fotos idénticas a la de Aylan y hasta ahora no se habían publicado, al menos con tanta difusión, ¿Qué pasa, que ahora nuestros gobernantes consideran necesario un cambio de estrategia y en lugar de tener que darnos explicaciones les resulta más fácil provocarnos un shock que nos deje patidifusos?, porque no me negarán Vds. que a más de uno no le ha recorrido el cuerpo un escalofrió imaginándose que eso pudiera sucederle a un hijo suyo o a un nieto.

No olvidemos que no hace mucho nuestro presidente se mostraba dispuesto a no aceptar la cuota de refugiados que nos fijara la comunidad europea, hace poco más de una semana ya decía que a regañadientes admitiríamos unos 2.500, y hace dos días manifestaba que recibiríamos con satisfacción unos 14.000, y lo que te rondaré morena, y además presumiendo muy ufano de que así daba respuesta a lo que los ciudadanos exigen.

 

Con una imagen, que una vez más demuestra que vale más que mil palabras, han conseguido que la calle se vuelque en pedir, hasta exigir, que sean bien recibidos todos los refugiados que nos lo soliciten, muchos ciudadanos, asociaciones, organismos públicos y privados, etc., se han manifestado en esa línea, hasta el Ayuntamiento de Madrid ha colgado una pancarta en la fachada de su palacio dándoles la bienvenida, además en inglés, que como todos sabemos es el idioma de Siria y entendido por casi todos los españoles, no voy a decir lo que pienso no vaya a ser que cuando lleguen los refugiados la Sra. Carmena, Rita Maestre, Zapata y en general toda la flor y nata del consistorio y arrimados, den acogida cada uno a una familia en su casa proporcionándoles a su costa todo aquello que necesiten, y yo me tenga que comer con patatas mis palabras, o peor, que como no estoy borracho, ni soy un niño, me encierren por loco.

 

No entiendo tampoco la manía por no mostrar la realidad y no hablar claro, no se publican fotografías porque pueden herir nuestra sensibilidad pero se consiente la telebasura que hace mucho más daño y no pasa nada, sin ir más lejos, antes de ayer vi un trozo de reportaje en una cadena que mezclaba imágenes de los refugiados con los de la guerra de los Balcanes y, pásmate, con la huida de refugiados hace 75 años por los Pirineos y puerto de Alicante, amén de niños subidos a trenes por la ventanilla, que si no fuera porque eran en blanco y negro y por la forma de vestir serían idénticas, ¿por qué lo hacen?, si es por ganar audiencia me parece mal, pero me parece incalificable si lo que hacen es no desaprovechar ninguna oportunidad para sembrar odio, ¿de verdad era necesario hacer eso?, ¿a quién beneficia?.

 

Si el Ministro de Exteriores dice que se nos pueden colar elementos indeseables, léase terroristas o refugiados que no lo son, si alguien manifiesta que los aceptados pueden ocupar puestos de trabajo desplazando a españoles, que consumirán recursos, etc., a todos ellos los crucificamos por decir la verdad y pedimos encerrarlos por locos, ¿y por qué?, si lo que dicen es cierto, además teniendo en cuenta que muchos de los que vienen son gente de clase media y bien formados, baste ver como demuestran en las entrevistas un dominio perfecto del inglés, es
normal que levanten a los españoles algún que otro puesto de trabajo, sobre todo cuando durante los últimos cuarenta años nos hemos dedicado a modificar leyes de educación para ir superando en cada una el estropicio de la anterior, así que ahora vendrán de fuera y nos darán sopas con honda, si además la situación no es precisamente de abundancia de trabajo y que muchos españoles tienen que emigrar por no tenerlo, duele.

 

Defiendo que esas cosas se digan porque son reales, tenemos que aceptar la situación y no significa que no auxiliemos a los que nos lo solicitan, que eso supone que en algunas cosas tenemos que sacrificarnos, ¿y qué?, eso no puede ser una razón para cerrar fronteras, además, si fuera tan fácil como que su venida solo aportara ventajas, ¿dónde estaría el problema y el mérito?, pero altruismo hasta el límite de convertir la venida de refugiados en un coladero, pues no.

 

Otra verdad dicha por un niño refugiado entrevistado, “paren Vds. la guerra y no necesitaremos venir a Europa”, todos sabemos que eso es cierto y que en la situación creada en Siria y países limítrofes tienen mucha responsabilidad Estados Unidos y Europa, así que alguna obligación tendremos de contribuir a solucionar el conflicto, que a estas alturas no podrá hacerse solo con diplomacia, pero no lo tenemos fácil, así como Rusia tiene muy claro a quien apoya, estadounidenses y europeos no, en el fondo subyacen los intereses derivados del bendito o maldito oro negro, y Bashar al Assad no es precisamente santo de nuestra devoción, o dicho de otra manera, no se puede ir uno por libre, tocar las narices a las grandes multinacionales del petróleo y no sufrir las consecuencias, lo que pasa es que la alternativa convierte el remedio en algo peor que la enfermedad, o mejor dicho, no existe, ¿así que, a ver qué hacemos?.

 

En las últimas horas se habla de negociar con Bashar al Assad y con Rusia, no parece asunto fácil, pero quizá si se llegara a un acuerdo de establecer un protectorado en la zona, advirtiendo que al que se portara mal se le daría una buena manta de sopapos, pudiera conseguirse algo, claro que a lo largo de la historia podemos comprobar como en el protectorado como sistema de gobierno, el país protector se ha dedicado más bien a esquilmar al protegido, así que soluciones fetén parece que no hay.

 

Una cosa es clara, o hacemos algo o esto se puede llevar la unión europea por delante, porque admitir refugiados no va a ser la solución, podemos reventar y se deja mucha tela por cortar, ya estamos viendo las protestas de compañeros de viaje, incluso alguno como Hungría que ya se ha llamado a andanas con todas las consecuencias.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: