Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

De 88 millones

Se va el Sr. Alfredo Sáenz del Banco de Santander, eso si, con 88 milloncejos de nada en la faltriquera, por mucho menos yo también me iba, si además me evito que al intentar quedarme alguien me de en los morros y me mande a mi casa haciéndome quedar en el lugar, que probablemente me corresponda.


No olvidemos que este señor fue condenado e inhabilitado por denuncia falsa, que unida a la connivencia de un juez prevaricador, vaya Vd. a saber por qué y a cambio de que, les costó la cárcel a unos empresarios.


El PSOE, le indultó con el fin de que pudiera seguir siendo banquero, pero mira tu por donde, en este caso, el Tribunal Supremo puso las cosas en su sitio y dijo que nanainas, los PSOES demostraron lo que eran, UNOS VENDIDOS.


Hace poco mas de una semana, los PPS, con el fin de pasarse por el arco del triunfo la sentencia del Supremo, legislan a favor de que un condenado pueda seguir siendo banquero, pero parece ser que en el Banco de España todavía queda alguien con conciencia, o que temiendo el impacto social (el horno no está para bollos), que no se muestra dispuesto a pasar por el aro, avisado este señor, prefiere largarse voluntariamente antes de recibir un varapalo. Para esto podían los PPS haberse ahorrado el cambio de legislación y no haber demostrado, una vez mas y como los PSOES, lo que son, UNOS VENDIDOS.


El martes, estaba desayunando con un amigo, con el que coincido con bastante frecuencia a esa hora, y le pregunté que le parecía la pensión que el Banco de Santander le daba al Sr. Saénz y me respondió que muy mal, entonces le repliqué que el Banco es una empresa privada y podía remunerar a sus directivos y empleados como quisiera, me miró y me dijo: “ANDA YA, NO ME JODAS” y se marchó sin invitarme a desayunar, y eso que le tocaba pagar a él. Pensé que culpa tendría yo de lo que el Santander hiciera con sr. Alfredo Saénz, reflexioné un poco y me dije, por lo del Santander creo que no, pero por gilipollas algo sí.


También estaba presente un conocido, que un tiempo atrás había comentado que se dirigió al banco a pedir un préstamo de 10.000 euros, con el fin de hacer frente a los primeros gastos ya que quería establecerse como autónomo prestando servicios de reparaciones a domicilio, y de esta forma tratar de ganarse la vida al haber agotado la ayuda por desempleo, que a pesar de ofrecer como avalistas a su padre, a su suegro y a su abuelo, además de a sus descendientes hasta la tercera generación, el banco le denegó el préstamo. Aunque estuve tentado, a ese no le pregunté.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: