Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Agricultura y accidentes de tráfico

Lo sucedido en la autovía A-6 la semana pasada nos demuestra una vez más que lo que no pasa en cien años pasa en un día, o en dos, además demuestra que algunas veces si caen las bombas en el mismo sitio, me refiero a los dos accidentes ocurridos el domingo y el lunes pasados, prácticamente en el mismo sitio, con el resultado de decenas de heridos un muerto y cuantiosos daños materiales.

 

He indagado en internet, donde buscamos casi todos, y no he encontrado muchas noticias de accidentes de las características de los mencionados, alguna por la misma causa o parecida e incluso una debida a una mala práctica por aporte de cal al suelo en un momento inadecuado y donde se menciona la posible petición de responsabilidades al ejecutor.

 

En el caso que nos ocupa no creo que proceda pedir responsabilidades, ya que el causante de las rachas de viento me parece que no va a responder, y a los agricultores responsables del cultivo de los terrenos aledaños a la autovía no se les puede culpar por realizar unas labores que resultan las más convenientes para dejar el terreno en las mejores condiciones para la siembra, que no son otras que un suelo liso y homogéneo que resulta el más conveniente para que junto con la humedad adecuada conseguir las mejores condiciones de germinación pero idóneas también para que el viento levante la arena, no se les puede culpar porque nadie les ha prohibido que ejecuten las labores necesarias para la mejor rentabilidad de sus tierras, ni tampoco obligado a realizar ciertas prácticas que evitarían este tipo de accidentes, ahora sería relativamente fácil orientarles hacia esas prácticas utilizando como mecanismo la Política Agraria Comunitaria, algo se está haciendo por la relación de la agricultura con el medio ambiente, pero no sé si alguien habrá pensado en relacionar la agricultura con los accidentes de tráfico y que ciertas prácticas podrían salvar vidas.

 

Las imágenes aéreas que nos han mostrado los medios, son espeluznantes, cualquiera diría que nos encontramos en un mini desierto donde se está produciendo una tormenta de arena, en un desierto poco se podría hacer más que levantar barreras de protección de un alto coste, pero estamos en la meseta castellana, que aunque no llueva mucho, un desierto no es, así que bastaría con implantar ciertas prácticas para evitarlo, siempre me llamó la atención viajando por algún país europeo, divisar desde la ventanilla del tren como era práctica habitual la existencia de franjas de vegetación salvaje planificadas a la distancia adecuada y que su fin es evitar la pérdida de suelo, amén de otras ventajas que aportan como son la protección y el desarrollo de la fauna y flora, entre otras, mientras aquí aramos hasta las cunetas.

 

El mantenimiento de franjas de no cultivo es una de las prácticas que puede realizarse y que , entre otras, está en las primeras páginas de cualquier manual de conservación, además su coste sería relativamente bajo, más teniendo en cuenta que muchas tierras se dedican al cultivo de cereales cuyas producciones, si los suelos no son muy fértiles, y debido a los precios de mercado no cubren los costes, así que si se orientase al agricultor adecuadamente y se le compensara el trabajo realizado estoy convencido de que estarían encantados de colaborar evitando así desgracias como la ocurrida.

 

Sería también conveniente difundir adecuadamente su colaboración para que el resto de los ciudadanos sean conscientes de que los agricultores no son solamente productores de alimentos y receptores de subvencione, sino que pueden colaborar de muchas formas al bienestar social.

 

Como usuario frecuente de la ruta afectada, me preocupa que una vez olvidados los accidentes, nadie se preocupe de tomar las medidas necesarias para que no se repitan y que algún día me pueda tocar a mí, nada he leído sobre las causas de los accidentes y la posibilidad de evitarlos, espero que alguien se lo tome en serio y planifique las medidas necesarias para proteger de este fenómeno al menos las principales vías de comunicación, que no se olvide el asunto porque total dieciséis heridos y un muerto cada decenas de años no merecen el esfuerzo, yo creo que sí, porque nos puede tocar a cualquiera.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: