Patriciamelero original

De por aquí en esto

Patricia Melero

Un político de por aquí en esto

Tres días de luto y tres días de alabanzas ha vivido Palencia por su presidente, que se fue dejando el mismo asombro, silencio e impotencia que las inmensas nevadas del último temporal.

Mi abuela siempre decía: “Dios nos libre del día de las alabanzas”, porque ese es el día de dejar de existir en nuestras obras y pasar a hacerlo en los recuerdos, los de quienes nos quisieron y los que no.

 

Tres días de luto y tres días de alabanzas ha vivido Palencia por su presidente, que se fue dejando el mismo asombro, silencio e impotencia que las inmensas nevadas del último temporal.

 

José María Hernández no vio su primera luz aquí, pero era el más palentino. Había recorrido y paseado tantas veces la provincia que ambos se reconocían como propios mutuamente y se tuteaban. Chema lo llamaban los amigos, y los vecinos de cualquier pueblo al que se acercaba, a veces sin avisar, a compartir un día de fiesta o una jornada de trabajo.

 

Y él llamaba a todos por su nombre. Sorprendente capacidad de recordar sus cuitas y muchos detalles de la intrahistoria de una provincia que se deshace en elogios al unísono y eso, por estos lares, no es corriente. La cercanía, la cordialidad, la dedicación y la sensatez política de José María Hernández han puesto de acuerdo a toda una provincia que le va a echar mucho de menos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: