Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Las vacaciones de la Sra. Alcaldesa

Nos echan esta semana la noticia de las vacaciones de la Sra. Carmena en una villa de 4.000 euros/semana, maíz para las gallinitas, pitas pitas, que se entretengan, no vayan a ponerse a pensar en asuntos de mayor enjundia y se den cuenta de cómo se las metemos día sí y día también. Estos están convencidos de que pueden engañarnos con una caña, como a los tontos de Carabaña, con perdón de Carabaña.

 

Mire Vd., 4.000 euros no son ninguna ganga, ni está al alcance de cualquiera pagarlos, además, no está bien ir por la vida predicando una cosa y haciendo la contraria, sobre todo si la contraria significa disfrutar a lo grande de los placeres terrenales y poderlo soportar con un suculento salario público, por eso yo creo que nunca votaré a los comunistas, si algún día hacen voto de pobreza y lo cumplen, prometo que me lo replantearé, o sea, que o mucho cambio o creo que las probabilidades de que alguna vez vote a comunistas son más bien escasas.

 

El dispendio de la señora Carmena no me parece exagerado, sobre todo si lo ha pagado de su bolsillo y no ha ido acompañado del uso de escoltas, coches oficiales, etc., que entiendo que no porque lo hubieran escrito, además se lo ha gastado en Cádiz, así que ha contribuido al funcionamiento de la economía patria, como decía el sombrerero sevillano, compre nuestros sombreros que los fabricamos nosotros, jornal para los nuestros, otros se van de vacaciones a extranjerilandia con séquito oficial, a costa del presupuesto, y no se canta tanto, por no hablar de los que viven a cuerpo de rey con recursos obtenidos ya sabemos cómo.

 

No vayan a creer que la señora Carmena es santo de mi devoción, que no, pero es justo dar al cesar lo que es del cesar. De las cosas que dice y hace, o no hace, unas me parecen bien y otras no, en fin, las da de cal y de arena, aunque me inclino porque da más de arena que de cal, creo que se ha arrejuntado con unos compañeros de viaje a los que debe contentar y esa servidumbre pesa, la verdad es que me tiene bastante confundido, son un ejemplo de cómo hay cosas que, mejor o peor, funcionan a pesar de.

 

Llevamos tres meses y si antes de otros tres no han reventado unos cuantos ayuntamientos, es que hay asuntos públicos que no solamente funcionan mejor solos, sino que lo hacen a pesar de las manos en que están, que parece que desde que se levantan por la mañana se dedican a hacer todo lo posible para fastidiar el invento y no consiguen cargárselo, así que antes pensaba que nos sobran el 50% de los políticos y ahora pienso que casi todos. Hace años se decía que la economía italiana marchaba viento en popa durante las frecuentes temporadas que estaban sin gobierno, a ver si va a ser que nosotros también necesitamos unas buenas vacaciones gubernamentales.

 

Está visto que a medida que se acercan los comicios aumenta la frecuencia de puñaladas traperas y eso nos viene bien, porque de vez en cuando nos enteramos de algo, sobre todo si tenemos la habilidad de saber apartar cortinas de humo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: