Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Asunto catalán en vías de solución

He oído decir muchas veces que para que algo se arregle es necesario que se estropee del todo y que hay cosas que para que acaben tienen que acabar mal o no acabarían nunca.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, parece que la movida catalana ha entrado en vías de solución, dado el estropicio que está preparando la caterva, hay que fastidiarse, ¿para eso se ponen?, aunque yo creo que no, ya lo dijo alguien hace más de ochenta años, que el asunto catalán no tiene solución y solo queda sobrellevarlo lo mejor posible.

 

No sé si es la cuarta vez que preparan la zalagarda, no lo he indagado, pero la última vez acabó como debía, es decir, bastante mal, yo diría que fatal, con unas decenas de muertos y bajando a la caterva a cañonazos del balcón del San Jaume, y eso que los de entonces eran bastante más peligrosos, los sediciosos de ahora no les llegan ni a la suela de los zapatos, sin embargo hay que reconocer que algunos hacen alguna cosa bien, por ejemplo cuando los de la CUP dan por saco al Arturo.

 

La situación ya ha avanzado lo suficiente para que empiece a arreglarse, a ver si el Gobierno pasa de una vez a la acción, porque tendrá que hacerlo y no solo presentar recursos ante el Constitucional, cuyas sentencias se van a pasar por el arco del triunfo, no creo que en esta ocasión sea necesario bajarles los humos a cañonazos, pero si procedería que algunos dieran con sus huesos en la cárcel, claro que a lo peor el gobierno se ha creído la chulería de alguno o alguna, ahora no recuerdo, que dijo que no había cárceles para meterlos a todos, como si eso fuera un problema, el otro día en el bar, que es donde los del vulgo hacemos política y arreglamos la alineación de Del Bosque, alguien mencionó el comentario y uno de los presentes dijo que tenía un cercado en su pueblo donde cabían unos pocos y que por una buena causa lo cedía por un alquiler simbólico, a lo que otro contestó que era mejor solución desembarcarlos en la isla del Congreso con una caña de pescar para cada tres, con el fin de que pudieran hacer turnos diarios de ocho horas y obtener así su sustento.

 

No me resisto a comentar los atentados de antes de ayer en Paris, apoyo total a Francia, que es como apoyarnos a nosotros mismos, y mi muestra de envidia y admiración a como salían del estadio cantando La Marsellesa, aquí hubiéramos salido profiriendo gritos de asesino dirigidos al gobierno, así nos va.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: